Buscar
jueves, 29 de septiembre de 2022 08:30h.

Qué poca dignidad tiene el pueblo español - por Erasmo Quintana

 

fr ersm qnt

Qué poca dignidad tiene el pueblo español - por Erasmo Quintana *

 

SIESTA

La que le sobra a los hijos del Reino Unido es la que le falta a los españoles. La fiera esteparia que anida en el corazón hispano, hoy se encuentra adormecida. Consentimos displicentemente que durante más de una semana nos introduzcan por TV el recorrido kilométrico de un cadáver regio, para que nos olvidemos de nuestros males. Pazguatería e hipocresía de mucha gente para hacer la reverencia a un fiambre real, y para lo que era necesario hacer una fila humana de 40 kms. y 24 horas de espera.

COLAS PARA EL VELORIO DE ISABEL WINDSOR
COLAS PARA EL VELORIO DE ISABEL WINDSOR

No nos parece mal que el pueblo inglés rinda pleitesía a quien fue su reina durante 70 años ininterrumpidos. Lo que ya no parece tan bien es que sean españoles quienes vayan a agachar la cabeza a la difunta, cuando esa reina, Isabel II, representó a un pueblo que nunca se distinguió como amigo de España. En verdad, yo no veo por parte alguna la justificación de esa sublimación tan grande que parece que despierta la extinta reina en algunos españoles de pro. Si la difunta, entronizada tantos años, le dice a su pariente Juan Carlos I: “Mira, Juanito, quiero ser recta y justa contigo y con España, por lo que te devuelvo el Peñón de Gibraltar”, en este caso, sí que estuviera justificada tanta reverencia, admiración y respeto hacia su persona.

GIBRALTAR
GIBRALTAR

Cuando esta soberana fue cabeza de la dinastía que creó el cuerpo de corsarios más peligroso del mundo, encargado de invadir y apoderarse, con su monumental Royal Navy, de todos los países que pudo (que fueron muchos e importantes), a los que les robaban, entre ellos España, a la que le hundían los galeones cargados de oro y plata que traían del Nuevo Mundo. Es decir, que aquella reina Isabel I, hija de Enrique VIII, hizo a su nación anglosajona la más rica y poderosa del Universo, robando todo lo que pudo allí por donde pasaba su intocable cuerpo pirático. Con tanto latrocinio, dicho cuerpo de bucaneros se hizo merecedor de la Patente de Corso, y sus mandos el tratamiento de Sir, máxima distinción de la realeza. Quedaba así distinguido, y nadie nacido les podía tocar un pelo o cuestionar.

ISABEL I WALTER RALEIGH
ISABEL I WALTER RALEIGH

La institución de la Corona inglesa es muy sui géneris, pues se le nota poca empatía y calor humano, por mucho que quieran hacernos ver lo contrario. Para que se vea que no son cosas mías, ahí va lo último: el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, no son tan queridos por el núcleo duro de la Corona.

HARRY Y MEGAN
HARRY Y MEGAN

Este príncipe estuvo a punto de abandonar las exequias de su abuela porque al uniforme que tuvo que llevar igual al de su hermano Guillermo, le quitaron el distintivo que llevaba en las hombreras porque, según le dijeron, ya no pertenece a la realeza como su hermano. Sobreponiéndose con responsabilidad, no abandonó el protocolo. Y otra cosa: ¿qué dignidad como pueblo tiene el nuestro, que soportamos estoicamente la bota inglesa pisando sobre nuestro Peñón de Gibraltar, y además, restregándonos en nuestras propias narices una colonia en pleno siglo XXI? Aquí tenemos también una reina del esperpento, Isabel Díaz Ayuso, que por su cuenta concedió a su Graciosa Majestad tres días de luto oficial en la Comunidad de Madrid.

LUTO OFICIAL EN MADRID POR ISABEL II
LUTO OFICIAL EN MADRID POR ISABEL II
MIGUEL RODRÍGUEZ DÍAZ DE QUINTANA
MIGUEL RODRÍGUEZ DÍAZ DE QUINTANA

El historiador Miguel Rodríguez Díaz de Quintana, nos dice que, llegado un momento, Alfonso XIII decidió casarse con la princesa inglesa Victoria Eugenia de Battemberg, nieta de la reina Victoria, casamiento que tuvo que ser autorizado por las Cortes, según exigía la entonces Constitución española. Hubo oposición a este enlace, pues consideraban que “un rey español no podía casarse con una dama británica mientras los ingleses no devolvieran Gibraltar”.

ALFONSO Y VICTORIA EUGENIA
ALFONSO Y VICTORIA EUGENIA

Al fin  consiguió casarse. Como un mal presagio, el mismo día de la boda y mientras el carruaje de los desposados iba por las calles de Madrid, se produjo un atentado en el que murieron 30 espectadores, saliendo ilesos Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

LA BOMBA EN LA BODA DE ALFINOS Y VICTORIA EUGENIA
LA BOMBA EN LA BODA DE ALFINOS Y VICTORIA EUGENIA

Más reciente, hubo otro desencuentro, pues los reyes Juan Carlos y Sofía querían en 1981 asistir a la boda de Carlos y Diana, pero al saber que la luna de miel la iniciaban en Gibraltar, suspendieron el viaje al Reino Unido, considerando que aquel gesto era una bofetada que se le daba a España.

CARLOS Y DIANA EN GIBRALTAR
CARLOS Y DIANA EN GIBRALTAR
CARLOS II EL HECHIZADO
CARLOS II EL HECHIZADO

Gibraltar, como se sabe, es el resultado de lo siguiente. A finales del siglo XVII, moría sin descendencia Carlos II, “El Hechizado”, último monarca de la Casa de Austria. Su muerte generó la Guerra de Sucesión para buscar heredero al Trono (1701-1713). En el conflicto, Gran Bretaña era uno de los países aspirantes, por lo que ocupó militarmente y por la fuerza el Peñón de Gibraltar, en 1704. En efecto, el Reino Unido se hizo dueño de la roca por un ataque del almirante George Rooke, con 61 buques de guerra, aprovechando la situación de provisionalidad y desgobierno que vivía España en aquel momento.

GEORGE ROOKE Y LA TOMA DE GIBRALTAR
GEORGE ROOKE Y LA TOMA DE GIBRALTAR

Pero la plaza de Gibraltar no se rindió a Inglaterra, sino al pretendiente Habsburgo, Carlos, en el marco de una guerra civil, por lo que, al terminar la contienda, debía ser restituida al vencedor. Inglaterra no acató ese término de la rendición y mantuvo ilegalmente para sí Gibraltar.

FELIPE V
FELIPE V

La Guerra de Sucesión terminó con la subida al trono de Felipe V, instaurando la Dinastía de los Borbones, de Francia. Estas acciones imperialistas de atacar por sorpresa enclaves que los ingleses consideraban estratégicos, eran el modus operandi que tenía el Reino Unido, el país más rico y poderoso del orbe. Alcanzaron, robando a las naciones, la moneda del más alto valor del mundo, la libra esterlina, cuando se usaba el patrón oro, ya que era incalculable la cantidad de kilos del precioso metal almacenados en los sótanos de los edificios ministeriales de Hacienda en Londres.  

HM TREASURY
HM TREASURY

La Casa de Borbón es muy singular, ya que de los varios reyes que han sentado sus reales en nuestro país, solo hay uno que en puridad podemos llamarlo un buen monarca: es Carlos III, el que se ganaría el apelativo de “el mejor alcalde de Madrid” por su ejemplar reinado, honrado, trabajador, culto y amante de su pueblo. De vida modesta y ordenada, solo se le conoció un vicio: la caza mayor. De ahí que le vemos en un retrato que le hizo Francisco de Goya, con su escopeta de caza en ristre y el perro tendido a sus pies.

CARLOS III
CARLOS III EL PRADO

* En La casa de mi tía por gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA

 

MANCHETA AGOSTO 22