Buscar
sábado, 20 de abril de 2024 16:42h.

Delito de periodismo El 'alivio' de Assange, es otra mentira -  por Jonathan Cook

fr j c

Federico Aguilera Klink señala este texto 

Delito de periodismo 

El 'alivio' de Assange, es otra mentira

Jonathan Cook 

CONSORTIUM NEWS *

 

JULIAN ASSANGE LA CRUCIFIXIÓN DE JULIÁN ASSANGE, POR MR FISH
 LA CRUCIFIXIÓN DE JULIÁN ASSANGE, POR MR FISH

Estados Unidos ha tenido años para aclarar su intención de darle a Assange un juicio justo, pero se niega a hacerlo. El verdadero objetivo es mantenerlo encerrado para siempre.

 

Partidarios de Assange frente a los Tribunales Reales de Justicia de Londres el martes. (Steve Eason, Flickr, CC BY-NC 2.0)

La interminable y aborrecible saga del encarcelamiento de Julian Assange por el delito de periodismo continúa. 

Y una vez más, los titulares son una mentira, diseñada tanto para comprar nuestra pasividad como para ganar más tiempo para que los establishments británico y estadounidense mantengan la censura de Wikileaks El fundador desapareció permanentemente de la vista.

THE GUARDIAN – que tiene un gigantesco conflicto de intereses no declarado en su cobertura del proceso de extradición contra Assange (puede leer sobre eso aquí y aquí) – tituló el fallo del Tribunal Superior del Reino Unido el martes como “alivio temporal”para Assange. Nada mas lejos de la verdad.

Cinco años después, Assange sigue enjaulado en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, sin ser condenado por absolutamente nada.

Cinco años después, todavía se enfrenta a un juicio en Estados Unidos por cargos ridículos en virtud de una ley draconiana de un siglo de antigüedad llamada Ley de Espionaje. Assange no es ciudadano estadounidense y ninguno de los cargos se relaciona con nada que haya hecho en Estados Unidos.

Cinco años después, el poder judicial inglés sigue dando su visto bueno a su juicio espectáculo, una advertencia a otros para que no expongan los crímenes de Estado, como hizo Assange al publicar detalles de los crímenes de guerra británicos y estadounidenses en Afganistán e Irak.

Cinco años después, los jueces de Londres siguen haciendo la vista gorda ante la tortura psicológica sostenida de Assange, como ha documentado el ex experto jurídico de las Naciones Unidas Nils Melzer.

La palabra "alivio" está ahí -al igual que el titular de los jueces que dictamina que algunos de los motivos de su apelación han sido "concedidos"- para ocultar el hecho de que es prisionero de una farsa legal interminable tanto como es un prisionero en una celda de Belmarsh.

De hecho, el fallo es una prueba más de que a Assange se le está negando el debido proceso y sus derechos legales más básicos – como lo ha sido durante una década o más.

Assange en el mitin de la Coalición Parar la Guerra en Trafalgar Square, Londres, 8 de octubre de 2011. (Haydn, Flickr, CC BY-NC-SA 2.0)

En el fallo, el tribunal lo despoja de cualquier motivo sustancial de apelación, precisamente para que no haya una audiencia en la que el público pueda aprender más sobre los diversos crímenes británicos y estadounidenses que expuso, por los cuales está encarcelado. 

Se le niega así una defensa de interés público contra la extradición. O, en la terminología del tribunal, su “solicitud de presentar nuevas pruebas es rechazada”.

Aún más significativo, a Assange se le despoja específicamente del derecho a apelar por los mismos motivos legales que deberían garantizarle una apelación, y debería haber garantizado que nunca fuera sometido a un juicio espectáculo en primer lugar. Su extradición violaría claramente la prohibición contenida en el Tratado de Extradición entre el Reino Unido y los Estados Unidos contra la extradición por motivos políticos.

Sin embargo, en su sabiduría, los jueces dictaminan que la vendetta de Washington contra Assange por exponer sus crímenes no está impulsada por consideraciones políticas. Al parecer, tampoco hubo un factor político en los esfuerzos de la CIA para secuestrar y asesinar después de que Ecuador le concediera asilo político, precisamente para protegerlo de la ira de la administración estadounidense.

En cambio, lo que el tribunal “concede” son tres motivos técnicos de apelación, aunque en la letra pequeña, ese “concedido” en realidad se subvierte en “aplazado”. El “indulto” celebrado por los medios –supuestamente un victoria de la justicia británica – en realidad le quita el tapete legal a Assange.

Cada uno de esos motivos de apelación puede revocarse –es decir, rechazarse– si Washington presenta “garantías” al tribunal, por muy inútiles que puedan resultar en la práctica. En cuyo caso, Assange está en un vuelo a Estados Unidos y efectivamente desapareció en uno de sus sitios negros nacionales.

Esos tres motivos de apelación pendientes sobre los cuales el tribunal busca garantías son que la extradición no:

  • negar a Assange sus derechos básicos de libertad de expresión;

  • discriminarlo por su nacionalidad, como ciudadano no estadounidense;

  • o colocarlo bajo amenaza de pena de muerte en el sistema penal estadounidense.

El último esfuerzo del poder judicial para adaptarse a la intención de Washington de mantener a Assange permanentemente fuera de la vista se produce tras años de perversos procedimientos legales en los que a Estados Unidos se le ha permitido en repetidas ocasiones cambiar los cargos que presenta contra Assange con poca antelación para desviar sus derechos legales. equipo.

También sucede a años en los que Estados Unidos ha tenido la oportunidad de dejar clara su intención de ofrecer a Assange un juicio justo, pero se ha negado a hacerlo.

Las verdaderas intenciones de Washington ya están más que claras: EE.UU. espiado cada movimiento de Assange mientras se encontraba bajo la protección de la embajada del Ecuador, violando su privilegio abogado-cliente; y la CIA conspiró para secuestrarlo y asesinarlo.

Manifestante pro-Assange frente al Tribunal Superior de Londres el 22 de enero de 2022. (Alisdare Hickson, Flickr, CC BY-SA 2.0)

Ambos son motivos que por sí solos deberían haber hecho que el caso se desestimara.

Pero no hay nada normal –ni legal– en el proceso contra Assange. El caso siempre ha sido ganar tiempo. Desaparecer a Assange de la vista pública. Para vilipendiarlo. Aplastar la plataforma editorial revolucionaria que fundó para ayudar a los denunciantes a exponer los crímenes de Estado.

Enviar un mensaje a otros periodistas de que Estados Unidos puede comunicarse con ellos dondequiera que vivan si intentan hacer que Washington rinda cuentas por su criminalidad.

Y lo peor de todo, proporcionar una solución final a la molestia en la que Assange se había convertido para la superpotencia global al atraparlo en un proceso interminable de encarcelamiento y juicio que, si se permite que se prolongue lo suficiente, lo más probable es que lo mate.

El fallo del martes ciertamente no es un “indulto”. Es simplemente otra etapa en un proceso prolongado y falso legal diseñado para proporcionar justificaciones constantes para mantener a Assange tras las rejas y aplazamientos interminables del día del juicio, cuando Assange sea puesto en libertad o los sistemas de justicia británico y estadounidense queden expuestos como mano a mano. sirvientes de un poder brutal y desnudo.

* Gracias a Jonathan Cook, a CONSORTIUM NEWS y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

JONATHAN COOK

https://www.jonathan-cook.net/blog/2024-03-26/assange-reprieve-lie/

https://consortiumnews.com/es/2024/03/26/El-indulto-de-Assange-es-otra-mentira./

JONATHAN COOK Publicado originalmente en la web del autor
 Publicado originalmente en la web del autor
CONSORTIUM NEWS La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE

 

mancheta pequeña