Buscar
miércoles, 24 de abril de 2024 06:44h.

Cómo la CIA y el MI6 crearon ISIS - por Kit Klarenberg

 

FR KK

Federico Aguilera Klink señala este reportaje

Cómo la CIA y el MI6 crearon ISIS

Kit Klarenberg

GLOBAL RESEARCH 

Contrariamente a su descripción generalizada, inspirada puramente por el fundamentalismo religioso, el Daesh es principalmente una organización de pistoleros a sueldo

A sólo 24 horas del horrible tiroteo masivo en el Ayuntamiento de Crocus de Moscú el 22 de marzo, que dejó al menos 137 personas inocentes muertas y 60 más gravemente heridas, los funcionarios estadounidenses culparon de la masacre a ISIS-K, la rama de Daesh en Asia Central y del Sur .

Para muchos, la celeridad de la atribución generó sospechas que Washington estaba tratando de desviar decisivamente la atención del público occidental y del gobierno ruso de los verdaderos culpables, ya sea Ucrania y/o Gran Bretaña, el principal patrocinador proxy de Kiev.

Los detalles completos de cómo los cuatro tiradores fueron reclutados, dirigidos, armados y financiados, y quiénes, aún no se conocen. Los salvajes métodos de interrogatorio a los que han sido, y sin duda siguen siendo, tienen como objetivo arrancarles ésta y otra información vital. Como resultado, los asesinos pueden terminar haciendo confesiones falsas . En cualquier caso, es probable que ellos mismos no tengan idea de quién o qué patrocinó realmente sus monstruosas acciones.

Contrariamente a su descripción generalizada, inspirada puramente por el fundamentalismo religioso, Daesh son principalmente pistoleros a sueldo. En un momento dado, actúan a instancias de una serie de donantes internacionales, vinculados por intereses comunes. La financiación, las armas y las órdenes llegan a sus combatientes de forma tortuosa y opaca. Casi invariablemente hay capas y capas de distanciamientos entre los perpetradores de un ataque reivindicado por el grupo y sus orquestadores y financistas finales.

Dado que ISIS-K está actualmente desplegado contra China, Irán y Rusia –en otras palabras, los principales adversarios del imperio estadounidense– corresponde revisar los orígenes de Daesh. Surgiendo aparentemente de la nada hace poco más de una década, antes de dominar los titulares de los principales medios de comunicación y la conciencia pública occidental durante varios años antes de desaparecer, en un momento el grupo ocupó vastas franjas de territorio iraquí y sirio, declarando un “Estado Islámico”, que emitió su propia moneda, pasaportes y placas de matrícula de vehículos.

Las devastadoras intervenciones militares lanzadas independientemente por Estados Unidos y Rusia acabaron con esa construcción demoníaca en 2017. Sin duda, la CIA y el MI6 se sintieron inmensamente aliviados. Después de todo, las preguntas extremadamente incómodas sobre cómo se extinguió completamente a Daesh. Como veremos, el grupo terrorista y su califato no surgieron como un relámpago en una noche oscura, sino gracias a una política dedicada y decidida ideada en Londres y Washington, implementada por sus agencias de espionaje.

MI 6
MI 6
CIA
DAESH
DAESH

"Continuamente hostil"

RAND es un “grupo de expertos” muy influyente con sede en Washington DC. Financiado por una suma de casi 100 millones de dólares al año por el Pentágono y otras entidades del gobierno estadounidense, difunde periódicamente recomendaciones sobre seguridad nacional, asuntos exteriores, estrategia militar y acciones encubiertas y abiertas en el extranjero. La mayoría de las veces estos pronunciamientos se adoptan posteriormente como política. 

Estados Unidos reaviva el terrorismo en Siria tras las elecciones presidenciales

Por ejemplo, un documento de RAND de julio de 2016 sobre la perspectiva de una “guerra con China” predijo la necesidad de llenar Europa del Este con soldados estadounidenses antes de un conflicto “caliente” con Beijing, ya que Rusia sin duda se pondría del lado de su vecino y aliado en tal situación. Una disputa. Por tanto, era necesario inmovilizar las fuerzas de Moscú en sus fronteras. Seis meses después, decenas de tropas de la OTAN llegaron a la región , aparentemente para contrarrestar la “agresión rusa”. 

De manera similar, en abril de 2019, RAND publicó Extending Russia. Establecía “una gama de medios posibles” para “incitar a Rusia a extenderse demasiado”, con el fin de “socavar la estabilidad del régimen”. Estos métodos incluyeron; proporcionar ayuda letal a Ucrania; aumentar el apoyo estadounidense a los rebeldes sirios; promover el “cambio de régimen en Bielorrusia”; explotar las “tensiones” en el Cáucaso; neutralizar la “influencia rusa en Asia Central” y Moldavia. La mayor parte de eso sucedió después.

En este contexto, el libro de RAND Unfolding The Long War de noviembre de 2008 resulta una lectura inquietante. Exploró formas en que la Guerra Global contra el Terrorismo de Estados Unidos podría llevarse a cabo una vez que las fuerzas de la coalición abandonaran formalmente Irak, según los términos de un acuerdo de retirada firmado por Bagdad y Washington ese mismo mes. Este acontecimiento, por definición, amenazaba el dominio anglosajón sobre los recursos de petróleo y gas del Golfo Pérsico, que seguirían siendo “una prioridad estratégica” cuando la ocupación terminara oficialmente. 

"Esta prioridad interactuará fuertemente con la de proseguir la guerra larga", declaró RAND. El grupo de expertos propuso una estrategia de “divide y vencerás” para mantener la hegemonía estadounidense en Irak, a pesar del vacío de poder creado por la retirada. Bajo sus auspicios, Washington explotaría “las líneas de falla entre los diversos grupos salafistas yihadistas [de Irak] para volverlos unos contra otros y disipar su energía en conflictos internos”, mientras “apoyaba a gobiernos suníes autoritarios contra un Irán continuamente hostil”:

“Esta estrategia se basa en gran medida en acciones encubiertas, operaciones de información, guerra no convencional y apoyo a las fuerzas de seguridad locales… Estados Unidos y sus aliados locales podrían utilizar a los yihadistas nacionalistas para lanzar campañas indirectas para desacreditar a los yihadistas transnacionales ante los ojos de la población local… Esto será una forma económica de ganar tiempo... hasta que Estados Unidos pueda devolver toda su atención a la [región]. Los líderes estadounidenses también podrían optar por sacar provecho del conflicto sostenido entre chiítas y suníes... poniéndose del lado de los regímenes conservadores suníes contra los movimientos de empoderamiento chiítas en el mundo musulmán”.

'Gran peligro'

Así fue que la CIA y el MI6 comenzaron a apoyar a los “jihadistas nacionalistas” en toda Asia occidental. Al año siguiente, Bashar Assad rechazó una propuesta de Qatar para encaminar  las vastas reservas de gas de Doha directamente a Europa, a través de un gasoducto de 10 mil millones de dólares y 1.500 kilómetros de largo que atravesaría Arabia Saudita, Jordania, Siria y Turquía. Como lo documentan ampliamente los cables diplomáticos publicados por WikiLeaks, los servicios de inteligencia estadounidenses, israelíes y sauditas decidieron inmediatamente derrocar a Assad fomentando una rebelión local y comenzaron a financiar  a grupos de oposición con ese propósito.

Este esfuerzo cobró impulso en octubre de 2011 , cuando el MI6 redirigió armas y combatientes extremistas de Libia a Siria, a raíz del asesinato televisado de Muammar Gaddafi. La CIA supervisó esa operación, utilizando a los británicos como intermediario para evitar notificar al Congreso sobre sus maquinaciones. Sólo en junio de 2013, con la autorización oficial del entonces presidente Barack Obama, las connivencias de capa y espada de la Agencia en Damasco se formalizaron –y más tarde se admitieron– bajo el título “Timber Sycamore”.

En ese momento, los funcionarios occidentales se referían universalmente a sus representantes sirios como “rebeldes moderados”. Sin embargo, Washington era muy consciente de que sus sustitutos eran extremistas peligrosos que buscaban forjar un califato fundamentalista en el territorio que ocupaban. Un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) de Estados Unidos de agosto de 2012, publicado en virtud de las leyes de libertad de información, observa que los acontecimientos en Bagdad estaban “tomando una clara dirección sectaria”, siendo los grupos radicales salafistas “las principales fuerzas que impulsaban la insurgencia en Siria”.

Estas facciones incluían el ala iraquí de Al Qaeda (AQI) y su rama general, el Estado Islámico de Irak (ISI). La pareja formó Daesh, una perspectiva que el informe de la DIA no sólo predijo, sino que aparentemente respaldó:

“Si la situación se desmorona, existe la posibilidad de establecer un principado salafista declarado o no declarado en el este de Siria… Esto es exactamente lo que las potencias que apoyan a la oposición quieren para aislar al régimen sirio… ISI también podría declarar un estado islámico a través de su unión con otras organizaciones terroristas en Irak y Siria, lo que creará un gran peligro”.

A pesar de preocupaciones tan graves, la CIA envió inexorablemente enormes cargamentos de armas y dinero a los “rebeldes moderados” de Siria, sabiendo muy bien que esta “ayuda” terminaría casi inevitablemente en manos de Daesh. Además, Gran Bretaña llevó a cabo simultáneamente programas secretos que costaron millones para entrenar a los paramilitares de la oposición en el arte de matar, al tiempo que proporcionaba asistencia médica a los yihadistas heridos. Londres también donó varias ambulancias, compradas a Qatar, a grupos armados del país.

Los documentos filtrados indican que la inteligencia británica consideró inevitablemente “alto” el riesgo de que Al-Nusra, Daesh y otros grupos extremistas en Asia occidental perdieran equipo y personal capacitado provenientes de estos esfuerzos. Sin embargo, no existía ninguna estrategia concomitante para contrarrestar este peligro y los programas ilícitos continuaron a buen ritmo. Casi como si entrenar y armar a Daesh fuera precisamente el resultado deseado.

* Gracias a  Kit Klarenberg y GLOBAL RESEARCH y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://www.globalresearch.ca/how-cia-mi6-created-isis/5853669 

KIT KLARENBERG
KIT KLARENBERG

Kit Klarenberg es periodista de investigación y colaborador de MintPress News que explora el papel de los servicios de inteligencia en la configuración de la política y las percepciones. Su trabajo apareció anteriormente en The Cradle, Declassified UK y Grayzone. Síguelo en Twitter @KitKlarenberg .

GLOBAL RESEARCH

 

MANCHETA MARZ 24