Buscar
miércoles, 22 de mayo de 2024 18:40h.

El PSOE como fertilizante del crecimiento de PPVOX  - por Federico Aguilera Klink (02 de junio 2022) / Recuperar nuestro país [Cada cual el suyo] - por Chris Hedges / Recordatorio de la anticipación, comentan Federico Aguilera Klink y Chema Tante

fr fak ch t
Federico Aguilera Klink, en mayo del 2023, recuperaba un artículo suyo de un año antes y otro más reciente de Chris Hedges, y él y yo, Chema Tante, lo comentámos, no solamente para demostrar que lo del 28M se veía venir, sino que la solución tienen que estar acorde con la magnitud del problema. Y ahora pensamos que sigue vigente, ante la alevosa campaña, un golpe de estado en toda regla, montada por jueces, medios mercenarios, organizaciones la mentira y partidos políticos, toda una coalición del fanatismo a la conquista del poder por los medios que sean. Porque consideran que cada día que no gobiernan, son millones de euros los que pierden. Y lo decimos de nuevo. Lo de PPVOX, MANOS LIMPIAS, HAZTE OIR, los jueces y los medios facinerosos no tiene justificación, pero sí tiene un aliado inmejorable: la connivencia desde el gobierno con estas prácticas. En 2023, cuando las víctimas eran otras, lo denunciábamos y decíamos que el triunfo de la derecha se debía a la obediencia a los poderes económicos. Que se sepa. Entonces, las elecciones las ganó la derecha y si no hubiera pasado en Cataluña lo que pasó en 2017, La Moncloa estaria hoy ocupada por la derecha. Será interesante ver si ahora que las carnes psoeístas están probando los rigores que permitieron que sufrieran otros, Sánchez, Yolanda y compañía se enteran de una vez. En el estado español gana la derecha por culpa de quienes dicen ser de izquierdas y actúan como si no lo fueran.

Recordatorio de la anticipación, comentan Federico Aguilera Klink y Chema Tante (30 de mayo de 2023)

FEDERICO AGUILERA KLINK CHEMA TANTE
FEDERICO AGUILERA KLINK CHEMA TANTE

Quizás no esté mal publicar este "recordatorio anticipado" de lo que venía, el pronóstico que se exponía en este artículo de hace justamente un año, en junio de 2022... Una advertencia de lo que se estaba comprobando bastante tiempo antes, que las políticas neoliberales que aplicaba el PSOE, bajo la mirada complaciente de UP, y que han aliviado muy poco o nada el sufrimiento social y la injusticia económica y fiscal, estaban poniendo la mesa para el banquete que, efectivamente, han disfrutado el PPVOX.  Lo acaba de decir el Pepe Mujica. Lo venimos diciendo hace mucho tiempo quienes no somos doctores en Políticas, pero sí tenemos abiertos los ojos y el cerebro en funcionamiento y sabemos leer la historia: cuando los partidos sedicentes de izquierda no protegen a los pobres, pero favorecen a los ricos, la gente busca las soluciones en la derecha. Ahí está, sobre todo, otra prueba más, la abstención, como indicador de que la mitad de la gente no espera ya nada de nadie...

Esto es lo que deberían asumir la tropa psoeísta y de Unidas Podemos que ahora muestra su asombro porque, dicen, la gente no ha entendido "su trabajo riguroso" y los "avances conseguidos". Lo cierto es que la gente no puede comprender que se niegue el IMV o las ayudas por dependencia a personas que les corresponde, no puede tolerar que se mantengan los salarios y las pensiones en niveles de miseria mientras la inflación sube espantosamente. . Las políticas sociales llevadas a cabo no han "llegado", han dejado a mucha gente en el camino... vivienda, fondos buitres-banca, reforma fiscal inexistente, sanidad y educación bajo mínimos, administración de Justicia en rebeldía,  agroganadería abandonada, con macrogranjas y explotaciones agroindustriales que están aniquilando la propia habitabilidad del territorio, fraude de la transición ecológica-energética, los favores a organizaciones religiosas por parte del gobierno de un estado aconfesional, más la guinda de la traición al pueblo saharui y el alineamiento con agresiones belicistas del Imperio USA OTAN... Claro que con la derecha todo será peor, pero eso la gente no lo sabe, la memoria colectiva es débil. La única manera de evitar el avance electoral de la derecha es que la izquierda cumpla con su deber y con su ideología.

Si se añade la campaña de mentiras y de propaganda feroz contra el "gobierno" por parte de PPVOX, más los miedos del propio PSOE, que lo han llevado a  trabajar contra sus "socios" de "gobierno"; si se añade el ·divide y vencerás" dentro de la "izquierda"; con las misteriosas maniobras de Yolanda Díaz, más la desconfianza, razonablemente comprensible, de personas como Alberto Rodríguez , este desastre no debería sorprender a nadie. El resultado estaba cantado...

Es legítimo proyectar a la realidad del estado español lo que  expresa de manera inmejorable, referido a su país, Chris Hedges en un espléndido artículo también publicado en La casa de mi tía:

 

: "Las políticas de la diversidad se han convertido en artilugios publicitarios, de marcas. El ex presidente estadounidense Barack Obama no hizo nada para mitigar la desigualdad social y la locura imperial. La política de identidad y la diversidad ocupan a los liberales y educados con un activismo boutique a expensas de abordar las injusticias sistémicas o el flagelo de la guerra permanente.

Los  que tienen  regañan a los  que no tienen  por sus malos modales, racismo, insensibilidad lingüística y estridencias, mientras ignoran las causas fundamentales de su angustia económica o la desesperación suicida que se apodera de gran parte del país.

"https://www.lacasademitia.es/articulo/firmas/recuperar-nuestro-pais-chris-hedges/20230407084253137392.html

En suma, el país está perdido, los negocios en auge.....y ya veremos a dónde nos lleva seguir apoyando a los nazis europeos y ucranianos.

Mientras tanto, como dice Hedges:

¿En qué momento una población asediada que vive cerca o por debajo de la línea de pobreza se levanta en protesta?

¿En qué momento emprenderá una resistencia civil sostenida para romper el dominio absoluto de la élite del poder?

¿En qué momento la gente estará dispuesta a aceptar el riesgo de arresto, prisión o algo peor? 

 

---------------------

 

El PSOE como fertilizante del crecimiento de PPVOX  - por Federico Aguilera Klink (02 de junio 2022)

 

 

CÉSAR RODRÍGUEZ PLACERES
CÉSAR RODRÍGUEZ PLACERES

Hace unas semanas me entrevistó César Rodríguez Placeres en Radio San Borondón. Me comprometí a transcribir el audio y pasarlo a texto, contando con uno de los programas gratuitos que hay en internet, pero no fue posible pues me fallaban los programas.

Intenté hacerlo manualmente pero vi que pasar toda la entrevista a texto me iba a llevar mucho tiempo y, además, cuando apagaba el ordenador, el podcast volvía al comienzo y no podía volver directamente al punto en el que lo había dejado.

Decidí hacer un resumen de las principales cuestiones que recordaba, tratando de no alargar demasiado el texto y, claro, se quedaron importantes cuestiones fuera que algún oyente me ha recordado por lo que las trato ahora.

En un momento de la entrevista, César me pregunta por Trump, que parece que va a ser el próximo presidente de EEUU, y sus posibles implicaciones fascistoides. Mi respuesta va como sigue.

TRUMP
TRUMP

 

 

 

CAITLIN JOHNSTONE

Trump da miedo y sus republicanos también pero no se puede olvidar que quien lleva manejando la máquina de matar (Caitlin Johnstone) desde hace tiempo es Biden que, a su vez, apoya, financia, entrena y arma a los nazis de Zelensky, además de boicotear la Carta de París de 1990, los Acuerdos de Minsk, para conseguir que Rusia entre en la guerra, boicoteando las conversaciones de paz e impidiendo otra opción que no sea más guerra y más “sanciones” contra Rusia, que perjudican fundamentalmente a la UE y refuerzan a Rusia, con el apoyo chihuahua de Boris Johnson.

 

CHRIS HEDGES
CHRIS HEDGES

 

Así es que sí, Trump es un peligro potencial, al que Chris Hedges llama el fascismo cristiano, pero Biden es un peligro realmente existente, al que Chris Hedges llama el mejor fertilizante de ese fascismo cristiano, por su comportamiento hipócrita y su doblez. Lo estamos viendo con la guerra de Ucrania por lo que a Biden y los “demócratas” podríamos llamarles  fascismo laico. No nos engañemos, son dos tipos de fascismo similares. A los dos les trae sin cuidado la democracia y “gobiernan” para los que mandan de verdad, lo que Ray McGovern llama el MICIMATT

 

MICIMATT

MICIMATT

 

 

https://consortiumnews.com/2020/05/08/ray-mcgovern-once-we-were-allies-then-came-micimatt/

mientras engañan a la gente y los atontan con propaganda e incluso con la creación de una “Oficina de desinformación”.

RAY MCGOVERN
RAY MCGOVERN

https://scheerpost.com/2022/05/11/john-kiriakou-bidens-orwellian-disinformation-governance-board-and-other-assaults-on-free-press/

Que ahora parece que se ha ralentizado ante las protestas habidas y la dimisión de la persona “experta en desinformación”, Nina Jankowicz, que iba a dirigir dicha oficina.

https://scheerpost.com/2022/05/18/dhs-disinformation-board-put-on-pause-after-backlash/

Todo esto encaja perfectamente en lo que William Blum califica como el programa de la “mafia imperial”, que describe en relación con el ataque a Irak.

https://williamblum.org/essays/read/what-do-the-imperial-mafia-really-want

WILLIAM BLUM
WILLIAM BLUM

 

¿Y qué pasa en Europa? ¿Todavía podemos seguir creyendo que el problema es PPVOX, Le Pen u Orban? ¿Quién les da vida? ¿Cuál es el fertilizante que los abona y los hace crecer? ¿Realmente son iguales? En mi opinión, el fertilizante es, fundamentalmente, la política hipócrita y asocial de la UE y de los “gobiernos” europeos que, para colmo, quieren hacer pasar por la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos.

En España, el papel del PSOE como fertilizante de PPVOX me parece muy claro. Por ejemplo. Hace unos meses, Meritxell Batet, presidenta del Parlamento español, expulsó del Congreso al Diputado de Podemos Alberto Rodríguez “en virtud de una resolución de la presidenta, Meritxell Batet, huérfana de argumentos jurídicos y constitucionales”, según José Antonio Martin Pallin, Magistrado Emérito del Tribunal Supremo.

MERITXELL BATET ALBERTO RODRÍGUEZ

MERITXELL BATET ALBERTO RODRÍGUEZ

https://ctxt.es/es/20220101/Firmas/38383/Jose-Antonio-Martin-Pallin-Congreso-Alberto-Rodriguez-TC-Meritxell-Batet.htm

JOSÉ ANTONIO MARTÍN PALLÍN
JOSÉ ANTONIO MARTÍN PALLÍN

 

La expulsión está recurrida en el Tribunal Constitucional así es que ya veremos cómo acaba. Pero el hecho, en sí mismo, es un indicador muy claro. Por si esa expulsión no sirve de indicador de bajísimo respeto por la democracia, unos meses después comparece en el Congreso, imagino que invitado por su Presidenta Meritxell Batet, Zelensky, el presidente de Ucrania, que apoya batallones nazis, como señalé más arriba. Por si hay dudas sobre su apoyo a los nazis, días después comparece el propio Zelensky en el Parlamento Griego, on line, acompañado de un soldado ucraniano de origen griego que pertenece al batallón nazi Azov.

ZELENSKY NAZI AZOV

 

https://www.huffingtonpost.es/entry/zelenski-desata-la-polemica-en-el-parlamento-griego-tras-ceder-la-palabra-a-un-neonazi-del-batallon-de-azov_es_624f07fde4b0e44de9ccb0d0

En otras palabras, la presidenta del Congreso español expulsa a un diputado de Podemos e invita a un nazi. ¡Buen fertilizante para PPVOX!

Y en Europa la situación es similar, Zelensky ha hecho una gira on line por varios parlamentos, incluido el Parlamento Europeo que apoyó su ingreso en la UE,

https://elpais.com/internacional/2022-03-01/zelenski-logra-el-apoyo-del-parlamento-europeo-para-el-ingreso-de-ucrania-en-la-ue.html

es decir, que apoyó a los nazis (que ya están dentro pues Alemania nunca se desnazificó y la OTAN y la banca hicieron el resto). Por otro lado, los países europeos, obedeciendo a la OTAN, siguen armando y financiando al ejército ucraniano, plagado de nazis, pero lo que se nos dice es que el problema de la ultraderecha está en Le Pen, VOX y Orban, entre otros, que parece que no defienden a los nazis ni tampoco a la democracia, vamos, igual que el resto de los países europeos y que la UE.

Otro ejemplo español. Los miembros del PSOE responden en el Congreso a las interpelaciones bronquistas de PPVOX pero, en la práctica, toman decisiones y defienden “hechos” que no son ni sociales ni progresistas, habitualmente. Rechazan Comisiones de investigación sobre cloacas; apoyan que la Sareb pase a los fondos buitre; se ríen del rechazo a las macrogranjas y no apoyan a la agricultura ecológica; culpan a Putin de la subida de la energía, de la inflación y de la falta de fertilizantes y grano (debe ser el guión de la UE escrito por Washington) para que la gente se enfade con Putin-Rusia, …etc. La lista es interminable y falsa, en su conjunto pero al gobierno, o a parte de él, le viene muy bien la guerra, enviando además armas a Ucrania, para no enfrentarse de manera progresista a los problemas reales y hacer creer que viene el lobo de PPVOX.

https://www.elindependiente.com/espana/2022/03/09/sanchez-los-precios-de-la-energia-son-responsabilidad-de-la-guerra-de-putin/

SÁNCHEZ EN EL CONGRESO FALTANDO A LA VERDAD

SÁNCHEZ EN EL CONGRESO FALTANDO A LA VERDAD

Y, en realidad, lo único que está consiguiendo este PSOE, gracias a su falsedad, a su hipocresía y a estar sometido a la banca, la CEOE y las grandes corporaciones es impulsar cada vez más a PPVOX. Esta fertilización lamentablemente está haciendo madurar el fruto. La única manera de evitar que ese fruto madure consiste en dejar de fertilizarlo, es decir, en tomar medidas sociales y económicas progresistas y en echar del gobierno a los comerciales de la banca y compañía. Pero el PSOE no va a hacer eso. Al contrario, su deseo es echar a Unidas Podemos. El deseo de las corporaciones, también, por eso apoyan, también, a PPVOX. El PSOE les parece tibio.

En resumen, tenemos un fascismo “cristiano”, al que la Iglesia le importa un pito, pero juega a que sí le importa, por lo que la financia y le concede privilegios, y un fascismo “laico”, que juega a esa laicidad, pero sometido a la Iglesia a la que financia. Ambos desprecian y atacan a Unidas Podemos que, desde mi punto de vista y con todos sus errores es la única opción razonablemente democrática, por eso la atacan y desprecian. Como decía aquel, obras son amores y no buenas razones. Y como decía el otro, por sus obras los conoceréis. Eso si la manipulación y la propaganda no lo impiden.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Federico Aguilera Klink

FEDERICO AGUILERA KLINK RESEÑA

 

CADA CUAL, EL SUYO

Recuperar nuestro país - por Chris Hedges

 

fr c h

Federico Aguilera Klink recomienda este artículo, diciendo que es un "auténtico regalazo". Y yo, Chema Tante, que me uno al criterio, vuelvo a recordar que todo esto que dicen las intrépidas voces desde USA es absolutamente proyectable a las marcas de Imperio, muy especialmente al estado español

“¿En qué momento una población asediada que vive cerca o por debajo de la línea de pobreza se levanta en protesta?” De la  charla del autor el 4 de abril en la Convención Nacional Independiente en Austin, Texas.

 

MR FISH

 

Los Estados Unidos están pasando por la guerra de clases más cruel de su historia. La desigualdad social ha  alcanzado  sus niveles más extremos de disparidad  en más de  200 años,  superando  la codicia rapaz de la era de los barones ladrones.

Los poderes legislativo, ejecutivo y judicial del gobierno, junto con los medios de comunicación y las universidades, han sido tomados por una  pequeña camarilla  de multimillonarios y corporaciones que aprueban leyes y legislaciones que consolidan su poder y obscena riqueza a expensas de la gente.

Los estadounidenses son víctimas del sacrificio, ya sea de izquierda o de derecha, indefensos ante esta encarnación moderna del ídolo bíblico Moloch.

En 1928, el 1 por ciento superior  poseía  alrededor del 24 por ciento de los ingresos de la nación, un porcentaje que disminuyó constantemente hasta 1973. A principios de la década de 1970, el ataque de la oligarquía contra los trabajadores se aceleró en respuesta al surgimiento de movimientos populares de masas en la década de 1960.

La clase multimillonaria y las corporaciones invirtieron miles de millones en los partidos políticos, la academia, los grupos de expertos y los medios de comunicación. Los críticos del capitalismo tuvieron dificultades para encontrar una plataforma, incluso en la radiodifusión pública.

Quienes cantaban al ritmo de los multimillonarios recibían becas, contratos de libros, cátedras titulares, premios y megáfonos permanentes en la prensa comercial. Los salarios se estancaron. La desigualdad de ingresos  creció  hasta proporciones monstruosas. Las tasas de impuestos para las corporaciones y los ricos se  redujeron  hasta que culminó en un boicot fiscal virtual. 

Hoy, el 10 por ciento superior de las personas más ricas de los Estados Unidos  posee  casi el 70 por ciento de la riqueza total del país. El 1 por ciento superior  controla  el 32 por ciento de la riqueza. El 50 por ciento inferior de la población estadounidense  posee  el 3 por ciento de toda la riqueza estadounidense. 

Estos oligarcas gobernantes tienen a los estadounidenses, sin mencionar el mundo natural, en un abrazo mortal. Han movilizado los órganos de seguridad del Estado, militarizado la policía, construido el sistema penitenciario más grande del mundo y deformado los tribunales para criminalizar la pobreza.

Los estadounidenses son la población más espiada, observada, fotografiada y monitoreada en la historia de la humanidad, y cubrí el estado de la Stasi en Alemania Oriental. Cuando el estado corporativo te observa las 24 horas del día, no puedes usar la palabra libertad. Esta es la relación entre un amo y un esclavo.

“Estos oligarcas gobernantes tienen a los estadounidenses, sin mencionar el mundo natural, en un abrazo mortal”.

Los oligarcas han comprado intelectuales y artistas para servir a intereses comerciales.

La maquinaria del dominio corporativo la llevan a cabo los universitarios, aquellos que llegan a la cima de la academia, como el economista Larry Summers, quien  impulsó  la desregulación de Wall Street bajo la presidencia de Bill Clinton, o el politólogo Samuel Huntington, quien  advirtió  que países como EE. UU. y el Reino Unido sufrían de un “exceso de democracia”: los que administran las firmas financieras y las superestructuras corporativas, los que proporcionan los jingles, la publicidad, las marcas y la propaganda política en las firmas de relaciones públicas, y los que trabajan en la prensa como taquígrafos al poder y los de la industria del entretenimiento que nos llenan la cabeza de fantasías.  

Creando parias 

Es una de las grandes ironías que el estado corporativo necesita las habilidades de los educados, intelectuales y artistas para mantener el poder, pero en el momento en que cualquiera comienza a pensar de forma independiente, es silenciado.

El implacable asalto a la cultura, el periodismo, la educación, las artes y el pensamiento crítico ha dejado marginados a aquellos que hablan el lenguaje de la guerra de clases, Cassandras frenéticas que son vistas como un poco trastornadas y deprimentemente apocalípticas. Aquellos que tienen el coraje de arrojar luz sobre el funcionamiento interno de la maquinaria, como Noam Chomsky, son convertidos en parias o, como Julian Assange, perseguidos implacablemente.

La cultura es vital para la democracia. Es radical y transformador. Expresa lo que yace en lo más profundo de nosotros. Da palabras a nuestra realidad. Valida los hechos de nuestras vidas. Nos hace sentir tanto como ver. Nos permite empatizar con aquellos que son diferentes u oprimidos. Revela lo que sucede a nuestro alrededor. Honra el misterio.

“El papel preciso del artista, entonces, es iluminar esa oscuridad, abrir caminos a través del vasto bosque”, escribe James Baldwin, “para que, en todo lo que hagamos, no perdamos de vista su propósito, que es, después de todo, para hacer del mundo una morada más humana”.

“En última instancia, el artista y el revolucionario funcionan como funcionan, y pagan las cuotas que deben pagar porque ambos están poseídos por una visión, y no siguen esta visión sino que se ven impulsados ​​por ella”, escribe Baldwin. .

11 de febrero de 2018: Michael Lindley, veterano y activista por la paz, coloca cruces en la playa como recordatorio de las vidas perdidas en la guerra. (Lorie Shaull, Flickr)

La premisa central de la cultura de masas es que el capitalismo es el motor inexpugnable del progreso humano, incluso cuando los capitalistas globales han bombeado  casi  un 37 por ciento más de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera desde la primera Convención sobre el Cambio Climático en 1992.

Hable de valores y necesidades, hable de sistemas morales y significado, desafíe la primacía de las ganancias, especialmente si solo tiene los pocos minutos que se le asignan en un programa de televisión por cable para comunicarse de un lado a otro con los clichés habituales que terminan con el pensamiento. y suena como un galimatías para un público condicionado.

El capitalismo, como lo entendió Karl Marx, es una fuerza revolucionaria. Es endémicamente inestable. Explota a los seres humanos y al mundo natural hasta el agotamiento o el colapso. Esa es su naturaleza.

Pero aquellos en la sociedad encargados de revelar esta naturaleza han sido comprados o silenciados. La verdad no se deriva de valores sociales o éticas externas a la cultura corporativa. Los derechos y necesidades sociales, familiares e individuales, así como la capacidad de enfocarse en estos derechos y necesidades, son robados a la población.

“El capitalismo, como lo entendió Karl Marx, es una fuerza revolucionaria. Es endémicamente inestable”.

Están  sus  hechos y están  nuestros  hechos. Los mercados, el crecimiento económico, las mayores ganancias y consolidaciones corporativas, la austeridad, la innovación tecnológica, la desindustrialización y un mercado de valores en alza son  sus  hechos. La necesidad de Janet Yellen   de orquestar el desempleo para bajar la inflación es, para ellos, un hecho vital. 

Nuestros  hechos, los hechos de los que son desalojados, van a la cárcel, están desempleados, están enfermos pero no tienen seguro, los 12 millones de niños que se acuestan con hambre, o viven, como casi 600.000 estadounidenses, en las calles, no son parte de la ecuación. 

Nuestros  hechos no atraen a los anunciantes. Nuestros  hechos no encajan con el mundo Disneyfied que se les paga a los medios y a los anunciantes para que lo creen. Nuestros hechos son un impedimento para aumentar las ganancias. 

Viviendo el sueño 

Uno se esfuerza hacia un sueño. Uno vive dentro de una ilusión. Y la ilusión de que la gente se alimenta es que nunca hay un impedimento que no se pueda superar. Que si profundizamos lo suficiente dentro de nosotros mismos, si encontramos nuestra fuerza interior, si nos aferramos a lo que los gurús de la autoayuda nos dicen que somos realmente excepcionales, si creemos que Jesús puede realizar milagros, si nos enfocamos en la felicidad, podemos tener todo lo que deseamos.

Y cuando fallamos, como la mayoría falla en cumplir esta ilusión en un Estados Unidos posindustrial, se nos dice que no nos esforzamos lo suficiente.

Vigilia por George Floyd en Minneapolis, 30 de mayo de 2020. (Fibonacci Blue, Flickr)

Sigmund Freud escribió que las sociedades, junto con los individuos, están impulsadas por dos instintos primarios. Uno es el instinto de vida:  Eros , la búsqueda de amar, nutrir, proteger y preservar. El segundo es el instinto de muerte.

La pulsión de muerte, llamada  Thanatos  por los posfreudianos, está impulsada por el miedo, el odio y la violencia. Busca la disolución de todos los seres vivos, incluidos nosotros mismos. Una de estas dos fuerzas, escribe Freud, es siempre ascendente.

Las sociedades en declive son seducidas por el instinto de muerte, como observa Freud en Civilization and Its Discontents , escrito durante el ascenso del fascismo europeo y la Segunda Guerra Mundial. El instinto de muerte ve la destrucción como creación.

La satisfacción de la pulsión de muerte, escribe Freud, “va acompañada de un grado extraordinariamente alto de goce narcisista, debido a que le presenta al yo la realización de sus antiguos deseos de omnipotencia”.

Una población acosada por la desesperación, una sensación de destronamiento e impotencia, se ve embriagada por una orgía de aniquilamiento, que pronto se transforma en autoaniquilación. No tiene interés en nutrir un mundo que los ha traicionado.

Busca erradicar este mundo y reemplazarlo por uno mítico. Se retira a la autoadulación alimentada por el autoengaño y la amnesia histórica.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se toma una selfie grupal después de un discurso el 28 de marzo en la planta de fabricación de semiconductores Wolfspeed en Durham, Carolina del Norte. (Casa Blanca/Adam Schultz)

El peligro de la ilusión es que te permite permanecer en un estado de infantilismo. A medida que se abre la brecha entre la ilusión de quiénes son los estadounidenses y la realidad de la desigualdad, la violencia, las ejecuciones hipotecarias, las quiebras provocadas por la incapacidad de pagar las facturas médicas y, en última instancia, el colapso del imperio, la gente no está preparada emocionalmente, psicológica e intelectualmente por lo que les confronta.

Cuando el lobo llama a la puerta, cuando embargan nuestra casa, cuando se acaba el seguro de desempleo, uno reacciona como reacciona un niño. Hay una búsqueda de un demagogo o un salvador que promete protección, renovación moral, venganza y nueva gloria.

“El peligro de la ilusión es que te permite permanecer en un estado de infantilismo”.

Este es el mundo deformado que han creado los amos corporativos. Es uno que los estadounidenses deben enfrentar y desmantelar. Requiere el enfrentamiento de poder contra poder.

Requiere el desmantelamiento de las ilusiones utilizadas para desempoderarnos, para adherirnos a valores basados ​​en la santidad de la vida, en lugar del hecho de la ganancia.

Requiere el cruce de las divisiones culturales y políticas que ha erigido la clase dominante y la construcción de nuevas coaliciones políticas y sociales.

La política vacía de la diversidad

1 de diciembre de 2009: el presidente Barack Obama, el vicepresidente Joe Biden, la secretaria de Estado Hillary Clinton y el jefe de gabinete Rahm Emanuel. (Casa Blanca, Pete Souza)

Las políticas de la diversidad se han convertido en artilugios publicitarios, de marcas. El ex presidente estadounidense Barack Obama no hizo nada para mitigar la desigualdad social y la locura imperial. La política de identidad y la diversidad ocupan a los liberales y educados con un activismo boutique a expensas de abordar las injusticias sistémicas o el flagelo de la guerra permanente.

Los  que tienen  regañan a los  que no tienen  por sus malos modales, racismo, insensibilidad lingüística y estridencias, mientras ignoran las causas fundamentales de su angustia económica o la desesperación suicida que se apodera de gran parte del país.

¿Mejoraron las vidas de los nativos americanos debido a la legislación que ordenaba la asimilación y la revocación de los títulos de propiedad de las tierras tribales impulsada por Charles Curtis, el primer vicepresidente nativo americano?

La política de identidad y la diversidad ocupan a los liberales (progresistas) y educados con un activismo boutique a costa de no abordar las injusticias sistémicas o el flagelo de la guerra permanente”.

¿Estamos mejor con Clarence Thomas, que se opone a la acción afirmativa, en la Corte Suprema? ¿O Victoria Nuland, un halcón de guerra, en el Departamento de Estado?

¿Es más aceptable la perpetuación de la guerra permanente por parte de Estados Unidos porque Lloyd Austin, un afroamericano, es el secretario de defensa? ¿Es el ejército más humano porque acepta soldados transgénero?

¿Se mejora la desigualdad social y el estado de vigilancia que la controla porque Sundar Pichai, quien nació en India, es el CEO de Google y Alphabet? ¿Ha mejorado la industria de las armas porque Kathy J. Warden, una mujer, es la directora ejecutiva de Northop Grumman? ¿Y otra mujer, Phebe Novakovic, es la directora ejecutiva de General Dynamics?

¿Están mejor las familias trabajadoras con Janet Yellen, quien promueve el aumento del desempleo y la “inseguridad laboral” para reducir la inflación, como secretaria del Tesoro? ¿Se mejora la industria del cine cuando una directora, Kathryn Bigelow, hace "Zero Dark Thirty", un agitprop para la CIA ? 

Richard Rorty en su último libro Achieving Our Country vio hacia dónde nos dirigimos los estadounidenses. El escribe:

“[M]iembres de sindicatos y trabajadores no calificados no organizados, tarde o temprano se darán cuenta de que su gobierno ni siquiera está tratando de evitar que los salarios bajen o que se exporten puestos de trabajo. Más o menos al mismo tiempo, se darán cuenta de que los trabajadores administrativos de los suburbios (ellos mismos con un miedo desesperado a que los reduzcan) no van a dejar que se les cobren impuestos para proporcionar beneficios sociales a nadie más.

En ese momento, algo se romperá. El electorado no suburbano decidirá que el sistema ha fallado y comenzará a buscar un hombre fuerte por quien votar, alguien dispuesto a asegurarles que, una vez que sea elegido, los burócratas engreídos, los abogados engañosos, los vendedores de bonos pagados en exceso y los profesores posmodernos ya no volverán a votar. estar tomando las decisiones.  Entonces puede desarrollarse un escenario como el de la novela de Sinclair Lewis  No puede suceder aquí . Una vez que un hombre fuerte asume el cargo, nadie puede predecir lo que sucederá. En 1932, la mayoría de las predicciones sobre lo que sucedería si Hindenburg nombraba al canciller de Hitler eran demasiado optimistas.

Una cosa que es muy probable que suceda es que los avances logrados en los últimos cuarenta años por los estadounidenses negros y morenos, y por los homosexuales, serán eliminados. El desprecio jocoso por las mujeres volverá a estar de moda. Las palabras [insulto para un afroamericano que comienza con “n”] y [insulto para una persona judía que comienza con “k”] volverán a escucharse en el lugar de trabajo. Todo el sadismo que la izquierda académica ha tratado de hacer inaceptable para sus estudiantes volverá a desbordarse. Todo el resentimiento que sienten los estadounidenses mal educados por tener sus modales dictados por graduados universitarios encontrará una salida”.

 

El público ha sido aislado en tribus antagónicas. Atender a estas tribus antagónicas es el modelo comercial de los medios, ya sea Fox News o MSNBC.

No solo se alimenta a estos grupos demográficos competitivos con lo que quieren escuchar, sino que se demoniza a la tribu opuesta, con una retórica hirviente que ensancha los abismos dentro del público. Esto deleita a los oligarcas.

Si queremos recuperar el poder de las corporaciones y la clase multimillonaria que ha llevado a cabo este golpe de Estado a cámara lenta, así como prevenir el surgimiento del neofascismo, debemos construir una coalición de izquierda-derecha libre del absolutismo moral del despertar. fanáticos

Debemos organizarnos para usar la única arma que poseen los trabajadores que puede paralizar y destruir el poder económico y político de la clase multimillonaria. La huelga.

Los oligarcas han pasado décadas aboliendo o domesticando sindicatos, convirtiendo a los pocos sindicatos que quedan en serviles socios menores en el sistema capitalista.

Sólo el 10,1 por ciento de la fuerza laboral está  sindicalizada . En enero de 2022, la sindicalización del sector privado se encontraba en su punto más bajo desde la aprobación de la Ley Nacional de Relaciones Laborales de 1935.

Y, sin embargo, el 71 por ciento de los trabajadores de EE. UU. dice que le gustaría pertenecer a un sindicato, la cifra más alta en casi seis décadas, y un aumento del 48 por ciento en 2009, según una encuesta de Gallup realizada el verano  pasado  .

Ataques al poder de los trabajadores

Los manifestantes en Filadelfia se unen a las manifestaciones nacionales en apoyo de los trabajadores de Amazon en Bessemer, Alabama, el 20 de marzo de 2021. (Joe Piette, Flickr, CC BY-NC-SA 2.0)

Una serie de leyes antilaborales, incluida la  Ley Taft-Hartley de 1947  y las llamadas   leyes de  Derecho al Trabajo , que prohíben  los talleres sindicales, fueron elaboradas para debilitar el poder de negociación de los trabajadores y obstaculizar la capacidad de huelga.

Cuando se aprobó la Ley Taft-Hartley  , alrededor de un tercio de la fuerza laboral estaba sindicalizada,  alcanzando un máximo  en 1954 con un 34,8 por ciento. La ley es un ataque frontal a los sindicatos. Prohíbe  las huelgas jurisdiccionales, salvajes, solidarias o políticas y los boicots secundarios, mediante los cuales los sindicatos hacen huelga contra los empleadores que continúan haciendo negocios con una  empresa que está en huelga. Prohíbe  los piquetes de situs secundarios o comunes  y los comercios cerrados.

La Ley permite a las empresas exigir a los empleados que asistan a reuniones de propaganda antisindical, lo que Amazon hace con sus trabajadores.

El gobierno federal está facultado para obtener mandatos judiciales para romper huelgas e imponer un acuerdo a los trabajadores si una huelga inminente o actual pone en peligro la “salud o seguridad nacional”, como hizo la administración Biden con los trabajadores ferroviarios de carga. El derecho de huelga en Estados Unidos apenas existe.

La huelga es la única arma que tienen los trabajadores para controlar el poder. Los terceros pueden presentar candidatos para desafiar el duopolio, pero son apéndices inútiles a menos que tengan el poder del trabajo organizado detrás de ellos.

Como la historia ha demostrado repetidamente, el trabajo organizado, aliado con un partido político dedicado a sus intereses, es la única forma en que la gente puede protegerse de los oligarcas.

Junio ​​de 1934: Batalla abierta entre camioneros en huelga armados con tubos y la policía en las calles de Minneapolis. (Wikimedia Commons)

Nick French, en un artículo en Jacobin ,  se basa en  el trabajo del sociólogo Walter Korpi, quien examinó el surgimiento del estado de bienestar sueco en su libro The Democratic Class Struggle . Korpi detalló cómo los trabajadores suecos,

“construyó un movimiento sindical fuerte y bien organizado, organizado a lo largo de líneas industriales y unido por una federación sindical central…. que trabajó en estrecha colaboración con el Partido Socialdemócrata de los Trabajadores de Suecia (SAP)”.

La batalla para construir el estado de bienestar requirió organización (el 76 por ciento de los trabajadores estaban sindicalizados), oleadas de huelgas, actividad laboral militante y presión política del SAP.

“Medido en términos de la cantidad de días de trabajo por trabajador”, escribe Korpi, “desde el cambio de siglo hasta principios de la década de 1930, Suecia tuvo el nivel más alto de huelgas y cierres patronales entre las naciones occidentales”.

De 1900 a 1913, “hubo 1.286 días de inactividad debido a huelgas y cierres patronales por cada mil trabajadores en Suecia. De 1919 a 1938, hubo 1.448. En comparación, en los Estados Unidos el año pasado, según datos de la Oficina Nacional de Investigación Económica, hubo menos de 3,7  días de inactividad  por cada mil trabajadores  debido a paros laborales”.

¿En qué momento una población asediada que vive cerca o por debajo de la línea de pobreza se levanta en protesta?

¿En qué momento emprenderá una resistencia civil sostenida para romper el dominio absoluto de la élite del poder?

¿En qué momento la gente estará dispuesta a aceptar el riesgo de arresto, prisión o algo peor? 

Esto, si la historia sirve de guía, es desconocido. Pero que la yesca está ahí ahora es innegable, incluso para la clase dominante. Como advirtió el filósofo estadounidense Richard Rorty, si se permite que estas divisiones se amplíen, aumenta el riesgo de permitir que los fascistas cristianos acaben con lo que queda de una república anémica.

Pero si los estadounidenses se organizan en torno a preocupaciones comunes, incluida la sentencia de muerte impuesta a miles de millones de la población mundial por la industria de los combustibles fósiles, el enfoque puede desviarse del otro demonizado al enemigo real: los amos corporativos. 

“Como la historia ha demostrado repetidamente, el trabajo organizado, aliado con un partido político dedicado a sus intereses, es la única forma en que las personas pueden protegerse de los oligarcas”.

Francia nos está dando una poderosa lección sobre cómo enfrentar el poder popular contra una élite gobernante.

El intento del presidente francés, Emmanuel Macron, de aumentar unilateralmente la edad de jubilación ha  provocado  huelgas y protestas masivas en toda Francia, incluso en París, Lyon, Marsella y Burdeos. Unos 3,5 millones de trabajadores estuvieron en Francia la semana pasada durante su novena huelga continua.

El intento del primer ministro Benjamin Netanyahu de desmantelar la supervisión judicial quedó en suspenso cuando el grupo sindical más grande del país  organizó  huelgas para cerrar el transporte, las universidades, los restaurantes y las tiendas minoristas.

La propia historia de actividad laboral militante de los estadounidenses, especialmente en la década de 1930, resultó en una serie de medidas que protegían a los hombres y mujeres trabajadores en todo Estados Unidos, incluida la Seguridad Social, la jornada laboral de ocho horas y el fin del trabajo infantil. 

Estados Unidos tuvo las guerras laborales más sangrientas de cualquier nación industrializada, comparable solo con la erradicación del trabajo organizado por parte de los regímenes fascistas en Europa.

Cientos de trabajadores estadounidenses fueron asesinados. Miles resultaron heridos. Decenas de miles fueron incluidos en la lista negra. Organizadores sindicales radicales  como  Joe Hill fueron ejecutados por falsos cargos de asesinato,  encarcelados  como Eugene V. Debs o conducidos, como “Big Bill” Haywood, al exilio.

Los sindicatos militantes fueron ilegalizados. Durante los Raids de Palmer realizados en el segundo aniversario de la Revolución Rusa, el 17 de noviembre de 1919, fueron detenidos más de 10.000 presuntos comunistas, socialistas y anarquistas. Muchos estuvieron recluidos durante largos períodos sin juicio.

Miles de emigrados nacidos en el extranjero, como  Emma Goldman ,  Alexander Berkman  y  Mollie Steimer,  fueron  arrestados, encarcelados y finalmente deportados . Se cerraron  publicaciones socialistas, como  Appeal to Reason  y  The Masses .

En la Gran Huelga Ferroviaria de 1922, matones armados de la empresa abrieron fuego y mataron a los huelguistas. Solo el presidente de Pennsylvania Railroad, Samuel Rea,  contrató  a más de 16.000 hombres armados para romper la huelga de casi 20.000 empleados en las tiendas de la compañía en Altoona, Pensilvania, la más grande del mundo.

Los ferrocarriles montaron una campaña de prensa masiva para demonizar a los huelguistas. Contrataron a miles de esquiroles, muchos de los cuales eran trabajadores afroamericanos a quienes la dirección del sindicato les prohibió afiliarse. La Corte Suprema confirmó los contratos de “perro amarillo” que prohibían a los trabajadores sindicalizarse.

La prensa del establishment, junto con el Partido Demócrata, fueron socios plenos en la demonización y desmantelamiento del trabajo. El mismo año también se produjeron huelgas ferroviarias sin precedentes en  Alemania  e  India .

Para evitar las huelgas ferroviarias, que interrumpieron el comercio nacional en 1877, 1894 y 1922, el gobierno federal  aprobó  la Ley de Trabajo Ferroviario en 1926 —los miembros del sindicato la llaman “Ley Antilaboral Ferroviaria”— que establece numerosos requisitos, incluido el nombramiento de un presidente Junta de Emergencia antes de que pueda convocarse una huelga.

Biden  creó  una Junta Presidencial de Emergencia en julio del año pasado. Un mes después, los trabajadores de los trenes de carga se vieron obligados a aceptar un contrato que excluía cualquier licencia por enfermedad pagada. 

Los oligarcas de hoy son tan viciosos y tacaños como los del pasado. Lucharán con todo lo que esté a su alcance para aplastar las aspiraciones de los trabajadores y la demanda de reformas democráticas. No será una batalla rápida ni fácil.

Pero si los estadounidenses se enfocan en el opresor, en lugar de demonizar a los que también están oprimidos, si hacen el arduo trabajo de construir movimientos de masas para mantener a raya a los poderosos, si aceptan que la desobediencia civil tiene un costo, incluido el tiempo en la cárcel, si están dispuestos a usar el arma más poderosa que tenemos, la huelga, los estadounidenses pueden recuperar su país.

* Gracias a Chris Hedges, a SCHEERPOST, a CONSORTIUM NEWS y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://scheerpost.com/2023/04/05/chris-hedges-reclaiming-our-country/

https://consortiumnews.com/2023/04/05/chris-hedges-reclaiming-the-us/

CHRIS HEDGES
 
CHRIS HEDGES
 

 

SCHEERPOST
 
CONSORTIUM NEWS
 
mancheta ene 23