Buscar
martes, 23 de abril de 2024 22:22h.

macroencuesta planetaria realizada por la Universidad brItánica de Cambridge

¿Qué opina el "sur global" sobre la "guerra de Ucrania", Occidente, Rusia y China - por Krishen Meta

 

fr k m

 

¿Qué opina el "sur global" sobre la "guerra de Ucrania", Occidente, Rusia y China - por Krishen Meta, de la Universidad de Yale *

 

Los resultados de una macroencuesta planetaria realizada por la Universidad brItánica de Cambridge, acerca de cómo ven y se posicionan los habitantes del "Sur Global" en relación con Occidente, China y Rusia

¿Cómo perciben los 6.300 millones de personas que viven fuera de Occidente lo que está sucediendo con la "Guerra de Ucrania"? ¿De qué manera Interpretan esos miles de millones de hombres y mujeres los papeles que hoy desempeñan China, Occidente y Rusia? Les presentamos un trabajo del profesor de la Universidad de Yale (EEUU) en el que este ausente comenta los resultados de esta encuesta demoscópica, que fue realizada ocho meses después de que se iniciara la "guerra de Ucrania". En el análisis de la encuesta, entre otras cosas, se puede constatar, como se conserva en la memoria histórica de los pueblos ahora descolonizados, el papel que en su liberación desempeñó la ya desaparecida Unión Soviética, de la que ahora, equivocadamente, consideran heredera a la actual Rusia.

     En octubre de 2022, unos ocho meses después del comienzo de la guerra en Ucrania, la Universidad de Cambridge en el Reino Unido   concertó y organizó un conjunto de encuestas en las que se cuesttionaba  a los habitantes de 137 países sobre la visión que tenian sobre Occidente, Rusia y China.

 

   Los hallazgos obtenidos por este estudio son lo suficientemente sólidos e importantes como para que requiera  la atención de todos aquellos que están realmente interesados en conocer cuál es la opinión  de los habitantes del planeta acerca de algunos de los problemas cruciales que en este momento se le están planteando a la humanidad

     De los 6.300 millones de personas que viven fuera de Occidenteel 66 % tienen una actitud positiva hacia Rusia, el 70 % tienen igualmente  percepcion  positiva sobre China.

    El 75 % de los encuestados en el sur de Asia, el 68 % de los encuestados en África francófona y el 62 % de los encuestados en el sudeste asiático contestan tener  una vision positiva hacia Rusia.

    La opinión hacia Rusia continua siendo positiva en Arabia Saudita, Malasia, India, Pakistán y Vietnam.

    Los resultados de estos  hallazgos han causado cierta sorpresa e, incluso, enfado en Occidente. Resulta difícil para los líderes  occidentales comprender que dos tercios de la población mundial no se están alineando con Occidente en en el conflicto ucraniano.

    Pienso, no obstante, que hay cinco razones por las que el Sur Global no se pone del lado de Occidente, que enumeraré y explicaré:

1. El Sur Global no cree que Occidente entienda o simpatice con sus problemas.

      El ministro de Asuntos Exteriores de la India, S. Jaishankar, lo resumió sucintamente en una entrevista reciente:

     “Europa tiene que abandonar la mentalidad de que los problemas de Europa son los problemas del mundo, pero los problemas del mundo no son los problemas de Europa”.

       Los países en desarrollo enfrentan muchos desafíos, desde las secuelas de la pandemia, el alto costo del servicio de la deuda y la crisis climática que está devastando sus entornos, hasta el dolor de la pobreza, la escasez de alimentos, las sequías y los altos precios de la energía. Sin embargo, Occidente apenas ha hablado de boquilla sobre la gravedad de muchos de estos problemas, incluso mientras insiste en que el Sur Global se una a él para sancionar a Rusia.

     La pandemia de Covid es un ejemplo perfecto. A pesar de las repetidas súplicas del Sur Global para compartir la propiedad intelectual de las vacunas con el objetivo de salvar vidas, ninguna nación occidental ha estado dispuesta a hacerloÁfrica sigue siendo hasta el día de hoy el continente con menos vacunas del mundo. Las naciones africanas tienen capacidad  para fabricar las vacunas, pero sin la propiedad intelectual necesaria, siguen dependiendo de las importaciones.

    Pero la ayuda vino de Rusia, China e India. Argelia lanzó un programa de vacunación en enero de 2021 después de recibir su primer lote de vacunas Sputnik V de RusiaEgipto comenzó las vacunas después de recibir las de Sinopharm de China aproximadamente al mismo tiempo, mientras que Sudáfrica adquirió un millón de dosis de AstraZeneca del Serum Institute de India. En Argentina, Sputnik se convirtió en la columna vertebral del programa nacional de vacunas.

    Todo esto sucedió mientras Occidente usaba sus recursos financieros para comprar millones de dosis por adelantado y, a menudo,procedian a su destrucción cuando caducaban. El mensaje al Sur Global fue claro: la pandemia en sus países es su problema, no el nuestro.

    2. La historia importa: ¿quién estuvo en cada lugar durante el colonialismo y después de la independencia?

     Muchos países de América Latina, África y Asia ven la guerra en Ucrania a través de una lente diferente a la utilizada por Occidente. Ven a sus antiguos poderes coloniales reagrupados como miembros de la alianza occidental. Esta alianza – en su mayoría integrada por miembros de la Unión Europea y de la OTAN o por los aliados más cercanos de EEUU en la región de Asia-Pacífico– conforman los países que han sancionado a Rusia. Por el contrario, muchos países de Asia y casi todos los países de Oriente Medio, África y América Latina han tratado de mantener una buena relación tanto con Rusia como con Occidente, evitando las sanciones contra Rusia. ¿Podría ser porque recuerdan su historia como receptores de las políticas coloniales de Occidente, un trauma con el que aún viven pero que Occidente ha olvidado en su mayor parte?

      Nelson Mandela solía decir que fue el apoyo de la Unión Soviética, tanto el moral como el material, lo que animó  a los sudafricanos a derrocar el régimen del apartheidDebido a esto, la Rusia de hoy continua siendo vista con buenos ojos por muchos países africanos. Una vez que llegó la independencia de estos países, fue la Unión Soviética la que los apoyó, a pesar de sus propios  limitados recursos. La presa de Asuán en Egipto, terminada en 1971, fue diseñada por el Instituto de Proyectos Hidroeléctricos con sede en Moscú y financiada en gran parte por la Unión Soviética. La planta siderúrgica de Bhilai, uno de los primeros grandes proyectos de infraestructura en la India recién independizada, fue establecida por la URSS en 1959.

     Otros países también se beneficiaron del apoyo político y económico brindado por la antigua Unión Soviética, incluidos Ghana, Malí, Sudán, Angola, Benin, Etiopía, Uganda y Mozambique. El 18 de febrero de 2023, en la Cumbre de la Unión Africana en Addis Abeba, Etiopía, el ministro de Relaciones Exteriores de Uganda, Jeje Odongo, dijo lo siguiente:

    “Fuimos colonizados y perdonamos a quienes nos colonizaron. Ahora los colonizadores nos piden que seamos enemigos de Rusia, que nunca nos colonizó. ¿Es eso justo? No para nosotros. Sus enemigos son sus enemigos. Nuestros amigos son nuestros amigos”.

    Con razón o sin ella, muchos países del Sur Global  continúan viendo equivocadamente a la Rusia actual como  sucesora ideológica de la antigua Unión Soviética. Recordando con cariño la ayuda de la URSS de antaño. Y ahora ven a la Rusia actual bajo una luz única y, a menudo, favorable. Dada la dolorosa historia de la colonización, ¿podemos culparlos por ello?

    3. El Sur Global considera que la guerra en Ucrania se trata principalmente del futuro de Europa y no del futuro del mundo entero.

       La historia de la Guerra Fría ha enseñado a los países en desarrollo que verse envueltos en conflictos de gran poder conlleva enormes riesgos, pero genera escasas o ninguna recompensa. Como consecuencia, ven la "guerra de poder"  planteada en Ucrania como  un conflicto bélico  más relacionado trata  con el futuro  de la seguridad europea que  con el futuro del mundo entero.

   Desde la perspectiva del Sur Global, la guerra de Ucrania parece ser una costosísima distracción de sus propios problemas más apremiantes. Estos incluyen precios más altos del combustible, aumento de los precios de los alimentos, mayores costos del servicio de la deuda y más inflación, todo lo cual las sanciones occidentales contra Rusia han agravado en gran medida.

     Occidente  podrá mantener esa guerra “tanto como le sea necesario”. Tienen los recursos financieros y los mercados de capital para hacerlo y, por supuesto, siguen profundamente comprometidos con el futuro de la seguridad europea. Pero el Sur Global no dispone de esos mismos flujos, y una guerra por el futuro de la seguridad en Europa  posee un potencial capaz de devastar la seguridad de todo el mundo. El Sur Global está alarmado porque Occidente no está llevando a cabo negociaciones que podrían poner fin a esta guerra antes de tiempo, comenzando con la oportunidad perdida en diciembre de 2021, cuando Rusia propuso tratados de seguridad revisados para Europa que podrían haber evitado la guerra pero que fueron rechazados por el oeste. Las negociaciones de paz de abril de 2022 en Estambul también fueron rechazadas por Occidente en parte para “debilitar” Rusia.

    4. La economía mundial ya no está dominada por Estados Unidos ni dirigida por Occidente. El Sur Global ahora tiene otras opciones.

     Varios países del Sur Global ven cada vez más su futuro atado a países que ya no están en la esfera de influencia occidental. Si esta visión refleja una percepción precisa del equilibrio cambiante del poder o una ilusión es en parte una pregunta empírica, así que veamos algunas métricas.

       La participación de EE. UU. en la producción mundial disminuyó del 21 % en 1991 al 15 % en 2021, mientras que la participación de China aumentó del 4 % al 19 % durante el mismo período. China es el mayor socio comercial de la mayor parte del mundo, y su PIB en paridad de poder adquisitivo ya supera al de EE. UU.

    Los BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica) tuvieron un PIB combinado en 2021 de 42 billones de dólares, en comparación con $ 41 billones en el G7 liderado por EE. UU. Su población de 3200 millones es más de 4,5 veces la población combinada de los países del G7, que asciende a 700 millones.

     Los BRICS no imponen sanciones a Rusia, ni tampoco suministran armas al bando contrario. Rusia es uno de los mayores proveedores de energía y cereales destinados al Sur Global, mientras que la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la seda de China continúa siendo un importante proveedor de financiación y proyectos de infraestructura. Cuando se trata de financiamiento, alimentos, energía e infraestructura, el Sur Global  dependerá más de China y Rusia que de Occidente. 

5. El “orden internacional basado en reglas”  en declive  y pierde  credibilidad. 

   El cacareado “orden internacional basado en reglas” es el baluarte del liberalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial, pero muchos países del Sur Global lo ven como algo concebido por Occidente e impuesto unilateralmente a otros países. Pocos, si es que alguno, países no occidentales firmaron alguna vez esta orden. El Sur no se opone a un orden basado en reglas, sino al contenido actual de estas reglas tal como las concibe Occidente.

     Pero también hay que preguntarse, ¿el orden internacional basado en reglas se aplica incluso a Occidente?

     Durante décadas, muchos en el Sur Global han visto que Occidente se sale con la suya con el mundo sin mucha preocupación por seguir las reglas. Varios países fueron invadidos a voluntad, en su mayoría sin la autorización del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Estos incluyen la ex Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia y Siria. ¿Bajo qué “reglas” fueron atacados o devastados esos países, y esas guerras fueron provocadas o no provocadas? Julian Assange languidece en prisión y Ed Snowden permanece en el exilio, ambos por tener el coraje (o tal vez la audacia) de exponer las verdades detrás de estas y otras acciones similares.

    Incluso hoy, las sanciones impuestas a más de 40 países por Occidente imponen dificultades y sufrimientos considerables.

     - ¿Bajo qué ley internacional u “orden basado en reglas” Occidente  usó su fuerza económica para imponer estas sanciones?

    - ¿Por qué los activos de Afganistán siguen congelados en los bancos occidentales mientras el país se enfrenta al hambre y la hambruna?

   -  ¿Por qué el oro venezolano sigue siendo rehén en el Reino Unido mientras la gente de Venezuela vive en niveles de subsistencia?

    Y si la exposición de Sy Hersh es cierta, ¿bajo qué 'orden basado en reglas' Occidente  procedió a la destrucción de los oleoductos de Nord Stream?

     Todo indica que se está produciendo un cambio de paradigma. Estamos pasando de un mundo dominado por Occidente a un mundo más multipolar. La guerra en Ucrania ha hecho más evidentes las divergencias internacionales que se están encargando  de impulsar este cambio. En parte, debido a su propia historia, y en parte,  a las realidades económicas emergentes, el Sur Global ve un mundo multipolar como un resultado preferible. Un mundo  en el que creen que será más probable  que llegue a escucharse su voz.

KRISHEN META
KRISHEN META

    (*) Krishen Mehta es un docente y conferencista sobre temas relacionados con  la Justicia fiscal global. Es investigador senior  en el Programa de Justicia Global de la Universidad de Yale e integra el Consejo Asesor del Programa Empresa y Sociedad en el Instituto Aspen (Washington, DC). Es miembro de la Junta del Comité Estadounidense para el Acuerdo entre EE. UU. y Rusia (ACURA)

* Gracias a Krishen Meta, a ACURA  y a CANARIAS-SEMANAL. En La casa de mi tía con autorización

https://usrussiaaccord.org/acura-viewpoint-krishen-mehta-the-ukraine-war-viewed-from-the-global-south/

https://canarias-semanal.org/art/34021/informe-que-opina-el-sur-global-sobre-la-guerra-de-ucrania-y-sus-contendientes

ACURA
CANARIAS SEMANAL
mancheta ene 23