Buscar
sábado, 02 de marzo de 2024 09:51h.

La Corte Internacional de Justicia de la ONU rechaza la parte esencial de la acusación de Ucrania contra Rusia por supuesto terrorismo y se limita a decir que Rusia no investigó debidamente

 

FR  F24
Federico Aguilera Klink señala esta información

La Corte Internacional de Justicia de la ONU rechaza la parte esencial de la acusación de Ucrania contra Rusia por supuesto terrorismo y se limita a decir que Rusia no investigó debidamente

FRANCE 24

Kiev había acusado a Moscú de ser un “Estado terrorista” cuyo apoyo a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania era un presagio de una invasión en toda regla en 2022.

Quería que Rusia compensara a todos los civiles atrapados en el conflicto, así como a las víctimas del vuelo MH17 de Malaysia Airlines , que fue derribado sobre el este de Ucrania.

Pero la Corte Internacional de Justicia (CIJ) desestimó la mayoría de las peticiones de Ucrania y dictaminó únicamente que Rusia “no había tomado medidas para investigar hechos... relacionados con personas que supuestamente habían cometido un delito”.

La CIJ "rechaza todas las demás presentaciones hechas por Ucrania", dijo en un comunicado.

Este caso es anterior a la invasión rusa de Ucrania en 2022. La CIJ decidirá el viernes si tiene competencia para pronunciarse en un caso separado sobre esa guerra.

El tribunal dijo que sólo las transferencias de efectivo podrían considerarse apoyo a presuntos grupos terroristas según los términos de la convención internacional sobre financiación del terrorismo.

Esto “no incluye los medios utilizados para cometer actos de terrorismo, incluidas armas o campos de entrenamiento”, dictaminó el tribunal.

"En consecuencia, el supuesto suministro de armas a varios grupos armados que operan en Ucrania... queda fuera del alcance material de la convención ICSFT", dijo el tribunal.

Rusia también estaba en el banquillo de los acusados ​​por presuntas violaciones de una convención internacional sobre discriminación racial debido a su trato a la minoría tártara y a los hablantes de ucraniano en la Crimea ocupada.

En este caso, el tribunal consideró que Rusia no había tomado medidas suficientes para permitir la educación en ucraniano.

El caso comenzó en 2017 y ha sido testigo de largos intercambios en el Gran Salón de Justicia de la CIJ, además de miles de páginas de documentos presentados a los jueces.

Es parte de una estrategia de “guerra legal” emprendida por Ucrania contra su adversario que también ha llevado a Moscú a los tribunales por derecho marítimo y presuntos abusos de los derechos humanos.

Durante las audiencias sobre el caso, Alexander Shulgin, embajador de Rusia en los Países Bajos, acusó a Ucrania de “mentiras descaradas y acusaciones falsas... incluso ante este tribunal”.

El alto diplomático ucraniano Anton Korynevych replicó que Rusia estaba tratando de “borrarnos del mapa”.

“A partir de 2014, Rusia ocupó ilegalmente Crimea y luego emprendió una campaña de borrado cultural, apuntando a los ucranianos étnicos y a los tártaros de Crimea”, dijo Korynevych.

En 2017, la CIJ rechazó la solicitud inicial de Kiev de medidas de emergencia para detener la financiación rusa de los separatistas.

La CIJ, con sede en La Haya, dictamina sobre disputas entre Estados y a menudo se la confunde con la Corte Penal Internacional (CPI), que procesa crímenes de guerra cometidos por individuos.

Sus decisiones son definitivas y no pueden ser apeladas, pero tiene poco poder para hacerlas cumplir.

Por ejemplo, emitió un fallo de emergencia ordenando a Rusia que detuviera su invasión un mes después de que los tanques cruzaran la frontera, pero fue en vano.

* Gracias a FRANCE 24 y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

FRANCE 24 La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
 La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo las Normas de Uso Justo de la UE
mancheta pequeña