Buscar
martes, 27 de febrero de 2024 10:13h.

El concepto de guerra justa y líneas generales de la teoría de la guerra justa en las Relaciones Internacionales - por Vladislav B. Sotirovic

 

fr v s

El concepto de guerra justa y líneas generales de la teoría de la guerra justa en las Relaciones Internacionales

Vladislav B. Sotirovic *

 

Como cuestión de hecho histórico, desde que los seres humanos han estado viviendo en comunidades asentadas (aldeas, pueblos, ciudades), han buscado protegerse contra diferentes tipos de amenazas militares a sus vidas y medios de vida, pero por otro lado además, ocupar la tierra de otros y gobernar sobre los demás. Muchas excavaciones arqueológicas confirman que la seguridad fue una consideración principal en el diseño y construcción de asentamientos humanos. Hay registros de un sinfín de diferentes empalizadas, fosos, muros, torretas y otras construcciones defensivas en todo el mundo con fines de seguridad comunitaria o estatal en caso de guerra contra forasteros (por ejemplo, el Muro de Adriano en el Reino Unido). 

Los propósitos de la guerra han sido diferentes que van desde el propósito de saqueo, captura de esclavos y ocupación de determinados territorios, hasta el acceso a recursos, venganza, secuestro de mujeres (por ejemplo, la guerra de Troya), rutas estratégicas, honor o prestigio, etc. Sin embargo, en muchos casos históricos, aquellos asentamientos y entidades políticas que perdieron guerras enfrentaron consecuencias draconianas (por ejemplo, el destino de la ciudad de la antigua Cartago púnica en el norte de África). Las guerras típicamente terminaban con el exterminio de los ciudadanos varones supervivientes, el saqueo y la captura de jóvenes y mujeres como esclavos. En muchos casos, pueblos, ciudades y pueblos quedaron destruidos hasta los cimientos. 

La Segunda Guerra Mundial completó la demolición de las medidas diseñadas para brindar seguridad tanto a la integridad territorial de los Estados como a los civiles durante las operaciones militares. Las dos bombas atómicas lanzadas por las autoridades estadounidenses sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 de agosto de 1945 son mucho más conocidas, pero el número de muertos no fue significativamente superior al de los que perdieron la vida a causa de bombas convencionales. bombas incendiarias (por ejemplo, la masacre de Dresde de 1945). Sin embargo, mientras algunos líderes nazis alemanes y japoneses fueron capturados, juzgados, condenados y ahorcados por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, los arquitectos de atrocidades británicos, estadounidenses y soviéticos victoriosos escaparon de destinos similares. En la Segunda Guerra Mundial, hubo alrededor de 74 millones de víctimas, pero 60 millones de ellas fueron civiles, es decir, fuerzas no combatientes.

Después de 1945, la seguridad nacional se convirtió en el valor más destacado en las relaciones internacionales (RI) buscado por los gobiernos. Las grandes potencias contemporáneas están gastando muchísimos más recursos en defensa contra enemigos reales o previstos que en educación, vivienda y otras prioridades internas. Sin embargo, al mismo tiempo, intentan justificar el gasto militar y las guerras que libran dentro del concepto de Guerra Justa.       

Uno de los temas más controvertidos con respecto al concepto de guerra es la idea de una Guerra Justa: una guerra que se considera fundada en los principios de la justicia, en principio causada y conducida en nombre de la humanidad, como, por ejemplo, la autodefensa. o protección de grupos minoritarios, etc. 

Como fenómeno, es un aspecto inherente a la política y las relaciones exteriores. Lo reconocen incluso autores antiguos, como los escritores griegos clásicos, representados principalmente por Tucídides y su famosa Historia de la guerra del Peloponeso. En la antigüedad, los primeros cristianos eran pacifistas y, de hecho, practicaban la abstención de la política en general. En aquel momento, las autoridades del todopoderoso Imperio Romano, una vez convertidas al cristianismo en el siglo IV d.C., de hecho, se vieron obligadas a conciliar la filosofía pacifista de Jesucristo con las exigencias de la política, la guerra y el poder reales cotidianos en el mundo. terreno desde Gran Bretaña hasta Egipto. Un filósofo y teólogo cristiano, San Agustín (354-430), argumentó en De Civitate Dei que la aceptación cotidiana de las realidades políticas era inevitable para todos los cristianos que vivían en el mundo del Imperio Romano. Este tema fue desarrollado más a fondo por otro filósofo y teólogo cristiano (católico romano), Santo Tomás de Aquino (c. 1225-1274), quien hizo una distinción entre guerra justa e injusta utilizando dos grupos de criterios: 1) Jus ad bellum - la justicia de la causa; y 2) Jus in bello – la justicia de la conducta. Por definición, el Jus ad bellum es un recurso justo para la guerra. Tiene que basarse en ciertos principios que restrinjan el uso legítimo de la fuerza. Jus in bello es la justa conducción de la guerra. Tiene que basarse en ciertos principios que estipulen cómo se debe librar la guerra.  

Estos dos elementos de la teoría de la guerra justa (causa justa y conducta justa) continuaron dominando el debate sobre el concepto de guerra. En el siglo XX, la causa justa se redujo a la cuestión de la autodefensa contra la agresión y la ayuda a las víctimas de la agresión. Básicamente, la doctrina teórica de la causa justa se concentra en la discriminación entre combatientes (soldados) y no combatientes (civiles) y la proporcionalidad entre la injusticia sufrida y el nivel de represalias. Sin embargo, la guerra Total, como lo han sido ambas guerras mundiales, ha llegado al punto de ruptura de la doctrina de la Guerra Justa.

Durante la época de la Guerra Fría, la disuasión nuclear añadió una dimensión adicional al debate porque se formaron dos grupos opuestos de pensadores:

 

  1.  El mayor número de politólogos y expertos militares en el concepto de guerra justa han condenado la guerra nuclear como guerra injusta por varios motivos: discriminación, proporcionalidad y falta de perspectivas de un resultado exitoso. 

  2.  Sin embargo, algunos pensadores cristianos consideraron el factor de disuasión: la amenaza de utilizar armas nucleares es moralmente aceptable. Algunos clérigos católicos romanos, como los obispos estadounidenses, han distinguido entre 1) la mera posesión de armas nucleares, que constituyen un llamado elemento disuasivo existencial (siendo aceptable); y 2) la intención real de utilizar esas armas (siendo inaceptable). 

En principio, la teoría de la guerra justa se basa en la idea general de que la guerra puede justificarse y debe entenderse y/o juzgarse dentro del marco de criterios éticos fijos. En otras palabras, una guerra justa es una guerra en la que tanto el propósito final como la conducta cumplen ciertos estándares éticos y, por lo tanto, pueden (supuestamente) tratarse como moralmente justificados. En cuanto a tal definición de Guerra Justa, ésta fluctúa, básicamente, entre dos extremos teóricos: 

1) Realismo, que consiste en entender la guerra a través del prisma de la realpolitik: la búsqueda del poder o del interés propio.

2) Pacifismo, que niega la existencia de cualquier guerra y violencia que pueda justificarse moralmente.

La teoría de la Guerra Justa es, de hecho, mucho más un tema de reflexión y estudios éticos y/o filosóficos que una doctrina política fija. Históricamente, los orígenes filosóficos de la teoría de la guerra justa se remontan al filósofo romano Cicerón. Sin embargo, fue desarrollado sistemáticamente por primera vez por los filósofos y teólogos San Agustín, Santo Tomás de Aquino, Francisco de Vitoria (1492-1546) y Hugo Grocio (1583-1645).  

En la teoría de la Guerra Justa, en torno a la idea de Jus ad bellum, hay seis principios básicos que deben respetarse en relación con los recursos justos para la guerra:   

  1.  Último recurso. Significa que todas las partes tienen que intentar agotar todas las opciones no violentas (como la diplomacia) antes de que una de ellas decida ir a la guerra para que el uso de la fuerza esté justificado. Este principio es, básicamente, el principio de necesidad.

  2. Causa justa. Según este principio, el propósito de la guerra debe ser reparar un daño sufrido. Por tanto, este principio suele asociarse al principio de autodefensa como respuesta a un ataque militar (agresión). Históricamente se entiende como la justificación clásica de la guerra.

  3. Autoridad legítima. Este principio se entiende que la guerra legal sólo puede ser llevada a cabo por el gobierno legalmente constituido (la autoridad estatal) de un estado soberano, y no por un individuo o grupo privado (como un movimiento político). Esto significa que, en principio, la guerra sólo puede librarse entre estados soberanos, mientras que todas las demás "guerras" pasan, de hecho, a la categoría de conflictos militares.

  4. Intención correcta. Requiere que cualquier guerra se lleve a cabo basándose en objetivos que sean moralmente aceptables y no en la venganza o el deseo de infligir daño. Sin embargo, esos objetivos moralmente aceptables de la guerra pueden ser o no los mismos que la causa justa.

  5. Perspectivas razonables de éxito. En consecuencia, no debe llevarse a cabo la guerra si la causa es, básicamente, desesperada, en la que la vida se gasta sin ningún propósito o beneficio real (por ejemplo, la victoria pírrica).

  6. Proporcionalidad. Este último principio del Jus ad bellum exige que la guerra produzca más bien que mal. En otras palabras, cualquier respuesta a la agresión debe ser mesurada y proporcionada. Por ejemplo, una invasión masiva no es una respuesta justificable a una incursión fronteriza. Desde ese punto de vista, por ejemplo, la guerra de Afganistán de 2001 fue una respuesta injustificable al ataque del 11 de septiembre. Sin embargo, muchos expertos entienden el principio de proporcionalidad como macroproporcionalidad para distinguirlo del principio de Jus in bello. 

En el caso de la guerra, sin embargo, hay tres principios que deben respetarse en relación con el Jus in bello o conducta justa en la guerra: 

  1.   Discriminación. En consecuencia, la fuerza debe dirigirse únicamente contra objetivos militares, basándose precisamente en que los civiles (no combatientes) son inocentes. Sin embargo, las lesiones o la muerte infligidas a la población civil son, y por lo tanto, aceptables sólo si son víctimas accidentales e inevitables de ataques deliberados contra objetivos legítimos. Este fenómeno en la guerra suele denominarse hoy en día daño colateral: lesiones o daños no intencionados o incidentales causados ​​durante una operación militar. Sin embargo, en la práctica el término se utiliza como un eufemismo cínico para justificar crímenes de guerra (por ejemplo, limpieza étnica puede ser un eufemismo para genocidio).

  2.   Proporcionalidad. Este principio, que se superpone con el Jus ad bellum, sostiene que la fuerza utilizada no debe ser mayor que la necesaria para lograr objetivos militares aceptables, y no debe ser mayor que la causa provocadora.

  3.   Humanidad. Requiere que ninguna fuerza o tortura debe dirigirse nunca contra personal enemigo capturado (prisioneros de guerra), heridos o bajo control. Este principio es parte de la formalización de las llamadas Leyes de la Guerra. Uno de los pioneros del derecho internacional que trazó las condiciones para una Guerra Justa y que siguió siendo influyente hasta hoy fue Francisco Suárez (1548-1617), teólogo jesuita y filósofo del derecho, y en particular del derecho internacional, considerado el último de los grandes escolásticos. .

El concepto opuesto a los principios de la Guerra Justa es el concepto de hegemonía. La hegemonía es una relación de poder opaca que se basa más en el liderazgo a través del consenso que en la coerción a través de la fuerza o su tratamiento, por lo que la dominación se realiza mediante la permeación de ideas. Por ejemplo, se han utilizado conceptos de hegemonía para explicar cómo, cuando las ideas dominantes son las ideas de la clase dominante, otras clases aceptarán voluntariamente su posición inferior como derechos y poder. Sin embargo, hegemónico es el adjetivo adscrito a la institución que posee hegemonía. Significa que las guerras lanzadas por tales instituciones (de hecho, la autoridad estatal) sólo pueden ser hegemónicas, pero no “justas”. 

En cuanto a las relaciones internacionales, hegemón es un término utilizado cuando el concepto de hegemonía se aplica a la competencia entre estados-nación: un hegemón es un estado hegemónico. Por ejemplo, durante la Guerra Fría 1.0 (1949-1989), había dos potencias hegemónicas en competencia en las RI: Estados Unidos y la URSS. Fue un período definido convencionalmente desde la creación de la OTAN hasta la caída del Muro de Berlín, durante el cual el mundo se estructuró en torno a una geografía política binaria que se oponía al imperialismo estadounidense (una relación superior-inferior en la que un estado controla al pueblo y territorio de otra zona) al comunismo soviético. Aunque nunca se llegó a una confrontación militar total, este período fue testigo de una intensa rivalidad militar, económica, política e ideológica entre las superpotencias y sus aliados. Ésa era la época de la guerra limitada: un conflicto que se libraba por objetivos limitados y con medios limitados. En otras palabras, una guerra que se libra por menos que la destrucción total del enemigo y menos que la rendición incondicional. Aunque las dos superpotencias poseían armas nucleares, no las usaron en conflictos y los conflictos se mantuvieron aislados en lugares específicos (guerras locales).

Sin embargo, después de la Guerra Fría 1.0, se entiende a Estados Unidos como la hiperpotencia hegemónica en las relaciones internacionales y la política mundial (la competencia y el ejercicio del poder y la autoridad en el sistema internacional) y, por lo tanto, todas las guerras libradas por Washington después de 1989 se consideran ser guerras “injustas” o hegemónicas (guerras libradas por la posición hegemónica en las RI sólo por hiperpotencia).

Se puede anticipar que una guerra de desgaste es también una especie de guerra "injusta" en cuanto a su naturaleza técnica. Para aclararnos, una guerra de desgaste es una estrategia que apunta a derrotar al adversario agotándolo. El desgaste puede ser costoso en términos de personal y materiales. La Primera Guerra Mundial es un ejemplo clásico de guerra de desgaste, pero hoy la competencia entre la OTAN y Rusia por Ucrania es, de hecho, también una guerra de desgaste.  

 

Dr. Vladislav B. Sotirovic

Ex profesor universitario

Investigador del Centro de Estudios Geoestratégicos

Belgrado, Serbia

www.geostrategy.rs

[email protected]

                                                                                          © Vladislav B. Sotirovic 2024

 

Descargo de responsabilidad personal: el autor escribe para esta publicación a título privado y no representa a nadie ni a ninguna organización, excepto sus puntos de vista personales. Nada escrito por el autor debe confundirse jamás con las opiniones editoriales o posiciones oficiales de ningún otro medio o institución.

* Gracias a Vladislav B. Sotirovic

VLADISLAV SOTIROVIĆ
VLADISLAV SOTIROVIĆ

 

mancheta pequeña