Buscar
jueves, 09 de febrero de 2023 08:11h.
faes
Economía
ALTERMUNDISMO ¿PARA 2024 EL PRINCIPIO DE UN NUEVO ORDEN FISCAL INTERNACIONAL MÁS JUSTO ENFRENTADO AL NEOLIBERALISMO? ¿LO VERÁN NUESTROS OJOS?

OCDE: 202.000 millones 15% en Sociedades - CINCO DÍAS EL PAÍS / LA JORNADA / El impuesto mínimo del 15% para las multinacionales se retrasará hasta 2024, Ignacio Faes EL ECONOMISTA - Recopilación Francisco Morote

 

FR 15%

Francisco Morote, de Attac Canarias, hace esta interesante compilación de tres publicaciones, CINCO DÌAS/EL PAÍS, LA JORNADA e Ignacio Faes, en 2022 en EL ECONOMISTA, sobre la notable suma que supondría la aplicación (fiada largamente, al menos, para el 2024) de ese mínimo impuesto general del 15% a multinacionales, con el propósito esencial de que, lo digo yo, Chema Tante, los y las canallas que organizan la elusión fiscal en las gigantescas empresas, vean al menos entorpecida su tarea. En todo caso, sigo diciendo yo, Chema Tante, esta banda de filibusteros seguirá encontrando la manera de arramblar con la riqueza mundial, que pertenece a la Humanidad, para seguir engrosando el inimaginable tesoro acaparado por el 1% 

Economía

Trabajadoras y trabajadores que votan Pp, repitan conmigo, para que aprendan: FAES es el Pp

Si. FAES, es decir, el partido llamado popular, pide suprimir el salario mínimo, que las empresas puedan contratar por un suelo menor al Salario Mínimo Interprofesional (645 euros) y que sea el Estado el que se haga cargo de la diferencia a través de ayudas. y que la prestación por desempleo deje de ser un derecho. La perversidad ultraliberal relevada al máximo nivel. Se trata de una sugerencia cargada de mala intención, por partida cuádruple. Por un lado, la horda pepera persiste en su lucha por sumir en la miseria a las personas trabajadoras. Por otro, busca violar la dignidad del trabajo, sustituyendo el salario honestamente ganado, por "ayudas", es decir, por caridad graciosa. Por tercera vía, los pícaros de FAES proponen medidas que desvirtúen los presupuestos públicos, desviando fondos que deben ser destinados a inversión productiva y gasto social. Y, ya que están, la gentuza malvada quiere mejorar todavía más las cuentas de resultados empresariales, haciendo que el estado soporte todavía más los costes laborales.