Buscar
jueves, 29 de septiembre de 2022 09:17h.

Comunicar, comunica. Pero mal. Muy mal.

Visiones [universitarias parcializadas] de Ucrania, una publicación de la ULL - por Chema Tante

Visiones [universitarias parcializadas] de Ucrania, una publicación de la ULL - por Chema Tante

 

Mi respetadísimo Federico Aguilera Klink me envía esta publicación en la web oficial de la Universidad de La Laguna, hecha por el Gabinete de Comunicación, en marzo de este 2022.

Y me dice el prestigioso catedrático: "Me parece patética la muestra de ignorancia, propaganda y disparates que transmiten estos profesores/as de la ULL"

Yo Chema Tante, comparto completamente este criterio, aunque no por ello dejo de venerar el derecho de todo el mundo a la propia opinión y a expresarla. Todas las manifestaciones aparecidas en esta publicación son respetables. Con la única excepción de quien se atreve, probablemente en defensa de sus estipendios, a sostener que " una de las ventajas del gas es que es una energía relativamente barata y ahora ha dejado de serlo". Esa afirmación ya era falsa cuando se produjo la ofensiva -con la complicidad, por cierto, de algún profesorado de la ULL- para introducir el gas fósil en Canarias, y, además de seguir siendo falsa ahora. largar semejante patraña supone una cachetada a la dignidad de las masas de consumidores de electricidad, que pagan precios artificialmente altos, desde antes del estallido del conflicto en Ucrania, por culpa, precisamente, del peso del caro coste del gas. El gas nunca ha sido barato y sigue sin serlo.

Insisto. Lo que dicen estas y estos componentes del claustro docente de la ULL puede ser plausible. Yo, personalmente, considero  que son manifestaciones que siguen la línea de comunicación oficial del imperio o que se refieren a los aspectos malignos de toda guerra y no deberían ser contemplados concretamente en un análisis puntual de un solo conflicto. Pero esa es mi perspectiva y de manera alguna puede refutar por si sola las afirmaciones de estas personas.

El problema, entonces, no es lo que dicen -salvo el mencionado dato falso del coste del gas- sino que solamente se reproducen las declaraciones que se ajustan al argumentario oficial imperial. Me dirán que no se trata de una muestra representativa. La perfidia es que se maneja comunicacionalmente como tal.

Vengo defendiendo toda mi vida que la Universidad es el último reducto de la libertad. Sin embargo, ello depende del cumplimiento del más importante punto de la ética universitaria: la equidad, la imparcialidad.

Lo que dicen Martinón, Ascanio, Ramos -no todo- Marrero, Toledano o Guerra debe ser atendido sin mayor reserva. Sin embargo, hay otras posiciones muy distintas. Yo, que no tengo especial vinculación con la ULL, conozco tres catedráticos que se definen de manera muy diferente. Pero no aparecen, ni ellos ni otras, que las debe haber, en una publicación corporativa de la Universidad. Solamente se airea lo que conviene al imperio. Es algo, definitivamente, muy grave. Porque viola la esencia universitaria de la equidad. En la ULL hay otras opiniones y su Gabinete de Comunicación falta estrepitosamente a su deber deontológico, porque las silencia. Comunicar, comunica. Pero mal. Muy mal.

https://www.ull.es/portal/noticias/2022/visiones-de-ucrania/

Lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE
CHEMA TANTE
MANCHETA AGOSTO 22