Buscar
viernes, 01 de diciembre de 2023 00:54h.
llamaba
Economía
también lo mató la precariedad

Se llamaba José Antonio, y no solo lo mató el calor, Pablo M. Escanciano en DE VERDAD DIGITAL

 

F ESCANCIANO

Pablo M. Escanciano en DE VERDAD DIGITAL reporta sobre este indignante asesinato del capitalismo, con un barrendero de Madrid como víctima. Lo destaca Eduardo Madroñal y yo, Chema Tante, digo que la muerte de este obrero debe llevarnos a la cólera y recordar que, además de algunas muertes, las condiciones inhumanas que imponen las empresas en este estado de derecha español, son intolerables. Sea un barrendero, una kelly del turismo, un temporero de la agricultura o un repartidor o tantos otros, la justificación de la codicia que predica el neoliberalismo lleva a las empresas al abuso cruel. Y hay que señalar también la responsabilidad que le cabe a un gobierno incapaz de poner coto a la precariedad, que es, como bien dice Escanciano, la que permite esta saña empresarial. La pobreza obliga a aceptar las imposiciones.