Buscar
viernes, 19 de abril de 2024 07:36h.

¿Pretende el PP que se fracture España? - por Antonio Aguado Suárez

 

antonio aguadoPor supuesto que no, pero con tanta tensión causada y utilizando su interesado, excluyente y exclusivo “patriotismo”, esa es la impresión que se desprende en relación con Cataluña. Lo hacen deliberadamente, pues saben que les da réditos políticos y electorales enfrentar al resto de los españoles con los catalanes.

¿Pretende el PP que se fracture España? - por Antonio Aguado Suárez, coherente veterano militante socialista *

Por supuesto que no, pero con tanta tensión causada y utilizando su interesado, excluyente y exclusivo “patriotismo”, esa es la impresión que se desprende en relación con Cataluña. Lo hacen deliberadamente, pues saben que les da réditos políticos y electorales enfrentar al resto de los españoles con los catalanes. El PP (sus dirigentes), se han arrogado ser los garantes de la unidad de España. Nada más lejos de la realidad y es que precisamente en Cataluña al llegar en 2011 Rajoy a la Moncloa, el sentimiento independentista en Cataluña se situaba en el 19% y al terminar su mandato en 2015 lo había dejado en 48%. No tuvieron reparos para  presentar como candidato a la Presidencia de la Generalitat, al reaccionario, xenófobo y racista alcalde de Badalona, Javier García Albiol que precisamente no se destaca por ser una persona tolerante.

También se atribuye el PP el patriotismo, algo que no le voy a discutir pero siempre que sea con relación a “su patria”, o sea, los de su clase y privilegiados incluyendo defraudadores y corruptos, pero hay otra patria mayoritaria de las españolas y los españoles que es con la que me identifico, la de personas humildes y desfavorecidas, que con toda certeza no se identifica ni comparte la del Partido Popular. Es el caso de familias que lo están pasando realmente mal y no digamos las que han perdido un ser querido al suicidarse por haberles expropiado su vivienda debido a un desafortunado desahucio, para esas personas comprendo que hablarle de patria, de ésta patria tan injusta del PP, es una afrenta, falta de consideración y respeto.

La unidad de España (incluyendo la no secesión de Cataluña), estaría mucho más garantizada sin un gobierno del PP y siempre y cuando el PSOE no actúe con “paños calientes”, ni le haga el juego al Partido Popular. Pedro Sánchez debería de estar convencido y no someterse a los designios de los barones y gran baronesa. Nada más salir elegido secretario general del PSOE, empezó a exigir la dimisión de Rajoy, pero no aprovechó la oportunidad que le ofrecía Podemos que dos días antes de producirse las primarias del Partido Socialista, concretamente el 19 de mayo le había presentado a éste una moción de censura para que abandonara la presidencia del gobierno. Podemos con Pablo Iglesias al frente se comprometió a retirar la referida moción de censura, si el PSOE presentaba otra como alternativa. Esa oportunidad la perdió Pedro Sánchez y la posibilidad de encontrarnos ahora en otro escenario más dialogante y resolutivo, para afrontar con más garantías la situación tan grave que mezquinamente ha creado el PP con el referéndum por la independencia de Cataluña.

Ada Colau, Pablo Iglesias y otros dirigentes de Podemos, reclaman el referéndum, pero han dejado claro que en caso de celebrarse harán campaña a favor del NO a la independencia, máxime si se llegara a configurar un gobierno de izquierda y progresista del PSOE presidido por Pedro Sánchez,  con la participación o colaboración de Unidos Podemos con sus confluencias, IU y otras fuerzas políticas nacionalistas, y que con su gestión de gobierno, para ganarse la confianza de la ciudadanía española en general y la catalana en particular, antes de celebrarse el referéndum, logre erradicar tantas injusticias y falta de libertades que nos ha dejado el PP como herencia.

El primer ministro británico el conservador (homologo de Rajoy, pero mucho más civilizado) David Cameron, nada sospechoso de “querer romper el Reino Unido”, con las encuestas favorables al SI por la independencia de los escoceses, convocó un referéndum y contra todo pronostico se produjo la victoria del NO a la independencia. Así y todo los escoceses con ese resultado lograron un mayor bienestar y grado de autonomía.  

En consecuencia, podrían existir todas las posibilidades de que en el referéndum ganara el NO a la independencia de Cataluña. Entonces….. ¿por qué no celebrarlo?. Está claro que mientras peor se ponga la situación, mejor será para el PP, de ahí, sus iniciativas y acciones para empeorar los acontecimientos y más en un tema tan sensible como éste. Ya nos tiene acostumbrados con sus políticas destructivas utilizando a las victimas del terrorismo de ETA, cuando gobernando el PSOE, a través de la AVT y dirigentes del PP implicados, en vez de estar unidos con el gobierno para combatir más eficazmente el terrorismo, hacían en contra de éste grandes manifestaciones.

De manera infame, llegaron a tratar de mentir y manipular a las españolas y españoles, con los atentados del 11M (11 de marzo de 2004), en el que murieron 193 persona y 1858, quedaran heridas, atribuyeron tratando de conseguir  réditos electorales la autoría a ETA. Inexplicablemente su líder José María Aznar, no ha rendido cuentas ante la justicia por haber  con mentiras e ilegalidades involucrado a España en un conflicto como la guerra de  Iraq, que con toda probabilidad fue el detonante que produjo ese dramático atentado. Aparte de agravar la situación de la zona,  fomentar y expandir el terrorismo yihadista.

¿Que quiere el Partido Popular?, ¿que el independentismo catalán se radicalice más?. Ojalá los independentistas vascos hubieran reclamado la independencia con la palabra y no utilizando a la banda terrorista y asesina ETA, que tanto daño causó mientras estuvo operativa.

Los acontecimientos últimos en Cataluña con la configuración de un gobierno independentista, le han venido muy bien al PP para recrudecer y meter más miedo con su discurso sobre la ruptura de España. Ahora se lo está poniendo más difícil a Pedro Sánchez en su propósito de configurar un gobierno de izquierda y progresista, ya que los planteamientos de Rajoy, lo están haciendo suyos propios el gran jerarca, la gran baronesa y demás barones gerifaltes “socialistas”. Pedro Sánchez no debería ceder ante ellos y menos contando con el apoyo de las y los militantes y simpatizantes socialistas, que se identifican por un cambio que posibilite quitarnos de encima la pesadilla de Rajoy y del Partido Popular y abordar en el momento oportuno con todas las garantías legales y democráticas el referéndum catalán.

Desde posiciones ideológicas los socialistas no deberíamos caer en la tentación, haciéndoles el juego a los nacionalistas españolistas o catalanistas. Tenemos mucho que reivindicarles a ambos, para conseguir una Sociedad en el conjunto de España con más derechos y libertades.

 

* En La casa de mi tía por gentileza de Antonio Aguado Suárez

ANTONIO AGUADO RESEÑA