Buscar
viernes, 19 de abril de 2024 06:18h.

El chirrido de las puertas giratorias - por Rafael Cabanillas Saldaña / ¡Basta ya de los políticos profesionales!  comenta Antonio Aguado

 

fr  aas rc

Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista, señala y comenta este texto de Cabanillas Saldaña

¡Basta ya de los políticos profesionales! 

comenta Antonio Aguado

 

 

ANTONIO AGUADO
ANTONIO AGUADO

La política debe ser vocacional y, haciéndolo bien, para ejercerla por un tiempo limitado. Existen miles de cargos de elección en instituciones inútiles, como son los casos del Senado y las diputaciones que, en la primera década de este siglo, salvo por el PP, estuvieron muy cuestionadas, pues es una institución intermedia entre las comunidades autónomas o nacionalidades y los ayuntamientos y sus competencias con sus correspondientes presupuestos (más de 6.000 millones de euros) deberían ser transferidas a las referidas instituciones intermedias y sobre todo a los ayuntamientos como institución más cercana a los ciudadanos.

En el caso de los cabildos, como ocurre en Canarias, la situación es la misma con el agravante de ser una institución obsoleta, refugio de las oligarquías insulares que nos han venido (y vienen) dividiendo y enfrentando a los canarios por sus espurios intereses. Al final del franquismo y comienzo de la Transición, desde posiciones ideológicas de izquierda coincidiamos en la necesidad de su disolución. Pero eso deliberadamente “ha pasado a mejor vida” con la arribada de los nuevos políticos de todos los signos, que han visto en ésta institución una buena formula para vivir muy bien profesionalmente de la política.

Otras instituciones que igualmente por su inutilidad deberían ser disueltas son: el Consejo de Estado, Defensor del Pueblo, Tribunal de Cuentas y todas sus homologas territoriales. A los tantos cargos de elección, se les unen muchos más de libre disposición (enchufados). Al respecto, no existe cifras estadisticas para general conocimiento, de tantos cargos sustentados con los presupuestos públicos.   

 

 

______________

El chirrido de las puertas giratorias - por Rafael Cabanillas Saldaña

Escritor. Autor de 'Quercus', 'Enjambre' y 'Valhondo

PÚBLICO

Lo que cuento aquí es verdad. Pero, por suerte, no es generalizable. La política es una actividad noble, necesaria, y ojalá todos los ciudadanos pasaran algún tiempo de su vida, por mínimo que fuera, por ella. Los mejores ciudadanos. Los más honestos, los modélicos, para ennoblecerla aún más. No hay nada más humilde y grandioso a la vez que ser concejala o concejal de tu pueblo o ciudad. 

Julio Anguita abandonó la política y se reincorporó a su escuela, más califa que nunca; Gerardo Iglesias volvió a la oscuridad de la mina para, con su ejemplo, hacerla más luminosa; el Kichi a su instituto tras ochos años de alcalde de Cádiz, tal y como había prometido y ganando el mismo sueldo. Y, como ellos, muchísimos más, gente honesta, cuyos nombres pasaron y pasan desapercibidos.  

Sin embargo, como en el cesto de las manzanas, otros no son nada ejemplarizantes y provocan la contaminación y la mala imagen del resto.  Por eso, desgraciada e injustamente, la política apesta. Con esa panda de aprovechados y sinvergüenzas. Por lo que habría que seguir insistiendo en una mejor regulación de las puertas giratorias y también del tiempo -dos legislaturas quizás- que se dedican a la política.

Hay políticos que jamás han trabajado fuera de la política, convirtiéndose en unos profesionales de la "cosa" (nostra), que no hay quién les mueva. Según un estudio, el 70% de los ministros no ha trabajado nunca en el sector privado. Y casi un 20% sólo ha trabajado en la política. ¡Menudos expertos, estos últimos, del estado social, económico y laboral! Con lo que sabe un desahuciado o un parado, padre de familia, que cobra una ayuda de 480 € al mes. ¡Pufffff!

El Gobierno retoma este año la ley de regulación de 'lobbies' que podría prohibir fichajes como el de Alberto Garzón

El Gobierno retoma este año la ley de regulación de 'lobbies' que podría prohibir fichajes como el de Alberto Garzón

 

Existen dos tipos de puertas giratorias una vez que abandonas la política. El primer modelo, directo y explícito, consiste en colocarte en una empresa pública -la cuestión es no dejar nunca de cobrar de los sufridos españoles por los siglos de los siglos, amén-, sea Correos, Loterías, Paradores Nacionales, Adif, Puertos del Estado o Aena. Que tanto monta, monta tanto, el bombo de los millones, los trenes, los aviones o los barcos.

Recuerdo el discurso de toma de posesión de un Pte. de Paradores que decía con vehemencia: "Prometo dejarme la piel en esta gran responsabilidad y para ello me comprometo a visitar todos y cada uno de los paradores de España". Enorme esfuerzo, para los casi 14.000 € mensuales que se ganan. Menos mal que no lo oyó ese parado de los 480, del que muchos políticos piensan que la culpa es suya por no "esforzarse" lo suficiente. ¡Bendita revolución francesa! 

Si falla lo público, siempre tan goloso y de nómina segura, te quedan dos opciones nada desdeñables: que te coloquen en una empresa privada o en una  privatizada.  Me refiero a esas que eran de todos los españoles y los gobernantes de turno, principalmente del PP que odian lo público (incluso Correos, con lo que aman los sobres), privatizaron regalándoselas a sus amigotes. Tipo eléctricas o cajas de ahorro, en las que hay unos sillones de los consejos reservados para los partidos políticos mayoritarios. De un signo o de otro. Eso no importa, pues en el bipartidismo, tarde o temprano,... siempre toca. 

Alberto Garzón renuncia a incorporarse a Acento tras las críticas recibidas

Alberto Garzón renuncia a incorporarse a Acento tras las críticas recibidas

 

Así, cuando te preguntas qué fue de fulanito o menganita tras desaparecer de la política, escarbas un poco en el lodazal y descubres que es consejero de Red Eléctrica, de la Caixa o de Telefónica. Ahí llevan media vida. En esta opción, los casos más representativos y escandalosos, sin necesitarlo, son los de Felipe González y J. María Aznar. El segundo en Endesa y el primero en Gas Natural. Pero como ellos, centenares de expolíticos del PP y del PSOE, mayoritariamente. 

 Si no hay hueco en esta modalidad semiprivada, te toca ir a llorar al jefe, "llorar y llorar", hablarle de tus hijos, de su pan, suplicando hasta que le fuerces a hacer una llamadita a algún empresario que le debe algún favor -o se lo deberá y lo cobrará muy pronto- para que te coloque. Así de triste es.  

La única precaución que debes tener para no saltarte la Ley de Incompatibilidades con su Oficina de Conflicto de Intereses -ya ves tú, menuda milonga-, es que el nuevo empleo no sea del mismo sector que tu anterior responsabilidad política. Pero no me digas eso que me da la risa. Si esos políticos valen "pa tooo" y su cualificación es siempre la idónea. Total, para lo que vas a hacer en esa empresa.

Pero sí, está bien guardar las formas: si tu responsabilidad era en Educación y Cultura, ahora te pueden meter en una empresa de generadores eólicos o de metalurgia. Y si estabas en el ministerio de Agricultura, quizás te enchufen en un bufete de abogados, gestionando un fondo buitre de viviendas o en una empresa aeroespacial. Tu cargo, siempre tan bien remunerado, suele llevar el pomposo nombre de Director de Prospectiva y Análisis. ¿Análisis de qué? Análisis de... de..., de lo que sea. Como digo, qué más da, si tu empleador el favor lo va a cobrar. Y a lo bestia. 

Lo que me molesta en este sentido, más allá de la corrupción que gangrena la democracia y la política, es que estos individuos, tan dignos ellos, creen que les colocan por sus méritos y que, más que nadie, merecen ese puesto por los "sacrificios" prestados. Y algún mérito sí que tendrán, seguramente, sobre todo en mantener la boca cerrada y olvidar algunas tropelías. Magnífica hoja de servicios... la tuya. 

La otra puerta giratoria, no reconocida como tal y perfectamente legal, pero tan inmoral como las anteriores, es la de crear una consultora.  El alma de la consultora es, digámoslo claro, la agenda de contactos de tu teléfono móvil, que celosamente has guardado como un tesoro de tu etapa de ministra, vicepresidente, secretario general o de acción de tu partido. En ella hay cientos de alcaldes, directores generales y de bancos, interventores, empresarios, periodistas y algún embajador.  También los de la judicatura, estos que no falten. De estos, póngame, por favor, media ración. Y un largo etcétera, siempre susceptible de ser llamado para pedir un pequeño favor que desbroce el terreno, agilice un expediente o informe sobre una recalificación.  Es lo que hay. ¡Qué casualidad que antes de tener un cargo público no sabían nada de consultoría y ahora son unos expertos internacionales! Del mundo mundial, incluyendo Marruecos, Arabia Saudí y Qatar. 

Pero para que la consultora ruede a la perfección y como el poder va pasando de un partido a otro, lo ideal es contratar a personas como tú, ex de algo importante, pero de otro signo político. Así, la agenda se multiplica y podrás acaparar todo el estado español. "La órbita ideológica y plurinacional" dirán. Además, dará la impresión del espíritu abierto y apolítico de tu consultora. "Aquí caben todos, amigo. Se llama transversalidad." Según la petición de tu cliente, ya vas derivando el asunto a unos u otros. Tú ya me entiendes. Y si sale un partido o plataforma emergente, con ciertas posibilidades, corre a contratar a uno de los suyos porque siempre será bueno que te abran las puertas, aunque sea del mismo infierno. 

Porque hay que ganarse el pan, ciertamente, pero más con la agenda... que con el sudor de tu frente. 

 

* Gracias a Rafael Cabanillas Saldaña y PÚBLICO y a la colaboración de Antonio Aguado

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/80287/el-chirrido-de-las-puertas-giratorias/#md=modulo-portada-fila-de-modulos:4x15-t2;mm=mobile-medium

RAFAEL CABANILLAS SALDAÑA
RAFAEL CABANILLAS SALDAÑA
PÚBLICO La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
mancheta pequeña