Buscar
martes, 16 de abril de 2024 13:10h.

Sólo necesitas enjaular a un pájaro si él sabe que puede volar - por Caitlin Johnstone

fr c j
Federico Aguilera Klink y Chema Tante recomiendan este texto que define con nitidez la misión que toca a medios comprometidos como La casa de mi tía

Sólo necesitas enjaular a un pájaro si él sabe que puede volar

Caitlin Johnstone

Todo lo que hagas en este frente marca la diferencia y nunca dejes que nadie te diga lo contrario

 

Escuche una lectura de este artículo en inglés por Tim Foley :

Un punto que sigo intentando recalcar de todas las formas posibles es que esta es la distopía sobre la que nos advirtieron. La principal diferencia entre esta distopía controlada mentalmente y las distopías ficticias de novelas como 1984 es que en 1984 la gente sabía que no vivían en una sociedad libre, mientras que en esta distopía la gente cree que es libre.

En la distopía de Orwell, la gente sabía que no era libre y tenía que utilizar el doble pensamiento para no meterse en problemas con sus gobernantes. En esta distopía la gente no tiene idea de cuán omnipresente está siendo dominada por sus gobernantes; Creen que sus ideas, su visión del mundo y sus posiciones políticas se les ocurrieron por sí solos, cuando en realidad esos sistemas de creencias fueron construidos dentro de sus cráneos por una máquina de propaganda profundamente sofisticada sin que ellos siquiera lo supieran.

Todas las facciones políticas dominantes y semiprincipales son propiedad de los poderosos y están operadas por ellos, y se utiliza la propaganda para lograr que el público se suscriba a ellas para promover los intereses de los poderosos. Debido a que la inmensa mayoría de nosotros hemos sido manipulados para abrazar uno de estos sistemas de creencias al servicio del poder (te dan múltiples opciones dependiendo de tu disposición ideológica), las medidas más abiertamente totalitarias descritas por los novelistas distópicos son innecesarias. Sólo necesitas enjaular un pájaro si sabe que puede volar.

Pero no nos equivoquemos: nuestra sociedad no es más libre que la de los futuros oscuros imaginados por los narradores. Si nuestras mentes no son libres, entonces no somos libres. Si estamos siendo manipulados con éxito para pensar, hablar, actuar, votar, trabajar y consumir de acuerdo con los deseos de los poderosos, entonces estamos tan encerrados como si tuviéramos cadenas alrededor del cuello. Colectivamente no podríamos estar más alineados con la voluntad de los poderosos de lo que ya lo estamos, incluso si nuestros cerebros fueran reemplazados por chips de computadora.

Ya no hay necesidad de ficción distópica, porque la distopía ya llegó. Esta aquí. De hecho, la ficción distópica es en realidad destructiva porque hace que la gente imagine que la distopía es una amenaza que existe en algún lugar lejano en el futuro en lugar de estar aquí y ahora a nuestro alrededor.

No necesitamos ficción distópica por la misma razón que no necesitaríamos novelas de fantasía imaginarias sobre espadas y brujería si viviéramos en un mundo de magos y dragones. Las personas que viven en sociedades distópicas no necesitan ficción distópica, necesitan hechos distópicos. Periodismo distópico. Documentales distópicos. Polémicas distópicas. Sólo necesitamos información verdadera e ideas basadas en la realidad para contrarrestar las mentiras y la manipulación que nos inundan día a día.

No podemos ser libres hasta que hayamos utilizado el poder de nuestros números para hacer caso omiso del control de nuestros señores distópicos, y nunca lo haremos mientras una mayoría crítica de nosotros no podamos ver cuán profundamente faltos de libertad somos en realidad. No hay forma de escapar de la matriz de control mental de la propaganda imperial hasta que puedas ver las líneas de código de las que está hecha.

Entonces, nuestra tarea más importante, en este momento de la historia, es seguir señalando esas líneas de código para la mayor cantidad de personas posible, de tantas maneras como se nos ocurran. La única ventaja de este tipo de distopía es que nuestros gobernantes necesitan mantener su imagen de sociedad libre y agradable para preservar la ilusión de que somos libres, de modo que no puedan simplemente salir y empezar a encarcelar a todos los que destacan las innumerables formas Estamos esclavizados por mentiras y propaganda. Nunca nos otorgarán una plataforma importante para hacer esto, pero podemos operar dentro de los márgenes, despertando a una persona a la vez a la realidad de lo que está sucediendo.

Así que anda difundiendo la verdad. Luchando contra la propaganda. Debilitar la confianza del público en los medios de comunicación y en las construcciones políticas para las que generan consentimiento. Destacando la depravación y el asesinato del imperio. Utilice todos los medios y foros que considere eficaces. 

Todo lo que hagas en este frente marca la diferencia y nunca dejes que nadie te diga lo contrario. La máquina de propaganda es el eje de su poder. Es lo que mantiene unido al imperio. Sin la capacidad de manipular al público a gran escala, nuestros gobernantes no pueden gobernar.

Una vez que la gente ya no acepte narrativas que sirvan al poder, tendremos la capacidad de comenzar a trabajar hacia la creación de una sociedad basada en la verdad que funcione para todos. Pero esto nunca sucederá mientras seamos manipulados exitosamente para hacernos creer que este modelo de civilización humana es aceptable y sirve a nuestros intereses. El primer paso es desconectar nuestros cerebros de la matriz de propaganda.

 

* Gracias a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://caitlinjohnstone.com.au/2024/02/20/you-only-need-to-cage-a-bird-if-it-knows-that-it-can-fly/

CAITLIN JOHNSTONE * Gracias a CAITLIN JOHNSTONE En La casa de mi tía con autorización
 * Gracias a CAITLIN JOHNSTONE En La casa de mi tía con autorización
mancheta pequeña