Buscar
lunes, 05 de diciembre de 2022 12:28h.

Sillas eléctricas para personas con problemas de movilidad: detalle de falta de seguridad - por Carlos Gallo Garavano


En la sociedad hay personas que por sus problemas de salud relacionados con la movilidad de sus piernas utilizan las sillas de ruedas en sus dos versiones, empujadas amablemente por otra persona y últimamente las eléctricas gracias a los avances tecnológicos, que permiten una mayor autonomía e independencia de la persona afectada con problemas de movilidad.

Sillas eléctricas para personas con problemas de movilidad: detalle de falta de seguridad - por Carlos Gallo Garavano (*)              29 de agosto de 2012

En la sociedad hay personas que por sus problemas de salud relacionados con la movilidad de sus piernas utilizan las sillas de ruedas en sus dos versiones, empujadas amablemente por otra persona y últimamente las eléctricas gracias a los avances tecnológicos, que permiten una mayor autonomía e independencia de la persona afectada con problemas de movilidad.

El estado habitual de las aceras de las poblaciones obliga irremediablemente que la silla de ruedas circule por el carril destinado exclusivamente a los vehículos, en sentido de la circulación oficial o en el contrario, entre vehículos aparcados o no y si es una silla eléctrica con el agravante que suele quedar oculta o escondida entre los vehículos aparcados, con la peligrosidad que ello significa de un potencial atropello, que puede afectar tanto a la persona con problemas de salud o a los ocupantes del vehículo involucrado.  

Según me han informado los entendidos en este tema, la normativa de tráfico indica que la silla de ruedas es considerada como un peatón y por lo tanto tiene la obligación de circular por la acera y no por el carril de los vehículos, lo cual implica que hay que actualizar la ley y el reglamento de tráfico para adecuarlo a las necesidades de la sociedad actual.

Es necesario que los usuarios de las sillas de ruedas eléctricas tengan la bondad de pensar en la peligrosidad de sus acciones al circular por el carril de vehículos sin ningún tipo de señal de advertencia como son los chalecos reflectantes, luces de advertencia y cualquier otro elemento que los identifique.

Evidentemente la eliminación de las barreras arquitectónicas existentes en la vía pública es la solución ideal, pero la economía actual de España no permite que se realicen todas las inversiones necesarias para llegar a ese estado ideal y por lo tanto no se pueden ensanchar todas las aceras cuyo ancho es menor a un metro, para que pueden transitar las sillas de ruedas con comodidad y seguridad.

Solución provisional: sugiero que se reglamente la utilización obligatoria de una “antena látigo” suficientemente larga para ser visualizada por encima de los vehículos aparcados y que tenga en su extremo superior un elemento exclusivo que identifique la cercanía de la silla de rueda.

Usuarios de sillas de ruedas: por favor piensen en ustedes mismos y en los demás, ya que no tienen que olvidar en el potencial cargo de conciencia del conductor del vehículo que tuviera la desgracia de atropellarlos.

(*) [email protected] - Carlos Gallo Garavano, reside en el Cruce de Arinaga