Buscar
miércoles, 05 de octubre de 2022 00:00h.
baifa
Cultura

Un puño a la baifa en tiempos de #coronavirus Juan G. Luján, en SOMOS NADIE

 

FRASE LUJÁN

Las pollillas y los pollillos de ahora, y no digamos nada de la gente peninsular, ignoran qué significa eso de "echarle un puño a la baifa". No saben la carga de ternura y sabor canario que tiene la frase que Pancho Guerra definía como "platicar con la mujer querida, generalmente -pero no siempre- la esposa". Juan García Luján sí que lo sabe, no tanto por pureta, que ya empieza a serlo, como por isleño enamorado de nuestras cosas y nuestro habla. Por eso, cuando nos cuenta como se arriesgó a ser denunciado por las milicias ciudadanas que estos días proliferan; o por guindillas, picoletos, maderos o guachanchos, para ir a ver a su madre, desde abajo de la ventana -hay que decir también que el hombre es periodista y tiene bula esencial callejera- apela a ese giro tan nuestro y, como tal, tan perdido. "Echarle un puño a la baifa", escribe y, luego, "un beso volado" y me hace pensar a mí, Chema Tante, que no, que no todo lo hemos perdido, ni siquiera con el maldito coronavirus. El poema hecho artículo de Juan García Luján en su SOMOS NADIE, representa el dolor de tanta gente, por todo el mundo, separada de la gente querida, por un virus detestable

Firmas

La gente pepera está como una baifa - por Chema Tante

Cuando Obelix decía aquello de Ils sont fous, ces Romains !, era una cosa de risa. Pero esto de ahora no. Porque la locura de la gente como Rajoy, Soraya o Sánchez Camacho (o Rosa Díez, cuyo partido opera como la sucursal pepera que es) resulta una demencia perniciosa, altamente dañina para toda la sociedad.