Buscar
20:53h. Lunes, 20 de Mayo de 2019

Acción antimilitarista no violenta en la Base Naval de Las Palmas de GRan Canaria

Este 14 de abril, Día Mundial de Acción Cotra ek Gasto Militar (GDASMS), 40 antimilitaristas procedentes de colectivos del Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, así como de Valencia, Madrid, Bilbao, Extremadura, Alicante, Barcelona, Tenerife, Gran Canaria, Córdoba, y otras procedencias, han participado en una acción directa no violenta ante la base naval (o arsenal militar) de Las Palmas de Gran Canaria.

Acción antimilitarista no violenta en la Base Naval de Las Palmas de GRan Canaria

Activistas Internacionales allanan aguas del ejercito para denunciar el gasto y las infraestructuras militares, señalando que "La guerra comienzo: ¡parémosla aquí!

Este 14 de abril, Día Mundial de Acción Cotra ek Gasto Militar (GDASMS), 40 antimilitaristas procedentes de colectivos del Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, así como de Valencia, Madrid, Bilbao, Extremadura, Alicante, Barcelona, Tenerife, Gran Canaria, Córdoba, y otras procedencias, han participado en una acción directa no violenta ante la base naval (o arsenal militar) de Las Palmas de Gran Canaria.

Han hecho visible la amenaza mundial que supone el gasto militar desplegando una gran pancarta con marcas amarillas por las que se "recorta" definitivamente el gasto y las infraestructuras militares, penetrando 200 metros en aguas del ejército. Las y los activistas han alcanzado a nado el muelle en el que están amarrados los buques de guerra Tornado y Meteoro, ante los que han elevado dos globos de helio de dos metros de diámetro con simbología antimilitarista.

La base naval de Las Palmas forma parte de las infraestructuras puestas a disposición de una política de agresión militar. España, Francia, La Unión Europea, la OTAN, Estados Unidos, etc., disponen de las Islas Canarias como portaaviones y base logística atlántica al servicio de conflictos bélicos en distintas partes del mundo como África, Afganistán, etc. Sus intereses geoestratégicos nada tienen que ver con la seguridad humana, y en sí mismos son una amenaza.

Esta acción no violenta (colofón del seminario "la guerra comienza aquí. ¡Parémosla aquí!" realizado durante la última semana), ha sido organizada por la red Alternativa Antimilitarista MOC, y se enmarca dentro de la campaña "Recortar lo militar", que se propone visibilizar y cuestionar la actual remilitarización social y el aumento del control social necesarios para imponer a la población las políticas de ajuste capitalista. Y lo hace vinculándolos con la situación de crisis capitalista y sus consecuencias. Mientras la mayor parte de la población sufre un empeoramiento de sus condiciones de vida, los diferentes gobiernos recortan derechos laborales y sociales, precarizando los servicios públicos. Al mismo tiempo, mantienen, cuando no incrementan de manera encubierta, el aparato militar y de control social con todo el gasto que conlleva.

Las acciones del GDAMS, que están teniendo lugar estos días alrededor de todo el mundo, denuncian que la cifra actual del gasto militar mundial ya ha alcanzado los 1,75 billones de dólares (15 ceros), según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (conocido por las siglas SIPRI).

Los colectivos antimilitaristas denuncian este inmenso e inmoral gasto, que en 2013 ha supuesto en el Estado casi 24.000 millones de euros. Esta cifra incluye el gasto de las fuerzas armadas (Ministerio de defensa u otros), y el dinero destinado al control social (cuerpos policiales, gastos penitenciarios, etc.). Todos los años el gasto militar ejecutado supera con creces al presupuestado, (unos 34.000 millones de euros en 2014) lo que supone un gasto de más de 700 euros por persona y año. Cada día se gastan en el Estado español 75 millones de euros al día, siendo el 7º país exportador de armas del mundo.

Alternativa antimilitarista. MOC exige que desaparezca completamente el gasto militar y que sea invertido en las personas, en su desarrollo y satisfacción de sus necesidades básicas.