Buscar
lunes, 20 de mayo de 2024 07:46h.
dentrp
Sociedad

Este día de Canarias sin nada que celebrar, gente dentro, gente fuera; gente de arriba, gente de abajo


No estaba toda la gente damnificada, no estaban todas las personas en duelo, pero sí estaban las suficientes para hacerle saber a la clase privilegiada, la que se encaramó al poder con una ley electoral amañada, que esto tiene que terminar.
Frente al Auditorio cuyo nombre recuerda al autor de la barrabasada arquitectónica especuladora, la gente de abajo, estaba fuera, con la dignidad de la protesta pacífica. La gente de arriba, estaba dentro, con sus míseras vergüenzas. 
Y Paulino, como siempre, escurriendo el bulto. Para entrar, escondiendose de "nuestra gente", que tenía algo que decirle. Y, ya dentro, para decir otra vez, que él no tiene nada que ver con este desastre. Que él estaba arando con las burras...