Buscar
sábado, 20 de abril de 2024 16:42h.

La verdadera democracia es incompatible con el capitalismo - por Grace Blakeley

 

fr gb

Antonio Aguado, coherente veterano socialista, exmilitante del PSOE, recomienda este artículo

La verdadera democracia es incompatible con el capitalismo

Grace Blakeley

JACOBIN

Traducción de Pedro Perucca

En las dos últimas décadas, una sucesión de crisis ha provocado el ascenso de Estados autoritarios, mostrando de forma aguda cómo el capitalismo y la democracia nunca fueron compatibles para empezar.

Cada vez es más difícil ignorar el hecho de que la democracia en todo el mundo está en retroceso.

Por un lado, muchos de los Estados más poderosos del mundo —desde China a Arabia Saudita— están gobernados por administraciones autoritarias que sólo parecen fortalecerse. Por otro, el respeto por las normas democráticas liberales —como el derecho a la protesta y la independencia del Poder Judicial— está en declive en los gobiernos establecidos. Y muchos Estados que parecían estar en el camino de la democracia —como Hungría y Turquía— se encuentran atrapados en una especie de purgatorio «democrático iliberal».

En total, cerca del 72% de la población mundial vive bajo alguna forma de régimen autoritario, según algunos expertos. Los investigadores de Freedom House afirman que alrededor del 38% de la población mundial vive en países que pueden calificarse de «no libres». El académico liberal Larry Diamond calificó a este retroceso de la democracia en el mundo como una «recesión democrática».

La erosión de la democracia es especialmente difícil de conceptualizar para los liberales. Después de todo, no se suponía que las cosas fueran así.

Se esperaba que la caída del Muro de Berlín pusiera fin a cualquier cuestión pendiente sobre la compatibilidad de la democracia y el capitalismo. Este último iba a expandirse inevitablemente, trayendo consigo los derechos y libertades que muchos en el mundo rico habían llegado a dar por sentados. El resto del planeta estaba destinado a converger en el modelo iniciado por Occidente.

Los teóricos y políticos liberales esgrimieron una serie de argumentos para explicar la aparente contradicción entre la expansión del capitalismo y el retroceso de la democracia.

Desde la derecha del espectro político se sitúa el problema en los «enemigos de la democracia» del extranjero. Para estos pioneros de la nueva Guerra Fría, Xi Jinping y Vladimir Putin —aunque curiosamente no Mohammed bin Salman o Viktor Orbán— son los culpables de lavarle el cerebro con propaganda autoritaria a los pueblos occidentales amantes de la democracia.

Los centristas, en cambio, tienden a afirmar que el verdadero problema son los «extremistas de ambos bandos», argumentando que los socialistas democráticos como Bernie Sanders y Jeremy Corbyn, que nunca estuvieron ni siquiera cerca de alcanzar el poder estatal, comparten tanta culpa por el retroceso democrático como los antiguos líderes mundiales de la derecha populista como Boris Johnson y Donald Trump.

Toda evaluación del problema es, por supuesto, totalmente individualista. Muchos liberales creen sinceramente que el mayor desafío a la democracia actual son unos pocos «malos» que corrompen un sistema que, por lo demás, funciona bien.

Estos argumentos son, por supuesto, completamente absurdos. El apoyo a la democracia no está disminuyendo porque a los votantes les laven el cerebro con propaganda enemiga desde TikTok. El apoyo a la democracia está disminuyendo porque, sencillamente, la democracia no funciona como nos dijeron que funcionaría.

En primer lugar, se suponía que la combinación de capitalismo y democracia traería prosperidad y progreso a todas las naciones que los adoptaran. Durante un breve periodo tras la caída del Muro de Berlín, cuando la globalización se disparó, esto podía aparecer como una historia creíble.

La crisis financiera puso fin a esta ilusión colectiva en el Norte Global. Los miembros de la generación que alcanzó la mayoría de edad durante la crisis de 2008 tuvieron que adaptarse a la realidad de que es poco probable que vayan a estar mejor que sus padres.

Pero incluso antes de la crisis financiera, la crisis asiática de finales de los noventa demostró a muchos en el mundo en desarrollo que abrir los mercados propios al capital internacional podía ser una receta para el desastre. Una combinación de autoritarismo y control de los mercados parecía la respuesta natural.

En segundo lugar, se suponía que el progreso traído por la democracia y el capitalismo daría lugar a más democracia. Los controles y equilibrios pondrían fin a la corrupción. Una población educada elegiría a los líderes «correctos». Y en lugar de hacer campaña basándose en ideologías anticuadas, esos líderes competirían por los votos apelando al «votante medio», aportando moderación a unas sociedades antes divididas.

En cambio, la corrupción va en aumento, la ideología ha vuelto y la gente sigue eligiendo a los líderes «equivocados». Tal vez la creación de sociedades tan estratificadas que la clase dirigente apenas puede comprender las preocupaciones de los votantes ordinarios no era una receta tan infalible para la democracia después de todo.

Algunos comentaristas algo más reflexivos aceptan que esta lectura asombrosamente simplista podría no captar toda la historia. En una nueva serie de podcasts para el Financial Times, Martin Wolf parece realmente preocupado por el futuro de la democracia y acepta una pequeña parte de la culpa que le corresponde a él y a sus colegas.

El problema, parece creer Wolf, es que los neoliberales, en todo su celo por el fin de la historia, extendieron el libre mercado demasiado lejos y demasiado rápido. La terapia de choque de los años 90 no fue acompañada de medidas para aliviar las tensiones sociales y económicas que trajo consigo.

El argumento recuerda al del teórico político progresista Karl Polanyi, que creía que el libre mercado capitalista se extendía demasiado rápido para que las sociedades pudieran adaptarse. Aquellos cuyas vidas e ideales se veían amenazados por la aparición de este nuevo mundo se opondrían a la invasión de la «sociedad de mercado», a menudo apoyando a hombres fuertes autoritarios.

Los liberales progresistas como Wolf tienden a creer que la solución al problema vendrá de alguna forma de capitalismo regulado. A menudo, estos comentaristas son keynesianos que abogan por un retorno al consenso socialdemócrata de la posguerra.

Pero este tipo de nostalgia no es más sana que la que manifiestan los seguidores de Trump que anhelan volver a un mundo anterior a la propagación de la «ideología de género». Después de todo, hay una razón por la que el consenso keynesiano se vino abajo.

En cuanto el crecimiento económico se ralentizó, la batalla latente entre trabajadores y empresarios, que había estado burbujeando bajo la superficie, explotó de repente dentro de la corriente política dominante. Sin los beneficios extraordinarios extraídos al resto del mundo para mantener este conflicto en secreto, sólo había una opción para la clase dominante: la guerra total contra los trabajadores.

Por esta razón, a pesar del hecho de que es cegadoramente obvio que las democracias capitalistas requieren de algunas medidas para reducir la desigualdad al tiempo que abordan el colapso climático, la visión capitalista progresista para el futuro no tiene ninguna posibilidad de ser implementada.

Sólo queda una conclusión: para empezar, el capitalismo y la democracia nunca fueron tan compatibles.

* Gracias a Grace Blakeley y JACOBIN y a la colaboración de Antonio Aguado

https://jacobinlat.com/2024/03/29/la-verdadera-democracia-es-incompatible-con-el-capitalismo/?mc_cid=25394fc2c1

GRACE BLAKELEY
GRACE BLAKELEY
MANCHETA MARZ 24