Buscar
domingo, 04 de junio de 2023 00:00h.

Burkina Faso, Guinea y Mali proponen un eje estratégico en medio de la retirada militar francesa en la zona - por Tanupriya Singh

 

fr t s

Federico Aguilera Klink destaca este reportaje. Y yo, Chema tante, digo que aunque nos oculten la información, en Canarias nos debería preocupar lo que está pasando en nuestro continente. Este alinemiento de tres estados africanos en rechazo al neocolonialismo se inserta en el pase de página. Cinco siglos del régimen colonial están terminando. En Ucrania, en Asia, en África se está marcando al fin el camino hacia el altermundismo. Y el pueblo canario debería estar ahí, donde le corresponde, en lugar de estar sirviendo copas a la gente europea.

Burkina Faso, Guinea y Mali proponen un eje estratégico en medio de la retirada militar francesa en la zona - por Tanupriya Singh *

Los tres países de África Occidental, que han sufrido recientemente un golpe militar en medio de la creciente indignación pública contra Francia, han acordado un eje Bamako-Conakry-Uagadugú, para una mayor cooperación en asuntos que van desde el comercio a la lucha contra la inseguridad.

 

Los ministros de Asuntos Exteriores de Burkina Faso, Malí y Guinea celebran una reunión tripartita en Uagadugú. Foto Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Malí
Los ministros de Asuntos Exteriores de Burkina Faso, Malí y Guinea celebran una reunión tripartita en Uagadugú. Foto Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Malí

 

Mientras Francia se prepara para retirar sus tropas de Burkina Faso a finales de mes, surgen indicios de un posible realineamiento en la región con una reunión tripartita entre los ministros de Asuntos Exteriores de Burkina Faso, Malí y Guinea -Olivia Ragnaghnewendé, Morissanda Kouyate y Abdoulaye Diop- celebrada en Uagadugú, capital de Burkina Faso, los días 8 y 9 de febrero.

Los dirigentes trataron diversos temas, “en particular el éxito de los procesos de transición que conducen al retorno a un orden constitucional pacífico y seguro” y, lo que es más importante, la “revitalización del eje Bamako-Conakry-Uagadugú” para convertirlo en una “zona estratégica y prioritaria” en asuntos como el comercio y los intercambios económicos, la minería, el transporte, las carreteras y las conexiones ferroviarias, y la “lucha contra la inseguridad”.

La reunión se celebró a raíz de los importantes acontecimientos que han tenido lugar en los países de África Occidental en los dos últimos años. En agosto de 2020, el actual jefe del consejo de transición de Malí, el coronel Assimi Goita, encabezó un golpe de Estado que provocó la destitución del presidente Ibrahim Boubacar Keïta. Goita lideró un segundo golpe en mayo de 2021, derrocando al presidente de transición Bah Ndaw, tras lo cual asumió el poder como presidente interino.

La destitución de Keïta se produjo en un momento de agitación popular en Malí, a medida que crecía la ira por las acusaciones de corrupción en el gobierno y su incapacidad para hacer frente a la creciente inseguridad en el país. Los manifestantes exigieron la retirada de las tropas francesas, presentes en Malí desde 2013 para luchar contra la insurgencia yihadista, una misión que el pueblo maliense consideraba un creciente fracaso.

Tras hacerse con el poder, la junta militar consiguió importantes victorias contra los grupos armados separatistas e islamistas. En febrero de 2022, el gobierno militar de Malí pidió formalmente a Francia “que retirara sin demora del territorio nacional a los miembros de las Forces-Barkhane y de la Task Force Takuba”, lo que provocó celebraciones en la capital, Bamako.

Estos acontecimientos también se desarrollaron en el contexto del aislamiento de Malí de los bloques económicos y políticos regionales, en particular la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) y la Unión Africana (UA), que habían suspendido a Bamako en el 2021. En enero de 2022, la CEDEAO impuso sanciones a Malí, que se ampliaron a medidas punitivas colectivas como el cierre de fronteras, el corte de la ayuda financiera y un embargo comercial al país sin salida al mar, lo que desencadenó protestas masivas.

La medida también fue condenada por organizaciones de la sociedad civil, dado que Mali importaba el 70% de sus necesidades alimentarias y casi un tercio de su población depende de la ayuda humanitaria. Las sanciones se levantaron parcialmente el año pasado después de que el gobierno interino de Malí presentara un plan de transición con elecciones legislativas previstas para finales de 2023, seguidas de elecciones presidenciales en febrero de 2024.

Mientras tanto, apenas unos meses después del golpe de Estado en Malí, las fuerzas armadas dirigidas por el coronel Mamadi Doumbouya en Guinea dieron un golpe de Estado contra el presidente Alpha Conde en septiembre de 2021. Conde fue destituido en circunstancias similares de descontento público contra el gobierno, incluidas acusaciones de corrupción.

Posteriormente, Guinea también fue suspendida de la CEDEAO y se impusieron sanciones económicas y de viaje a sus nuevos gobernantes militares. El gobierno de Estados Unidos, que había apoyado públicamente las sanciones, procedió a retirar a Malí y Guinea como beneficiarios de su pacto comercial Ley de Crecimiento y Oportunidades para África (AGOA, por sus siglas en inglés).

En septiembre de 2022 se aplicaron sanciones adicionales de la CEDEAO, y el Banco de Desarrollo del bloque anunció también que suspendería la financiación de proyectos de desarrollo en Guinea.

En ese momento, el entonces primer ministro interino de Malí, el teniente coronel Abdoulaye Maïga, anunció que el gobierno de transición había “decidido romper con todas las sanciones ilegales, inhumanas e ilegítimas impuestas a [Guinea] y no tomará ninguna medida al respecto”. Guinea y Mali también procedieron a la firma de múltiples acuerdos de cooperación en noviembre de 2022.

En 2022 también se produjeron dos golpes militares en Burkina Faso: el primero en enero, cuando un grupo del ejército llamado “Movimiento Patriótico para la Salvaguarda y la Restauración” (MPSR), liderado por el teniente coronel Paul-Henri Damiba, derrocó al presidente Roch Kabore.

Aunque a Damiba se le había encomendado la tarea de recuperar un tercio del territorio de Burkina Faso que había perdido a manos de grupos armados, su fracaso en esta tarea provocó un segundo golpe de Estado en octubre, liderado por Ibrahim Traore, de 34 años. Burkina Faso fue suspendida de la CEDEAO en enero de 2022. Posteriormente, el bloque regional y la cúpula militar llegaron a un acuerdo para una transición de dos años con elecciones en 2024. El país también fue suspendido de la AGOA en enero de 2023.

El comunicado emitido tras la reunión tripartita de la semana pasada condena la “imposición mecánica de sanciones que a menudo no tienen en cuenta las causas profundas y complejas del cambio político”, y añade que estas medidas “afectan a poblaciones ya maltratadas por la inseguridad y la inestabilidad política”, “socavan la solidaridad subregional y africana” y “privan a la CEDEAO y a la UA de la contribución de los tres países necesaria para hacer frente a sus grandes retos”.

Al tiempo que piden “apoyo técnico, financiero, concreto y coherente” para los esfuerzos de seguridad y la vuelta a un orden constitucional normal, los tres países han acordado “aunar esfuerzos y emprender iniciativas conjuntas para el levantamiento de las medidas de suspensión y otras restricciones”.

Pocos días antes de la reunión tripartita, el primer ministro interino de Burkina Faso, Apollinaire Kyélem de Tambela, visitó Malí y propuso la formación de una “federación flexible” entre los dos países, recordando la primera federación que se había formado entre Malí, Senegal, Benín y Burkina Faso, recién independizados, en 1959-60.

Durante la visita, el primer ministro interino de Malí, Choguel Kokalla Maiga, reiteró los principios que había adoptado la junta maliense: la defensa de su soberanía y la libertad de elegir a sus socios extranjeros y sus intereses nacionales.

Tras ordenar la retirada de las tropas francesas, Malí ha solicitado ayuda militar a otros países, entre ellos Rusia. En enero, Burkina Faso anunció que había rescindido un acuerdo de seguridad con Francia, y añadió que le había dado un mes para retirar las 400 tropas desplegadas en el país en el marco de la Operación Sable.

A punto de cumplirse el plazo, no se ha confirmado si Francia retirará sus tropas por completo, o si serán reasignadas a otro lugar. En el caso de Mali, por ejemplo, Francia había declarado que sus tropas se estacionarían dentro de la frontera del vecino Níger, que serviría de nueva base para su presencia militar en el Sahel, medida rechazada por grupos de la sociedad civil y activistas del país. Se calcula que unos 3.000 soldados franceses siguen presentes en el Sahel, sobre todo en Níger y Chad.

También es importante señalar que Francia no es ni mucho menos la única potencia imperialista que opera en África. Estados Unidos, concretamente a través de su Mando para África (AFRICOM), cuenta ya con 46 bases en el continente y mantiene algún tipo de relación militar en 53 de los 54 países africanos. Ahora está llevando a cabo un esfuerzo concertado para ampliar su influencia, especialmente en su intento de contrarrestar los vínculos de Rusia y China con diversos gobiernos.

Mientras tanto, en medio de todas estas contiendas, las fuerzas progresistas de África Occidental se esfuerzan por articular su propio programa de soberanía, de unidad panafricana y de lucha contra el imperialismo en todas sus formas, ya sea militar o mediante formas más encubiertas de control a través de las instituciones financieras internacionales.

* Gracias a Tanupriya Singh, a PEOPLES DISPATCH y a la colaboración de Federico Aguilera Klink. En La casa de mi tía con licencia CREATIVE COMMONS

https://peoplesdispatch.org/2023/02/16/burkina-faso-guinea-y-mali-proponen-un-eje-estrategico-en-medio-de-la-destitucion-militar-francesa/

 

PEOPLES DISPATCH CREATIVE

 

 

mancheta ene 23