Buscar
viernes, 09 de diciembre de 2022 20:48h.

Miguel Guerra: “Le digo sin problemas a Soria que es un caradura y un anticanario”

SB-Noticias.- El sociólogo Miguel Guerra, miembro del Consejo de Administración de Radio Televisión Canaria (RTVC), dijo en La Trapera de Radio San Borondón que es de un descaro vergonzoso que el ministro José Manuel Soria diga en los medios que no conoce a nadie que rechace las prospecciones porque nadie lo ha parado por la calle para decírselo: “Eso es de un cinismo intolerable”.

Miguel Guerra (Sociólogo): “Le digo sin problemas a Soria que es un caradura y un anticanario”    

“Estoy deseando encontrarme con Soria para decirle a la cara que soy uno de los miles de canarios que no queremos las prospecciones”, dijo

Audio de la entrevista 

SB-Noticias.- El sociólogo Miguel Guerra, miembro del Consejo de Administración de Radio Televisión Canaria (RTVC), dijo en La Trapera de Radio San Borondón que es de un descaro vergonzoso que el ministro José Manuel Soria diga en los medios que no conoce a nadie que rechace las prospecciones porque nadie lo ha parado por la calle para decírselo: “Eso es de un cinismo intolerable”.

“Estoy deseando de verdad encontrarme por la calle con José Manuel Soria, ministro de Industria, para decirle en su cara que soy uno de los miles de canarios que están preocupados porque alguien tome decisiones sin querer escuchar a las instituciones canarias (Gobierno regional, cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, el Parlamento), mucho menos a los ciudadanos, en este tema de las prospecciones, pero también en muchos otros”, dijo Guerra.

Desde su punto de vista, es incomprensible que Soria ningunee a los canarios que claramente le están diciendo que no quieren las prospecciones petrolíferas, pero es una falta de respeto que tenga el cinismo de decir públicamente que no ha encontrado a nadie por la calle que lo pare para echarle en cara que haya dado los permisos a Repsol o lo que es lo mismo “que no ha encontrado a ningún canario que esté preocupado por el futuro ante la amenaza que puede representar, desde el punto de vista medioambiental y del modelo de desarrollo, esas prospecciones”.

Afirma que Soria ignora al pueblo canario, que se ha pronunciado a través de sus instituciones para que se tomen iniciativas como la consulta popular, como ignora las diferentes protestas habidas en las islas, con muchos miles de ciudadanos en las calles, que rechazan no solo los sondeos de Repsol, sino el modelo basado en los combustibles fósiles que abandera el líder del PP en Canarias a través de su Ministerio.

Miguel Guerra critica el doble rasero del gobierno del PP y de Soria, pero también la conducta irresponsable de los populares canarios, porque si bien mantiene la postura intransigente de dejar a Repsol la realización de las prospecciones, debemos tener en cuenta que el PP de Baleares o Valencia se manifiestan con rotunda claridad en contra de las catas en el Mediterráneo: “Le digo sin problemas a Soria que es un caradura y un anticanario”.

Para el sociólogo, lo peor de Soria es que su deseo de venganza por no haber sido el presidente de Canarias le lleva a perder su propia perspectiva de canario, le lleva a desnaturalizarse de su propia tierra, le lleva a hipotecar el futuro de su pueblo: “Tiene mucha jeta cuando dice que nadie le para por la calle y que por eso sabe que es un tema que no le interesa a nadie”.

Afirma que Soria es un político que se quedó en otra época pasada porque su apuesta decidida es por las energías fósiles que son cuestiones del pasado, cuando la apuesta debería ser por las energías limpias y alternativas, que en Canarias tienen especial relevancia si se explotaran.