Buscar
sábado, 13 de abril de 2024 03:40h.

Aznar, ese gran asesor político - por Sato Díaz

 

fr s d
Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista, recomienda este artículo

Aznar, ese gran asesor político

Sato Díaz

PÚBLICO

La semana se encamina a su fin con una gran paradoja. España es, en sí, un país paradójico. Su estructura económica, su clima, su paisaje, su sentido del humor, sus culturas, su historia y, sobre todo, su política son elementos, en muchas ocasiones, contradictorios. Contrastes barrocos. Los tiempos acelerados que vivimos agudizan estas tensiones entre lo que ocurre y lo que parece ocurrir. España y sus paradojas.

Esta semana, un buen ejemplo de ello. Pedro Sánchez ha conseguido sumar al Junts de Carles Puigdemont a la mayoría que está llamada a apoyar a un nuevo Gobierno de coalición tanto en su investidura como en el desarrollo de la legislatura. Con este acuerdo signado en Bruselas entre el secretario de organización socialista, Santos Cerdán, y el secretario general de Junts, Jordi Turull, dan los números que deberían garantizar estabilidad política para los próximos años. Al PSOE le sobran, incluso, diputados. Ahora mismo cuenta con 179 votos a favor (PSOE, Sumar, ERC, Junts, EH Bildu, PNV, BNG y CC) y 171 en contra (PP, Vox y UPN).

Aquí está la gran paradoja de la semana. La política sigue su normalidad institucional mientras se expande la sensación de que nos encontramos en un momento de gran desestabilización política y social. Habrá debate de investidura la próxima semana, los días 15 y 16 de noviembre, en los términos recogidos en la Constitución. Previsiblemente, Sánchez será elegido presidente por el Congreso en primera votación, el jueves, con mayoría absoluta. Se conformará Ejecutivo, se diseñará su estructura y ministerios y serán anunciadas las personas que se pondrán al frente de las distintas carteras en los próximos días. Se empezará a hablar de unos nuevos presupuestos, aunque quizás los plazos van demasiado ajustados para lograr unas cuentas nuevas para el próximo año…

El conflicto catalán queda, tras los acuerdos del PSOE tanto con Junts como antes con ERC, a expensas de encontrar una solución dentro de una hoja de ruta delimitada en la institucionalidad y encuadrada en el diálogo. El año que viene habrá elecciones vascas, gallegas y europeas y la ciudadanía podrá volver a expresarse en las urnas y plasmar sus posicionamientos políticos. Los datos económicos y de empleo son positivos en comparación con las tendencias de otros países de la UE… Y, sin embargo, ante esta estabilidad real, se expande, como decimos, la alucinación de que todo se va a pique. Pero España ni se hunde ni se rompe.  

Ya es un clásico que, ante cualquier avance hacia una resolución política del conflicto territorial entre el Estado y Catalunya, las derechas españolistas rujan y aumenten los decibelios del debate público sin que ello conlleve, automáticamente, una consecuencia palpable en la política real. Desde junio de 2018, cuando Mariano Rajoy se despidió de la Moncloa, el Gobierno del Estado se apoya en una mayoría progresista y plurinacional en el Congreso pese a las grandes broncas protagonizadas por la derecha, bien sean por el relator, ora la mesa de diálogo, ora los indultos a los dirigentes independentistas o, en estos momentos, la amnistía. Mucho ruido, pocas nueces, que diría William Shakespeare.

El PP tiene un problema y se llama Vox, lo hemos analizado en distintas ocasiones. Con el partido ultra como principal aliado, el de Alberto Núñez Feijóo tiene imposible entenderse con las derechas nacionalistas vascas y catalanas. Y sin ellas es muy compleja una aritmética para gobernar España, como se ha visto en los últimos cinco años. El nacionalismo español es incompatible y excluyente con otros nacionalismos periféricos que también se dan en el Estado español.

Este nacionalismo tiene muchos sectores diferentes en su seno, como se está evidenciando estos días en el zoo en el que se están convirtiendo algunas de las manifestaciones que se suceden en las sedes del PSOE. Algunos de estos fragmentos son más pintorescos que otros. En las algaradas nocturnas de las derechas se encuentran Cayetana Álvarez de Toledo con Santiago Abascal, Hermann Tertsch con los Ultrasur, la Falange con Esperanza Aguirre, Hogar Social con el Frente Atleti…

José María Aznar es el hombre que mejor puede representar a todos estos sectores y a los realmente influyentes en la vida política y social del país. Más allá de excentricidades, PP y Vox cuentan con amplios apoyos en el denominado deep state. Una judicatura conservadora, buena parte de los mandos militares y policiales, unos medios de comunicación de derechas con sede en la mayoría de los casos en Madrid regados con dinero público… Aznar, en coordinación con la presidenta autonómica madrileña, Isabel Díaz Ayuso, son buenos portavoces de este crisol de personas e intereses a los que les une ese nacionalismo español.   

Feijóo acepta impasible que el expresidente le marque el camino. Aznar dijo hace unos días, para hacer frente a la amnistía: «El que pueda hacer, que haga, el que pueda aportar, que aporte, el que se pueda mover, que se mueva». Y Sánchez logra 179 diputados. Aznar, ese gran asesor político. Aunque no está claro si asesora para llevar al PP al Gobierno o para señalarle cómo debe de ser la oposición que el partido de Génova realice a Sánchez. 

 

PP AYUSO FEIJÓO AZNAR

* Gracias a Sato Díaz, a PÚBLICO y a la colaboración de Antonio Aguado

https://www.publico.es/es/opinion/aznar-ese-gran-asesor-politico/

sato díaz reseña
PÚBLICO La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
 La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE

 

mancheta oct 23 2