Buscar
23:03h. sábado, 31 de octubre de 2020

Asamblea por La Orotava acusa al grupo de gobierno de La Orotava de dejar morir a su séptimo ejemplar de Phoenix canariensis y apoya la denuncia de La Mesa del Árbol

 

FRASE ASAMBLEA LA OROTAVA

Asamblea por La Orotava acusa al grupo de gobierno de La Orotava de dejar morir a su séptimo ejemplar de Phoenix canariensis y apoya la denuncia de La Mesa del Árbol

 

Ante la denuncia presentada ante la Guardia Civil por el colectivo La Mesa del Árbol de La Orotava, que promueve una defensa del arbolado urbano a través de las nuevas técnicas y tecnologías del paisajismo, la formación municipalistas muestra su total apoyo a dicho colectivo y a su denuncia.

«Desde el primer momento del día de la tala, compartimos toda la información que recopilamos con la Mesa del Árbol» dicen desde la formación municipalista. «Siempre hemos contado y trabajado con los colectivos y asociaciones locales, pero también insulares, la movilización social y el activismo deben siempre complementar la labor meramente institucional, somos también un altavoz de la ciudadanía y sus reivindicaciones en las instituciones», matizan.

La tala del ejemplar de palmera canaria, protegida por el Cabildo de Tenerife en el Catálogo de Árboles Monumentales y Flora Singular, se llevó a cabo el pasado 2 de julio. Se encontraba junto a la iglesia de Santa Domingo, media 23 metro de altura y la Mesa del Árbol estima que podría alcanzar los 200 años.

«Ha habido una negligencia administrativa. Los responsables municipales no tenían conocimiento exacto del motivo de la tala. La protección de este ejemplar protegido era responsabilidad municipal y desde que entró en el catálogo del Cabildo en 2008 no se ha hecho nada para asegurar su salud y su conservación», y añaden: «extendemos la responsabilidad de este desastre para nuestro patrimonio natural al Gobierno de Canarias, que emitió la autorización de tala por supuesto ‘picudo rojo’ y al Cabildo de Tenerife, que después de nuestra denuncia pública en los medios de comunicación se ha apresurado a pedir mayor control y protección del arbolado protegido a los ayuntamientos de la isla».

Ya van siete las palmeras canarias protegidas también en el Catálogo de de Árboles Monumentales que se pierden el municipio norteño de La Orotava. «En 2017 perdimos seis palmeras canarias en la plaza del Ayuntamiento por la misma falta de planes de protección y conservación, y tenemos la sospecha de que las palmeras con que las sustituyeron no son ejemplares endémicos de Phoenix canariensis, sino palmeras híbridas de Phoenix canariensis y Phoenix dactylifera, a pesar de que los documentos de compra certifican que son palmeras canarias».

La palmera canaria es una de las especies propias de la zona de bosque termófilo, también conocido como sabinar-palmeral. Se distribuye ampliamente gracias a que es capaz de adaptarse a condiciones ambientales muy diferentes, desde áreas productivas del norte hasta secas del sur. Consigue obtener agua subterránea a través de sus raíces y por el contrario sobrevivir a periodos cortos de lluvia abundante. Además, es capaz de soportar las heladas de los valles térmicos de las cumbres como en Arure, en La Gomera, a 1000 m de altitud; puede soportar vientos de 140 km/h  «como los que padecimos el pasado mes de febrero, durante la entrada de calima en las islas», recuerdan desde Asamblea por La Orotava, y tiene una asombrosa capacidad de regeneración tras los incendios.

La Phoenix Canariensis es posiblemente uno de los vegetales más representativos e importantes del archipiélago canario, ya que ha constituido desde siempre un elemento distintivo del paisaje.

En la literatura clásica las primeras referencias escritas de que en Canarias había palmeras en abundancia proceden de los textos de Plinio El Viejo, que vivió en el Siglo I de nuestra era.

Como consecuencia de la similitud morfológica de ambas especies, la P.canariensis y la P.dactylifera, es actualmente muy difícil clasificar e identificar morfológicamente sin ambigüedades aquellas palmeras auténticamente canarias de aquellos ejemplares híbridos, especialmente en las zonas ajardinadas, jardines y áreas urbanas, donde coexisten ambas especies.

El Gobierno de Canarias aprobó un Real Decreto (62/2006, de 16 de mayo) por el que se establecen medidas para favorecer la protección, conservación e identidad genética de la palmera canaria. En dicho decreto se establecen las limitaciones de uso de los diferentes tipos de palmeras consideradas como ejemplar silvestre, cultivado, palmeras exóticas y palmeras de pureza genética reconocida.

«Existe una dejadez absoluta de nuestro patrimonio natural y nuestro arbolado urbano por parte de todas las instituciones del archipiélago. Los ayuntamientos deberían ser los primeros en actuar. Las vecinas y vecinos ya están cansados del espíritu arboricida del grupo de gobierno del Ayuntamiento de La Orotava y de las empresas a las que cede la gestión de los servicios públicos y sobre las que no ejerce ningún tipo de control», se quejan desde la Asamblea. «Por ello, esta denuncia debe sentar un precedente en las defensa de nuestras señas de identidad, así como la reciente ILP presentada en el Gobierno de Canarias para la creación de una ley que proteja el arbolado urbano, que revierte positivamente en la calidad de vida de las comunidades que habitamos pueblos y ciudades y ayudan a combatir las consecuencias negativas del calentamiento global. Por eso, ayudamos activamente en la recopilación de firmas entre amistades y familiares».

Asamblea por La Orotava ya estableció en su programa electoral para las elecciones municipales de 2019 medidas concretas para la conservación del arbolado y las zonas verdes del municipio. Y terminan apuntando: «trabajaremos durante lo que resta de mandato para intentar convencer al grupo de gobierno de hacer realidad algunas de nuestras medidas para defender el patrimonio natural y cultura, nuestro arbolado y las zonas verdes».

asamblea por la orotava

 

mancheta neoliberalismo