Buscar
jueves, 30 de mayo de 2024 07:31h.

Guerra en Ucrania: Acto segundo - por Enrico Tomaselli

 

fr et

Federico Aguilera Klink y Chema Tante destacan este análisis de los últimos acontecimientos en Ucrania

Guerra en Ucrania: Acto segundo

Guerra en Ucrania: Acto segundo

Enrico Tomaselli

GIUBBE ROSSE NEWS

 

 

Aunque se esperaba, y en parte incluso  se anunció, la apertura de un segundo frente ofensivo por parte de las fuerzas armadas rusas representa la transición a una nueva fase del conflicto, que probablemente podemos interpretar como concluyente.

UCRANIA Y DONBAS
UCRANIA Y DONBAS

Al contrario de lo que afirma la propaganda occidental, Rusia nunca ha tenido ambiciones territoriales: es la nación más grande del mundo y, en todo caso, tiene un déficit de población en comparación con su territorio. Ni siquiera los tenía con respecto a las regiones de habla rusa de Ucrania, hasta el punto de que hasta la víspera del inicio de la Operación Militar Especial  propuso un acuerdo que prevería un estatus autónomo especial para esas regiones, pero en el marco del Estado ucraniano. Y siendo además un país rico en recursos, ni siquiera tenía una necesidad especial de apoderarse de los del Donbass (desde este punto de vista, la zona más rica de Ucrania). Quizás el único aspecto en el que las zonas de habla rusa resultan atractivas es precisamente el de su contribución demográfica.

Evidentemente, una vez iniciada la guerra, pagada con decenas y decenas de miles de bajas, incluso los territorios liberados se volvieron indispensables.

El objetivo estratégico siempre ha sido garantizar una situación de seguridad estable en el lado europeo, frente al amenazante expansionismo de la OTAN. Por lo tanto, incluso los objetivos proclamados con respecto a Ucrania (desmilitarización y desnazificación) tenían y deben enmarcarse en este contexto.

Ciertamente, estos casi 27 meses de guerra han cambiado muchas cosas, si no en los objetivos, sí en la forma en que se pretendía alcanzarlos. Con respecto a Ucrania, está claro que dos objetivos son tan inevitables ahora como lo eran el 24 de febrero de 2022. La destrucción del potencial bélico de Ucrania –y, como corolario, la neutralidad del país y su no membresía en la OTAN– sigue siendo el primero. La certeza de no tener en Kiev un gobierno controlado por nacionalistas rusófobos -de los cuales los grupos nazis siempre han sido el alma oscura-  sigue siendo la segunda.

Lo que ciertamente ha cambiado es el panorama general. Si hace dos años Moscú no tenía objeciones a que Kiev se uniera a la Unión Europea, que seguía siendo un excelente socio comercial, está claro que ahora esta posibilidad (siempre suponiendo que la UE todavía quisiera hacerse cargo de un país devastado...) no tiene objeciones. No, ya no existe, pues Europa ha perdido su condición de tercero y ha entrado de lleno en el conflicto. Así como la relación con la OTAN necesariamente ha cambiado; Si antes de los ODM  el objetivo era alcanzar un acuerdo duradero y equilibrado sobre seguridad mutua en Europa, partiendo de una relación igualitaria y  amistosa , ahora las cosas son radicalmente diferentes, ya no hay confianza en la posibilidad de un acuerdo, sí, se necesita. Se da por sentado que la perspectiva es la de una larga temporada de conflictos y, en cualquier caso, de ahora en adelante las relaciones se basarán en equilibrios de poder.

Por lo tanto, si éste es el marco estratégico general en el que se desarrolla ahora el conflicto, la posición de Moscú -y sus movimientos en el terreno- son más claras.

El Kremlin probablemente espera cerrar la guerra militarmente entre finales de 2024 y principios de 2025, aunque ciertamente está preparado, en todos los aspectos, para continuar emprendiendola al menos hasta 2027-28.

En el mismo lapso de tiempo se producirá la transición entre la actual administración estadounidense y la próxima, que independientemente de quién sea el nuevo presidente seguramente marcará un cambio definitivo de ritmo estratégico para Estados Unidos. Lo que podría crear condiciones favorables para que la situación en el campo de batalla se refleje en el nivel de negociación.

A Moscú también le interesa avanzar hacia una conclusión de la guerra, antes de que algunos países europeos se dejen seducir por la idea de intervenir personalmente en el conflicto y alcancen las condiciones mínimas para hacerlo.

Por último , Putin acaba de ser reelegido para el que será su último mandato y ciertamente quiere terminarlo sin una guerra continua y, sobre todo, trabajando en la creación de una perspectiva estratégica de gran crecimiento para la sociedad rusa. .

Todo esto significa que la tarea asignada a las fuerzas armadas rusas, para esta nueva fase del conflicto [1], será acelerar la caída del régimen de Kiev, con el objetivo de desarticular la capacidad de combate de las AFU y la consiguiente capitulación.

Por tanto, la ofensiva iniciada en la región de Járkov debe leerse desde esta perspectiva. Aunque todavía estamos en la fase inicial de la maniobra y las que operan en el campo son principalmente unidades DRG, que  sondean  las defensas enemigas y preparan el terreno para el avance de las siguientes brigadas, los objetivos de este  segundo frente  son bastante evidente. En primer lugar, se trata de proteger la región fronteriza de Belgorod, que desde hace mucho tiempo es objeto de ataques ucranianos, tanto en forma de bombardeos como de incursiones de pequeñas unidades móviles. La necesidad de crear una  zona de amortiguamiento  (hay más de 340 kilómetros de  frontera directa  entre Ucrania y la Federación Rusa) es evidente desde hace algún tiempo y, en todo caso, desde este punto de vista, la iniciativa rusa llega tarde.

La captura de Járkov, capital de la provincia  del mismo nombre y ciudad de habla rusa, es sin duda otro objetivo táctico, pero la  razón  estratégica es aprovechar la mayor dificultad de las fuerzas armadas ucranianas: la escasez de personal militar (especialmente suficientemente capacitado). Con más de un sector del frente afectado por la acción dinámica de las fuerzas rusas, la escasez de reservas (y la dificultad de trasladarlas de uno a otro) es evidente que afectará significativamente a la capacidad de resistencia ucraniana en cada punto del frente. línea de batalla. Esto significa que las posibilidades de fracaso se multiplicarán. Los dirigentes de las AFU ya hablan abiertamente de la ciudad fortificada de Khasov Yar como si fuera irrelevante (aunque en realidad es muy importante para todo el sector de Donetsk), una señal de que, como ya fue el caso de Bakhmut y Avdeevka, se están preparando abandonarlo.

Y hay indicios de que los rusos se preparan para cruzar el Dnieper, probablemente en el sector de Kherson, y probablemente durante el verano, abriendo un nuevo frente ofensivo.

Dada la ahora abrumadora superioridad del fuego, la multiplicación de los puntos de presión ofensiva multiplica a su vez las posibilidades de fracasos importantes. Esto podría iniciar una reacción en cadena, asestando un golpe fatal a la moral de las (ya cansadas y descorazonadas) tropas ucranianas, lo que a su vez afectaría a todo el país.

Desde un punto de vista estratégico, se sabe que las fuerzas armadas rusas intentan evitar, en la medida de lo posible, el asalto frontal a las ciudades -ya que esto conlleva elevados costes en pérdidas humanas y destrucción-, prefiriendo en la medida de lo posible rodearlas, rodearlas y rodearlas. , y presionar a las fuerzas ucranianas para que se retiren. Es probable que hagan lo mismo en Kharkiv, Sumy (si deciden ir también en esa dirección) y Kherson.

A menos que sea necesario, es probable que no inviertan en Odessa, ya que existen demasiadas complicaciones políticas y logísticas para una operación de este tipo. Presumiblemente, si Moscú considera necesario liberar la ciudad [2], intentarán en la medida de lo posible lograrlo sin luchar, ya sea mediante el colapso de las defensas ucranianas o incluso en la mesa de negociaciones.

Lo que parece claro es que los próximos cuatro o cinco meses serán muy importantes y a las fuerzas armadas rusas se les confiará la tarea de impulsar aún más el equilibrio de poder, de tal manera que se determinen las perspectivas de una mesa de negociaciones. Que en cualquier caso, siendo realistas, no verá la luz antes del nuevo año. El paso fundamental, desde esta perspectiva, sigue siendo el de las elecciones presidenciales estadounidenses. Si un demócrata regresa a la Casa Blanca, es probable que la retirada del frente ucraniano sea más lenta y  más suave , y que vaya acompañada de una mayor presión sobre los europeos para que asuman la responsabilidad de apoyar a Kiev hasta el amargo final. Si, por el contrario, gana Trump, es más probable que ambas cosas sucedan de forma más rápida y  brutal .


Pero por ahora la palabra todavía está en discusión.


1 – Desde este punto de vista, será interesante ver, en los próximos días, cuáles serán los nombramientos presidenciales en el nuevo gobierno ruso, en particular el del Ministro de Defensa (y, en consecuencia, del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas). El probable reemplazo de Shoigu (y de Gerasimov) será un indicador importante, en innumerables aspectos, de la posición que Moscú pretende adoptar.
2 – Odessa es claramente una ciudad clave, en muchos aspectos. No sólo porque sigue siendo el último punto importante de acceso de Ucrania al mar, sino porque para la OTAN significa mantener un puerto en el Mar Negro, impidiendo que Rusia lo convierta -de facto- en un  lago ruso . Los británicos en particular son sensibles a este aspecto. Por lo tanto, la decisión sobre qué hacer con Odessa no puede ignorar este aspecto. Por otro lado, sería necesaria la liberación de la provincia  de Odessa si se quiere resolver el problema del enclave de Transnistria. El de Kaliningrado constituye ya un problema estratégico de no poca importancia para Moscú, y tener otro casi en el corazón de la OTAN no sería poca cosa. Pero sigue siendo una cuestión compleja, que debe tener en cuenta innumerables factores, y sólo el Kremlin sabe cómo piensa abordarlos.

* Gracias a Enrico Tomaselli y GIUBBE ROSSE NEWS y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://giubberossenews.it/2024/05/12/guerra-ucraina-atto-secondo/

 

ENRICO TOMASELLI
ENRICO TOMASELLI
GIUBBE ROSSE NEWS La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo los criterios de Uso Justo de la UE
 La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo los criterios de Uso Justo de la UE
mancheta mayo 24