Buscar
martes, 27 de septiembre de 2022 00:01h.
cita
Política

La cita de Pedro y Pablo (Fernando López Agudín)

 

iglesias sánchez

fernando lópez agudín 100El coherente veterano militante socialista Antonio Aguado señala en PÚBLICO este atinado artículo de Fernando López Agudín que insiste sobre un deseo unánime de toda la gente honestamente de izquierda: que las organizaciones de verdad populares (no la que usurpa el digno apelativo) se coordinen en la acción. Y eso, aunque alguien piense (equivocadamente) que resta potencialidad a la propia fuerza. La unión otorga vigor a todas las opciones.

Comunicados

XTF-NC cita a la jefa de Hacienda de La Laguna para que explique por qué no informó sobre la prórroga del contrato de las grúas

 

juan luis herrera xtfnc

 

El concejal de Por Tenerife-Nueva Canarias (XTF-NC) en la Comisión que estudia el caso de las grúas de La Laguna, Juan Luis Herrera, pedirá la comparecencia de la Jefa del Servicio de Hacienda y Patrimonio, Inmaculada Armas, para que explique por qué su área no informó sobre si procedía o no prorrogar el contrato para la concesión del servicio de las grúas a la empresa Autogrúas Poli S.L.

Política

Felipe y el derecho de cita

En su desesperado intento por concitar la adhesión de los distintos pueblos que gemimos en el estado español, el Caiptán General que reina como heredero en línea directa del dictador, citó a cuatro poetas de cuatro de esas naciones: Machado, Aresti, Espriu y Castelao (Agustín Millares ni García Cabrera ni ningún otro canario diban en la rueda de presentes, por suerte, pero demostrando que para el "Rey de Canarias", la cultura canaria no existe). Pero se da la circunstancia, qué casualidad, de que los cuatro poetas citados eran republicanos, como se han apresurado a significar Ramón Palmeral, desde POESÍA PALMERIANA; ängel Prieto de Paula, en EL PAÍS o Antonio Lucas, en EL MUNDO. Y yo añado que no solamente eran republicanos los cuatro, sino que los cuatro sufrieron en sus carnes y en sus vidas la crueldad y la represión de la linea de pensamiento que encarna y de la que procede el Capitán General, flamante Jefe del Estado, no electo, sino designado desde las lúgubres profundidades de la historia. ¿Qué derecho tiene Felipe a apropiarse de las figuras de cuatro personas que en vida combatieron la institución que el Capitán General personifica? ¿Cómo se atreve a citar a cuatro referentes de lenguas nacionales el Capitán General Jefe del Estado atado y bien atado, que se dedica a estorbar la existencia de tres lenguas, algo que sin duda hubiera condenado el que hablaba la otra? Yo estoy convencido de que Espriu, Aresti y Castelao deben sufrir en sus tumbas los agravios que sufren sus respectivas lenguas que Machado, defensor de la libertad cultural, seguro que condena.