Buscar
martes, 16 de abril de 2024 13:10h.

A dos años del inicio de la SMO rusa en Ucrania, Occidente está totalmente paralizado - por Pepe Escobar

fr ppesc

Federico Aguilera Klink recomienda este artículo

A dos años del inicio de la SMO rusa en Ucrania, Occidente está totalmente paralizado

Pepe Escobar

STRATEGIC CULTURE

Este sábado 24 de febrero de 2022, hace ya dos años, Vladimir Putin anunció el lanzamiento –y describió los objetivos– de una Operación Militar Especial (SMO) en Ucrania. Ésa fue la continuación inevitable de lo que ocurrió tres días antes, el 21 de febrero –exactamente ocho años después del Maidan de 2014 en Kiev– cuando Putin reconoció oficialmente las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.

Durante este corto espacio – cargado de significado – de sólo tres días, todos esperaban que las Fuerzas Armadas rusas intervinieran, militarmente, para poner fin a los bombardeos masivos que habían estado ocurriendo durante tres semanas en toda la línea del frente – que incluso obligaron al Kremlin a evacuar a las poblaciones en riesgo hacia Rusia. La inteligencia rusa tenía pruebas concluyentes de que las fuerzas de Kiev respaldadas por la OTAN estaban listas para ejecutar una limpieza étnica en el Donbass rusófono.

SUR GLOBAL

El 24 de febrero de 2022 fue el día que cambió para siempre la geopolítica del siglo XXI , de varias maneras complejas. Sobre todo, marcó el comienzo de una confrontación cruel y total, “técnica-militar” como la llaman los rusos, entre el Imperio del Caos, las Mentiras y el Saqueo, sus vasallos fácilmente dóciles de la OTAN, y Rusia, con Ucrania como (el principal). campo de batalla.

No hay duda de que Putin había calculado, antes y durante esos tres fatídicos días, que sus decisiones desatarían la furia ilimitada del Occidente colectivo, acompañada de un tsunami de sanciones.

Ay, ahí está el problema; todo es cuestión de soberanía. Y una verdadera potencia soberana simplemente no puede vivir bajo amenazas permanentes. Incluso es factible que Putin hubiera querido (las cursivas son mías) que Rusia fuera sancionada hasta la muerte. Después de todo, Rusia es tan rica por naturaleza que, sin un desafío serio desde el exterior, la tentación es enorme de vivir de sus rentas e importar al mismo tiempo lo que podría producir fácilmente.

Los excepcionalistas siempre se jactaban de que Rusia es “una gasolinera con armas nucleares”. Eso es ridículo. El petróleo y el gas en Rusia representan aproximadamente el 15% del PIB, el 30% del presupuesto gubernamental y el 45% de las exportaciones. El petróleo y el gas añaden poder a la economía rusa, no un lastre. Putin, sacudiendo la complacencia de Rusia, generó una estación de servicio que produce todo lo que necesita, con armas nucleares e hipersónicas incomparables. Supera eso.

Ucrania “nunca ha sido menos que una nación”

Xavier Moreau es un analista político-estratégico francés afincado en Rusia desde hace 24 años. Licenciado en la prestigiosa academia militar de Saint-Cyr y diploma de la Sorbona, presenta dos programas en RT Francia.

Su último libro, Ucrania: Pourquoi La Russie a Gagné (“Ucrania: por qué Rusia ha ganado”), que acaba de publicarse, es un manual esencial para el público europeo sobre las realidades de la guerra, no sobre esas fantasías infantiles inventadas en toda la esfera de OTAN por instantáneas. “expertos” con menos de cero experiencia militar en armas combinadas.

Moreau deja muy claro lo que todo analista imparcial y realista era consciente desde el principio: la devastadora superioridad militar rusa, que condicionaría el final. El problema, aún así, es cómo se logrará este final –la “desmilitarización” y la “desnazificación” de Ucrania, tal como lo estableció Moscú-.

Lo que ya está claro es que la “desmilitarización” de Ucrania y la OTAN es un éxito rotundo que ningún nuevo wunderwaffen –como los F-16– podrá cambiar.

Moreau entiende perfectamente que Ucrania, casi diez años después de Maidan, no es una nación; “y nunca ha sido menos que una nación”. Es un territorio donde se mezclan poblaciones que todo separa. Además, ha sido un Estado fallido –“grotesco”– desde su independencia. Moreau dedica varias páginas muy entretenidas a analizar la grotesca corrupción en Ucrania, bajo un régimen que “obtiene sus referencias ideológicas simultáneamente a través de los admiradores de Stepan Bandera y Lady Gaga”.

Por supuesto, nada de lo anterior es informado por los principales medios de comunicación europeos controlados por los oligarcas.

Cuidado con Deng Xiao Putin

El libro ofrece un análisis extremadamente útil de esas trastornadas elites polacas que cargan con “una gran responsabilidad en la catástrofe estratégica que aguarda a Washington y Bruselas en Ucrania”. Los polacos realmente creían que Rusia se desmoronaría desde adentro, con una revolución de color contra Putin. Eso apenas califica como Brzezinski drogado.

Moreau muestra cómo 2022 fue el año en el que la OTAN, especialmente los anglosajones –rusófobos históricamente racistas– estaban autoconvencidos de que Rusia se retiraría porque es una “potencia pobre”. Obviamente, ninguna de estas luminarias entendió cómo Putin fortaleció la economía rusa de manera muy similar a como Deng Xiaoping lo hizo con la economía china. Esta “autointoxicación”, como la califica Moreau, hizo maravillas para el Kremlin.

A estas alturas está claro incluso para los sordos, mudos y ciegos que la destrucción de la economía europea ha sido una táctica masiva, una victoria histórica para la hegemonía, tanto como la guerra relámpago contra la economía rusa ha sido un fracaso abismal.

Todo lo anterior nos lleva a la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del G20 esta semana en Río. Eso no fue exactamente un gran avance. El Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dejó muy claro que el Occidente colectivo en el G20 intentó por todos los medios “ucranizar” la agenda, con menos de cero éxito. Fueron superados en número y contraatacados por los miembros del BRICS y del Sur Global.

En su conferencia de prensa, Lavrov no pudo ser más severo sobre las perspectivas de una guerra colectiva de Occidente contra Rusia. Estos son los aspectos más destacados:

  • Los países occidentales categóricamente no quieren un diálogo serio sobre Ucrania.
  • No hubo propuestas serias por parte de Estados Unidos para iniciar contactos con la Federación de Rusia sobre estabilidad estratégica; La confianza no puede restablecerse ahora mientras Rusia es declarada enemiga.
  • No hubo contactos al margen del G20 ni con Blinken ni con el Ministro de Asuntos Exteriores británico.
  • La Federación de Rusia responderá a las nuevas sanciones occidentales con acciones prácticas relacionadas con el desarrollo autosuficiente de la economía rusa.
  • Si Europa intenta restablecer los vínculos con la Federación de Rusia, haciéndola dependiente de sus caprichos, entonces esos contactos no son necesarios.

En pocas palabras, diplomáticamente: usted es irrelevante y no nos importa.

Esto complementó la intervención de Lavrov durante la cumbre, que definió una vez más un camino claro y auspicioso hacia la multipolaridad. Aquí están los aspectos más destacados:

  • La formación de un orden mundial justo y multipolar sin un centro y una periferia definidos se ha vuelto mucho más intensa en los últimos años. Los países asiáticos, africanos y latinoamericanos se están convirtiendo en partes importantes de la economía global. No pocas veces son ellos los que marcan el tono y la dinámica.
  • En este contexto, muchas economías occidentales, especialmente en Europa, están estancadas. Estas estadísticas provienen de instituciones supervisadas por Occidente: el FMI, el Banco Mundial y la OCDE.
  • Estas instituciones se están convirtiendo en reliquias del pasado. La dominación occidental ya está afectando su capacidad para cumplir con las exigencias de los tiempos. Mientras tanto, hoy es perfectamente obvio que los problemas actuales de la humanidad sólo pueden resolverse mediante un esfuerzo concertado y con la debida consideración de los intereses del Sur Global y, en general, de todas las realidades económicas globales.
  • Instituciones como el FMI, el Banco Mundial, el BERD y el BEI están dando prioridad a las necesidades militares y de otro tipo de Kiev. Occidente asignó más de 250.000 millones de dólares para ayudar a sus subordinados, creando así escasez de financiación en otras partes del mundo. Ucrania está absorbiendo la mayor parte de los fondos, relegando a África y otras regiones del Sur Global al racionamiento.
  • Los países que se han desacreditado mediante el uso de actos ilegales que van desde sanciones unilaterales y la incautación de activos soberanos y propiedad privada hasta bloqueos, embargos y discriminación contra operadores económicos basados ​​en la nacionalidad para ajustar cuentas con sus oponentes geopolíticos no pueden ser considerados garantes de la estabilidad financiera.
  • Sin duda, se necesitan nuevas instituciones que se centren en el consenso y el beneficio mutuo para democratizar el sistema de gobernanza económica global. Hoy estamos viendo una dinámica positiva para fortalecer varias alianzas, incluidas BRICS, la OCS, la ASEAN, la Unión Africana, la LEA, la CELAC y la UEEA.
  • Este año, Rusia preside los BRICS, a los que se unieron varios nuevos miembros. Haremos todo lo posible para reforzar el potencial de esta asociación y sus vínculos con el G20.
  • Teniendo en cuenta que 6 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU representan al bloque occidental, apoyaremos la ampliación de este organismo únicamente mediante la adhesión de países de Asia, África y América Latina.

Llámelo el estado real de las cosas, geopolíticamente, dos años después del inicio de la SMO.

* Gracias a Pepe Escobar y STRATEGIC CULTURE y a la colaboración de Federico Aguilera Klnk

https://strategic-culture.su/news/2024/02/24/two-years-after-start-smo-west-totally-paralyzed/

PEPE ESCOBAR
PEPE ESCOBAR
STRATEGIC CULTURE Aparecido originalmente en STRATEGIC CULTURE . La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
 Aparecido originalmente en STRATEGIC CULTURE . La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
mancheta pequeña