Buscar
martes, 06 de diciembre de 2022 00:08h.

Una Syriza, o un Movimiento 5 Estrellas, sepultarán a la vieja izquierda tradicional y conservadora - por Javier Caso

Lo inevitable es inevitable. Por mucho que se resista la vieja izquierda tradicional, sus días están contados. O será a manos de una Syriza como la griega o será por mediación de un movimiento como el Cinco Estrellas italiano. A continuación os adjunto dos artículos  muy interesantes que evidencian qué ha supuesto el Movimiento 5 Estrellas (M5S) en Italia




 

Una Syriza, o un Movimiento 5 Estrellas, sepultarán a la vieja izquierda tradicional y conservadora

Lo inevitable es inevitable. Por mucho que se resista la vieja izquierda tradicional, sus días están contados. O será a manos de una Syriza como la griega o será por mediación de un movimiento como el Cinco Estrellas italiano. A continuación os adjunto dos artículos  muy interesantes que evidencian qué ha supuesto el Movimiento 5 Estrellas (M5S) en Italia.

El Movimiento 5 Estrellas ha sido como un Tsunami que se ha llevado por delante todo aquello que ha sido incapaz de  reformarse o renovarse por sí mismo. Le ha dado la estocada definitiva a una vieja izquierda tradicional que autorepresentaba sus propios intereses de "casta" en vez que ocuparse y preocuparse por representar de una forma fiel a los intereses de la  ciudadanía. Una vieja izquierda tradicional que su estado marginal (herramientas políticas con vocación de oposición  permanente) sirve al liberalismo en sus diferentes versiones (socioliberal o neoliberal) para hacer políticas en favor de los  más poderosos.

A no tardar mucho, y si no somos capaces de conformar una realidad política que nos integre y represente a todos, no sería  extraño que en el estado Español surgiera un movimiento como el 5 Estrellas que se llevará todo lo rancio y caduco (para  sanearlo definitivamente) por delante. Sin más preámbulos os dejo con los dos artículos en cuestión, de los cuales extraigo  un párrafo de cada uno. Son los siguientes:

"Grillo ha derrumbado el castillo de arena de los viejos restos de los partidos de izquierda, ¿qué queda? Nada. Ha sido muy  significativo en este sentido el voto que aconsejaba Sinistra Critica: que cada votante eligiera autónomamente porque ahora  no cabía una decisión colectiva, y que se remitían a hoy, a después de las elecciones, para comenzar a construir una  alternativa. Todo por hacer. Partiendo de cero".

 


 

"Así es el programa electoral del partido de Grillo: una ocasión de oro para Italia". "Una vez leído su programa, y sin estar  de acuerdo en todo lo que propone Grillo, si fuera italiano también le votaría sin dudar. Me produce envidia que en Italia  tengan esta oportunidad de cambio (en las encuestas cuenta con un 20% de votos) y no porque tengan este nuevo partido. En  España hay muchas nuevas e interesantes propuestas también. La envidia es por el pueblo italiano, que tan fácilmente rompe su  relación con los partidos tradicionales y está dispuesto a creer en otras caras y otras maneras de hacer las cosas".


http://goo.gl/2tww7

Dicho esto, creo que lo importante ahora es la construcción de un frente político y social con vocación de gobierno o, dicho  con un lenguaje más actual, una plataforma (política y social) de emergencia. Esto es lo que deberíamos estar ahora  definiendo, sobre todo la metodología para su construcción y cómo va a concurrir a los comicios electorales. A muchos  ciudadanos no nos vale una Izquierda Unida ampliada que aspire solo a su autorepresentación, ni un Espacio Plural,  escasamente integrador, que tenga la voluntad exclusiva de competir por un lugar en la oposición. Los métodos han de cambiar.  No serviría un pacto por arriba que excluyera a los ciudadanos. La democracia participativa y la deliberativa tienen que  estar presentes de una forma muy activa y tiene que chorrear verdaderamente por todos los poros de la piel de esa plataforma  (política y social) de emergencia. Tiene que ser una apuesta radicalmente democrática. Para ello hay que poner el listón alto  y ciertas prácticas de la vieja izquierda han de quedar excluidas. O se da una verdadera refundación o esta herramienta política y social será una entelequia. No será más que un mecanismo de autorepresentación de la vieja izquierda tradicional.  Las primarias ciudadanas, entre otras metodologías de la participación, han de ser un mecanismo determinante para conformar  su práctica.

Pero, por ser importante el papel de este nuevo espacio de confluencia rabiosamente democrático y transparente, ha de nacer  alejado de triquiñuelas controladoras de la vieja izquierda tradicional y conservadora. De ser será como la Syriza griega o,  en su defecto, emergerá como el Movimiento 5 Estrellas italiano.

El Movimiento 5 Estrellas es como si el Movimiento 15M español diera el paso de participar en política. Es la Syriza de la  impotencia política. Cuando la ciudadanía, así como las organizaciones políticas que la representan, no saben poner en pie  una Syriza surge un Movimiento 5 Estrellas. En el Estado español ocurrirá algo parecido si no somos capaces de poner en pie  una Syriza, una Syriza que no pase por el reforzamiento del KKE.


http://javiercasoiglesias.blogspot.com.es/2013/02/una-syriza-o-un-movimiento-5-estrellas.html

http://cronicasdelaizquierda.blogspot.com.es/2013/02/una-syriza-o-un-movimiento-5-estrellas.html