Buscar
jueves, 08 de diciembre de 2022 00:00h.

Beatificación en Tarragona: o todo el mundo tiene derecho, o nadie lo tiene

Hubo mártires en ambos bandos

"La iglesia fue verdugo, no víctima" (Vicenç Navarro); "Hubo víctimas en ambos bandos" (Foro de Curas de Bizcaia). "La Iglesia sin perdón" (Jordi Gordon), "Europa Laica denuncia el gasto público en la beatificacion". Este domingo 13 de noviembre, la Jerarquía católica se propone celebrar una ceremonia de recuerdo a 522 personas asesinadas durante la guerra civil. Lo que llaman beatificación. No seré yo quien le niegue a nadie, ni siquiera a esa organización, el derecho a celebrar honras fúnebres. Lo que ocurre es que yo, al menos, me sentiría más cómodo y conforme con todo esto si la Jerarquía católica defendiera el mismo derecho de otras personas y colectivos. Y, también, ya que estamos, que reconociera el fuerte grado de participación que la entonces Jerarquía y buena parte del clero tuvieron en la masacre de gente republicana y que, por justicia, pidiera perdon por ello. Si uno viera a la Curia católica practicar la caridad cristiana que predica apoyando la lucha de los familiares de víctimas del franquismo por localizar y dar sepultura digna a sus muertos, entonces podría creer en la sinceridad de sus actos. Como no es, ni remotamente, así, la convicción de que el acto de Tarragona tiene un carácter político, es incontenible. Y mucho más, cuando en esta ceremonia se gasta dinero público, el mismo que se niega a las familias de víctimas republicanas para recordar y honrar a sus muertos. De nuevo, o hay para todos, o para ninguno.