Buscar
jueves, 30 de mayo de 2024 08:03h.

INTERNACIONAL QUE EL CONFLICTO IRANO-ISRAELÍ NO ECLIPSE EL GENOCIDIO EN CURSO DE GAZA

Medio Oriente: escalada alarmante - LA JORNADA

 

FR LJ

Francisco Morote, de Attac Canarias, señala este editorial de LA JORNADA y aporta el antetítulo

 

Medio Oriente: escalada alarmante

LA JORNADA

Irán lanzó cientos de drones, misiles balísticos y de crucero contra Israel en represalia por la masacre perpetrada el pasado 1º de abril, cuando Tel Aviv bombardeó la sección consular de la embajada de Teherán en Damasco y asesinó a 16 personas, entre ellas dos generales de alto rango. Hasta el cierre de esta edición, las fuerzas armadas israelíes habían afirmado que, con ayuda de Estados Unidos, interceptaron más de 200 de los dispositivos mencionados. Aseguraron que el ataque iraní sólo causó daños menores en una base militar del país, y únicamente se informó de una víctima: una niña que, al parecer, resultó herida por la metralla disparada para derribar un dron.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y otros dirigentes occidentales se apresuraron a condenar la ofensiva iraní, así como a ratificar su apoyo incondicional a Israel. En Washington, las reacciones oficiales estuvieron cargadas del histrionismo característico de la sociedad y la clase política estadunidense, con el despliegue coreográfico del mandatario interrumpiendo su descanso sabatino para volver a toda prisa a encabezar un cuarto de guerra con su gabinete y sus asesores militares. Tanto los gobernantes como los grandes medios de comunicación de Occidente resaltaron los tópicos de un Israel bajo fuego, víctima del odio y el belicismo de la república islámica. En este sentido, presentaron los actos de ayer como una agresión no provocada cuyo único móvil se encontraría en la arbitrariedad del régimen de los ayatolás.

Con todo, hay algo de cierto en la andanada de desinformación y propaganda difundida en las últimas horas: no existe ningún precedente de un ataque de esta escala de Irán hacia Israel. Pero esta afirmación no puede hacerse en sentido contrario: Tel Aviv tiene un largo historial de bombardeos de instalaciones iraníes y asesinatos de civiles y militares persas tanto dentro del territorio de Irán como en otros países, principalmente Siria y Líbano. Desde hace más de una década y de manera rutinaria, Israel lanza misiles contra todo tipo de objetivos sirios con el pretexto de que están vinculados con Irán, violación a la legalidad internacional que no merece ningún comentario por parte de quienes hoy condenan a la república islámica. Asimismo, Israel ha actuado en complicidad con Washington para sabotear el programa nuclear civil iraní, con acciones de terrorismo cibernético que han generado pérdidas de miles de millones de dólares, retrasado por años la adopción de la energía atómica por Teherán e impedido el desarrollo de su red eléctrica.

Está claro que el ataque –hasta donde se sabe, fallido– contra Israel se inscribe en el conflicto de baja intensidad que sendos estados mantienen desde hace décadas, y que la verdadera escalada no fue la respuesta de Irán, sino el bombardeo israelí contra una sede diplomática protegida por la soberanía siria y por la Convención de Viena. Sin embargo, puede tener el efecto de fortalecer al régimen de Benjamin Netanyahu y de revertir el desgaste autoinfligido por el político ultraderechista tras medio año del brutal genocidio conducido por las fuerzas armadas israelíes contra la población palestina en la franja de Gaza. Además del riesgo de desatar una verdadera guerra regional e incluso global, estas acciones podrían facilitar el exterminio del pueblo palestino al desviar la atención internacional y reavivar la victimización con que Israel justifica todas sus atrocidades contra la nación cuyos territorios usurpó hace más de 70 años.

* Gracias a LA JORNADA y a la colaboración de Francisco Morote, de Attac Canarias

LA JORNADA  Aparecido originalmente en LA JORNADA
 Aparecido originalmente en LA JORNADA

 

MANCHETA MARZ 24