Buscar
sábado, 02 de marzo de 2024 09:51h.

Después de escapar a la pena de muerte y pasar 48 años en prisión por un asesinato que no cometió, ahora lo exoneran. En Estados Unidos

 

fr g s
Federico Aguilera Klink señala esta información. Y yo, Chema Tante, digo que, por supuesto, condenas injustas se dan en todas partes, pero desde luego, en USA, que se autoproclama como el "país de la libertad", esto se repite a cada momento. Y vean que los protagonistas de este lamentable caso se libraron de ser ejecutados, por un golpe de suerte

Después de escapar a la pena de muerte y pasar 48 años en prisión por un asesinato que no cometió, ahora lo exoneran. En Estados Unidos

La sentencia condenatoria injusta más larga en EE.UU. termina en exoneración Victoria Valenzuela

SCHEERPOST

 

 

Después de casi cinco décadas en prisión, Glynn Simmons es exonerado de un asesinato que no cometió.

Glynn Simmons, que pasó 48 años, 1 mes y 18 días en una prisión de Oklahoma por un delito que no cometió , ha sido exonerado tras haber cumplido la condena más larga para una persona condenada injustamente en la historia de Estados Unidos. 

Simmons y un coacusado fueron condenados a muerte en 1975 por un asesinato cometido durante el robo a una licorería, pero las penas de muerte fueron conmutadas por cadena perpetua cuando la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que la pena capital era inconstitucional. El coacusado obtuvo la libertad condicional en 2008. 

Simmons tenía 22 años cuando dos mujeres recibieron disparos en el robo de una licorería en la víspera de Año Nuevo de 1974. Una mujer, Carolyn Sue Rogers, murió. La mujer superviviente, Belinda Brown, recibió un disparo en la nuca, pero sobrevivió y afirmó no recordar mucho . A medida que avanzaba la investigación policial, ella se convirtió en testigo ocular de ocho alineaciones diferentes, durante las cuales identificó a cinco hombres diferentes; ninguno de ellos era Simmons, pero esa información se ocultó a la defensa y él fue acusado. Simmons también dijo que no había estado en Oklahoma hasta una semana después del crimen, pero la policía hizo caso omiso de su coartada.

Simmons presentó mociones de reparación posterior a la condena y un recurso de hábeas corpus, pero ambas fueron denegadas. En 1997, Simmons contrató a un investigador privado que luego encontró un informe policial exculpatorio que detallaba que el testigo superviviente había identificado a otros cinco hombres y que él no era uno de ellos. Este informe no fue entregado por los fiscales y no figuraba en el expediente.

“Nunca me sacaron de una alineación. Todavía estoy tratando de descubrir cómo me identificaron como sospechoso. ¿Cómo es que la policía me convirtió en sospechoso cuando el testigo ni siquiera me identificó? Simmons dijo a News 4 de Oklahoma, una estación de noticias que ha pasado más de 20 años investigando su caso desde que se comunicó con ellos por primera vez por carta.

* Gracias a Victoria Valenzuela, a SCHEERPOST y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://scheerpost.com/2023/11/07/longest-wrongful-conviction-sentence-in-us-ends-in-exoneration/

SCHEERPOST
mancheta oct 23 2