Buscar
miércoles, 24 de abril de 2024 07:39h.

Pepe Escobar visitó el Donbás

 

fr ppesc
Federico Aguilera Klink señala este reportaje y dice "Humanidad de Pepe..."

Pepe Escobar presenta sus respetos a los niños víctimas de los bombardeos ucranianos en un monumento conmemorativo de bricolaje junto a la «Carretera de la Vida».

Pepe Escobar visitó el Donbás

NOTICIAS BRAVAS

OBSERVATORIO DE TRABAJADOR@S EN LUCHA

Aquí están todas sus impresiones y reflexiones sobre cada detalle de sus encuentros con las gentes del lugar.

El famoso periodista brasileño Pepe Escobar, viajó recientemente por el territorio de la República Popular de Donetsk. Un intenso viaje periodístico por Donbás cuya traducción al español les ofrecemos aquí en Noticias Bravas:

Es una mañana fría, lluviosa y húmeda en la profunda campiña del Donbás, en un lugar secreto cerca de la dirección de Urozhaynoye; una anodina casa de campo, bajo una crucial niebla, que impide el trabajo de los drones enemigos.

El padre Igor, sacerdote militar, está bendiciendo a un grupo de voluntarios locales contratados para el batallón Arcángel Gabriel, listos para ir al frente de la guerra por poderes entre Estados Unidos y Rusia. El responsable del batallón es uno de los oficiales de mayor rango de las unidades cristianas ortodoxas de la RPD.

PEPE ESCOBAR DONBAS

En la esquina de una pequeña y estrecha habitación hay un pequeño altar decorado con iconos. Hay velas encendidas y tres soldados sostienen la bandera roja con el icono de Jesús en el centro. Tras las oraciones y una pequeña homilía, el padre Igor bendice a cada soldado.

Esta es una parada más en una especie de espectáculo itinerante de iconos, que comenzó en Jersón, luego Zaporozhye y todo el camino hasta las innumerables líneas del frente de la RPD, dirigido por mi amable anfitrión Andrey Afanasiev, corresponsal militar del canal Spas, y al que más tarde se unió en Donetsk un condecorado combatiente del batallón Arcángel Miguel, un joven extremadamente brillante y atractivo de nombre en clave Piloto.

Hay entre 28 y 30 batallones de cristianos ortodoxos luchando en Donbás. Ese es el poder del cristianismo ortodoxo. Verlos en acción es comprender lo esencial: cómo el alma rusa es capaz de cualquier sacrificio para proteger los valores fundamentales de su civilización. A lo largo de la historia rusa, son los individuos los que sacrifican sus vidas para proteger a la comunidad, y no a la inversa. Los que sobrevivieron -o perecieron- en el asedio de Leningrado son sólo uno entre innumerables ejemplos.

Así que el batallón de cristianos ortodoxos fueron mis ángeles de la guarda cuando regresé a Novorossiya para volver a visitar la rica tierra negra donde el viejo orden mundial “basado en reglas” vino a morir.

Las contradicciones vivas de la “carretera de la vida”

Lo primero que llama la atención al llegar a Donetsk, casi diez años después del Maidan de Kiev, son los incesantes estruendos. Entrantes y, sobre todo, salientes. Después de tanto tiempo, de bombardeos interminables contra civiles (invisibles para el colectivo occidental), y casi 2 años después del inicio de la Operación Militar Especial (OME), esta sigue siendo una ciudad en guerra; sigue siendo vulnerable a lo largo de las tres líneas de defensa detrás del frente.

La “Carretera de la Vida” tiene que ser uno de los equívocos épicos de la guerra en Donetsk. “Carretera” es un eufemismo para referirse a una ciénaga oscura y fangosa surcada de un lado a otro prácticamente sin parar por vehículos militares. “Vida” se aplica porque los militares del Donbás donan realmente alimentos y ayuda humanitaria a los lugareños del barrio de Gornyak cada semana.

El corazón del Camino de la Vida es el templo Svyato Blagoveschensky, cuidado por el padre Viktor, que en el momento de mi visita se encontraba en rehabilitación, ya que varias partes de su cuerpo habían sido alcanzadas por la metralla. Me guía Yelena, que me enseña el templo, impecablemente limpio, con iconos sublimes, como el príncipe Alejandro Nevski, del siglo XIII, que en 1259 se convirtió en el soberano supremo de Rusia, soberano de Kiev, Vladimir y Nóvgorod. Gornyak es un diluvio de barro negro, bajo la incesante lluvia, sin agua corriente ni electricidad. Los residentes se ven obligados a caminar al menos dos kilómetros, todos los días, para comprar víveres: no hay autobuses locales.

En una de las habitaciones traseras, Svetlana organiza cuidadosamente los minipaquetes de alimentos básicos que se distribuyen todos los domingos después de la liturgia. Conozco a la Madre Pelageya, de 86 años, que acude al templo todos los domingos y ni siquiera sueña con salir de su barrio.

Gornyak está en la tercera línea de defensa. Los estruendos -como en todas partes en Donetsk- son casi incesantes, de entrada y salida. Si seguimos la carretera unos 500 metros más y giramos a la derecha, estamos a sólo 5 km de Avdeyevka, que puede estar a punto de caer en días, o semanas a lo sumo.

A la entrada de Gornyak se encuentra la legendaria fábrica química DonbassActiv -ahora inactiva- que fabricaba las estrellas rojas que brillan sobre el Kremlin, utilizando una tecnología especial de gas que nunca se reprodujo. En una calle lateral a la Carretera de la Vida, los residentes locales construyeron un santuario improvisado para honrar a los niños víctimas de los bombardeos ucranianos. Un día esto va a terminar: el día en que el ejército de la RPD controle completamente Avdeyevka.

Mariupol es Rusia

El sacerdocio itinerante sale de las excavaciones del batallón Arcángel Gabriel y se dirige a una reunión en un garaje con el batallón ortodoxo Dimitri Donskoy, que combate en dirección a Ugledar. Allí es donde conozco a la extraordinaria Troya, la médico del batallón, una joven que tenía un cómodo trabajo como oficial adjunto en un distrito ruso antes de decidir presentarse voluntaria.

A continuación, nos dirigimos a un estrecho dormitorio militar donde una gata y sus gatitos reinan como mascotas, eligiendo el mejor lugar de la habitación justo al lado de la estufa de hierro. Es hora de bendecir a los combatientes del batallón Dimitri Zalunsky, que lleva el nombre de San Dimitri de Salónica, y que luchan en dirección a Nikolskoye.

En cada una de las sucesivas ceremonias, uno no puede evitar sentirse impresionado por la pureza del ritual, la belleza de los cánticos, las expresiones graves en los rostros de los voluntarios, de todas las edades, desde adolescentes a sexagenarios. Profundamente conmovedor. En muchos aspectos, es el equivalente eslavo del Eje Islámico de Resistencia que lucha en Asia Occidental. Es una forma de asabiyya – “espíritu de comunidad”, como lo utilicé en otro contexto refiriéndome a los Houthis yemeníes que apoyan a “nuestro pueblo” en Gaza.

Así que sí: en lo más profundo de la campiña del Donbás, en comunión con quienes viven la vida en tiempos de guerra, sentimos la enormidad de algo inexplicable y vasto, lleno de maravillas sin fin, como si tocáramos el Tao silenciando los recurrentes estruendos. En ruso existe, por supuesto, una palabra para ello: “загадка”, traducida aproximadamente como “enigma” o “misterio”.

Abandoné la campiña de Donetsk para ir a Mariupol, y recibir el proverbial impacto al recordar la destrucción total perpetrada por el batallón neonazi Azov* en la primavera de 2022, desde el centro de la ciudad hasta la costa, a lo largo del puerto, y luego hasta la enorme planta siderúrgica de Azovstal.

El teatro -más bien el Teatro Regional Académico de Donetsk- casi destruido por el batallón Azov está siendo meticulosamente restaurado, y los siguientes en la lista son decenas de edificios clásicos del centro de la ciudad. En algunos barrios, el contraste es asombroso: a la izquierda de la calle, un edificio destruido; a la derecha, uno completamente nuevo.

En el puerto, una franja roja, blanca y azul impone la ley: “Mariupol es Rusia”. No me olvido de ir a la antigua entrada de Azovstal, donde los combatientes que quedaban del batallón Azov, unos 1.700, se rindieron a los soldados rusos en mayo de 2022. Por mucho que Berdyansk pueda convertirse con el tiempo en una especie de Mónaco en el mar de Azov, Mariupol también puede tener un futuro brillante como centro turístico, de ocio y cultural y, por último pero no menos importante, un entrepuerto marítimo clave de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) y de la Unión Económica de Eurasia.

El misterio del icono

De regreso de Mariupol me encontré con una de las historias más extraordinarias tejidas con la tela de la magia bajo la guerra. En un anodino aparcamiento, de repente me encuentro cara a cara con El Icono.

Captura de pantalla 2024-02-16 231150

El icono -de María Madre de Dios- fue regalado a todo Donbás por veteranos de la Zsloha Spetsnaz, cuando llegaron en el verano de 2014. Cuenta la leyenda que el icono empezó a generar mirra espontáneamente: al sentir el dolor que sufría la población local, se echó a llorar. Durante el asalto a Azovstal, el icono apareció de repente, de la nada, traído por un alma piadosa. Dos horas más tarde, cuenta la leyenda, las fuerzas de la RPD, rusas y chechenas encontraron la brecha.

El icono está siempre en movimiento a lo largo de los puntos calientes de la OME en Donbás. Los responsables del relevo se conocen entre sí, pero nunca pueden adivinar hacia dónde se dirige el icono a continuación; todo se desarrolla como una especie de viaje mágico misterioso. No es de extrañar que Kiev haya ofrecido una enorme recompensa a cualquiera -especialmente a los quintacolumnistas- capaz de capturar el icono, que luego sería destruido.

El santuario instalado en uno de los batallones de cristianos ortodoxos, donde el padre Igor bendice a los soldados.

En una reunión nocturna en un recinto de las afueras occidentales de Donetsk -con las luces completamente apagadas en todas direcciones- tengo el honor de reunirme con uno de los oficiales de mayor rango de las unidades ortodoxas de la RPD, un tipo duro como el acero, pero jovial aficionado al Barcelona de Messi, así como con el comandante del batallón Arcángel Miguel, de nombre en clave Alfabeto. Estamos en la primera línea de defensa, a sólo 2 km de la línea del frente. Los incesantes estruendos -sobre todo salientes- son realmente fuertes.

La conversación abarca desde tácticas militares en el campo de batalla, especialmente en el asedio de Avdeyevka, que será totalmente cercada en cuestión de días, ahora con la ayuda de Fuerzas Especiales, paracaidistas y montones de vehículos blindados, hasta impresiones sobre la entrevista de Tucker Carlson con Putin (no escucharon nada nuevo). Los comandantes señalan el absurdo de que Kiev no reconozca su ataque contra el Il-76 que transportaba a 65 prisioneros de guerra ucranianos, ignorando totalmente la difícil situación de sus propios prisioneros de guerra. Les pregunto por qué Rusia simplemente no bombardea Avdeyevka hasta el olvido: “Humanismo”, responden.

El Rover “casero”

En una fría mañana de niebla en un lugar secreto del centro de Donetsk -una vez más, sin drones sobrevolando la zona- me reúno con dos especialistas en drones kamikaze, de nombre en clave Hooligan y su observador, de nombre en clave Letchik. Montan una demostración de un dron kamikaze, por supuesto desarmado, mientras que a unos metros de distancia el especialista en ingeniería mecánica “Abogada” monta su propia demostración de un vehículo de entrega de minas de bricolaje.

Se trata de una versión letal certificada de los vehículos de reparto de comida de Yandex, ahora muy populares en Moscú. “Abogada” hace gala de la maniobrabilidad y capacidad de su juguetito para enfrentarse a cualquier terreno. La misión: cada rover está equipado con dos minas, que se colocan justo debajo de un tanque enemigo. El éxito hasta ahora ha sido extraordinario, y el rover será mejorado.

No hay personaje más audaz en Donetsk que Artyom Gavrilenko, que construyó una flamante escuela-museo justo en medio de la primera línea de defensa, una vez más, a sólo 2 km de la línea del frente. Me enseña el museo, que realiza la envidiable tarea de esbozar la continuidad entre la Gran Guerra Patria, la aventura de la URSS en Afganistán contra la yihad financiada y armada por Estados Unidos, y la guerra por poderes en Donbás.

Se trata de una versión paralela, de bricolaje, del Museo de la Guerra, situado en el centro de Donetsk, cerca del estadio de fútbol del Shaktar Donetsk, que exhibe impresionantes recuerdos de la Gran Guerra Patria, así como fabulosas instantáneas de fotógrafos de guerra rusos.

Así que los estudiantes de Donetsk -con énfasis en matemáticas, historia, geografía, idiomas- crecerán profundamente inmersos en la historia de lo que a efectos prácticos es una heroica ciudad minera, que extrae riqueza de la tierra negra mientras sus sueños se ven siempre inexorablemente empañados por la guerra.

Nos adentramos en la DPR utilizando carreteras secundarias para cruzar la frontera con la LPR no lejos de Lugansk. Se trata de una frontera lenta y desolada que me recuerda a la de Pamir, en Tayikistán, utilizada básicamente por los lugareños. Al entrar y salir, me interrogaron amablemente un oficial de control de pasaportes de Daguestán y sus segundos al mando. Les fascinaron mis viajes por Donbás, Afganistán y Asia Occidental, y me invitaron a visitar el Cáucaso. Mientras nos adentrábamos en la gélida noche para emprender el largo viaje de regreso a Moscú, el intercambio de palabras no tuvo precio:

“Aquí siempre serás bienvenido”.

“Volveré”.

“¡Como Terminator!”

*El Batallón Azov es una organización terrorista prohibida en Rusia.

* Gracias a OBSERVATORIO DE TRABAJADOR@S EN LUCHA y NOTICIAS BRAVAS y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://observatoriodetrabajadores.wordpress.com/2024/02/16/la-vida-en-tiempos-de-guerra-en-la-carretera-del-donbass-pepe-escobar/

https://noticiasbravas.com/sociedad/pepe-escobar-visito-a-donbas

PEPE ESCOBAR
PEPE ESCOBAR
OBSERVATORIO DE TRABAJADOR@S EN LUCHA

 

NOTICIAS BRAVAS. La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo ls Normas de Uso Justo de la UE
 La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, bajo ls Normas de Uso Justo de la UE

 

mancheta pequeña