Buscar
02:35h. sábado, 16 de enero de 2021

lo que está sufriendo la señora es un maltrato sanitario

Carta abierta a la Sanidad Pública - por Rosy Cubas

 

salvar a rosy cubas

Carta abierta a la Sanidad Pública - por Rosy Cubas *

     Estimado  señor director/a,  gerente,  consejero/a,  delegado/a,  subdelegado/a,  presidente/a, diputado/a  o cargo público, si ha recibido esta carta es porque tiene alguna responsabilidad en materia sanitaria o relacionada. El motivo de la misiva es la preocupación que siento por la situación en la que se encuentra la señora Margarita Rosa Cubas Jiménez, también conocida como Rosy Cubas.

     Se trata, por si usted aún no lo sabe, de una señora de 73 años que padece síndrome de Charcot-Marie-Tooth, una enfermedad degenerativa que afecta gravemente a las articulaciones y que la tiene caminando con dificultad ayudada por una muleta desde hace años. También padece distintas patologías respiratorias y articulares al margen del síndrome citado. La señora Rosa se cayó en su casa de Santa Cruz de Tenerife hace aproximadamente dos semanas golpeándose la rodilla izquierda. A razón de los dolores que sufría acudió a Urgencias del Hospital Nuestra Señora de la Candelaria, dónde tras una radiografía y observando los facultativos que no tenía huesos rotos le dieron el alta casi inmediatamente sin siquiera vendarle la rodilla o pautarle algún tipo de tratamiento. La señora Rosa se queja alegando que no puede caminar y que tiene la rodilla hinchada, solicitando que le hagan una resonancia magnética para comprobar los posibles daños en cartílagos, ligamentos y otros tejidos blandos, además de explicarles que no tiene familia en Tenerife que pueda cuidarla y le es imposible marcharse en esas condiciones. Conviene apuntar que la señora Rosa trabajo en ese mismo hospital durante muchos años, primero como auxiliar de enfermería y con posterioridad como técnica de laboratorio.

     En urgencias no atienden las peticiones de la señora Rosa y le insisten para que se marche, le repiten que tiene el alta, y que si no se marcha se quedará allí, sin que nadie la asee,  la asista o se le de alimento, dado que no consta en ningún sitio cómo paciente del hospital. Todo esto siempre en el pasillo de urgencias, al paso de todo el mundo, en una camilla antigua no en muy buen estado. Por suerte, gracias a que la señora Rosa conoce sus derechos, después de una jornada de reclamaciones consigue que al menos la laven, la cambien y le den de comer.

     Es conveniente destacar que la señora Rosa ya tenía una prueba de preanestesia realizada en ese mismo hospital hacía algo más de un mes, con vistas a operarla de la rodilla dañada. Se entiende pues con razón que la señora Rosa manifestará dolor en su rodilla y no quisiera tomar el alta. Así las cosas y a pesar de todo, este domingo 8 de noviembre pasan ya 14 días desde que la señora Rosa entro por urgencias, y allí sigue, en el mismo pasillo de urgencias, empeorando, sin visos de que quieran darle solución a su dolencia, sufriendo una extraña clase de tortura sanitaria que no se entiende.  En el transcurso de estas dos semanas ha sufrido una bronquitis provocada por la tobera de aire acondicionado que corre junto a ella. Después de pasar noches con mucha tos accedieron a prescribirle un tratamiento, que han tenido que cambiarle varias veces hasta que han conseguido mitigar su bronquitis. También le han hecho una prueba PCR por si pudiera tener coronavirus, resultando negativo, según lo que ella manifiesta. 

     En este punto y dada la gravedad de la situación en la que Rosa se encuentra, me veo en la obligación moral de escribirle a usted para que tome cartas en el asunto en base a sus posibilidades y responsabilidades, entendiendo que lo que está sufriendo la señora es un maltrato sanitario que por desgracia padecen otras muchas personas en Canarias y que no puede ser achacado a la crisis del covid, pues hace ya muchos años que venimos observando pasillos de urgencias atestados de pacientes -casualmente ahora no es el caso- como consecuencia del continuo deterioro y la detracción de recursos de la sanidad pública para favorecer a la sanidad privada y la concertada.

Un cordial saludo,

Margarita Rosa Cubas Jiménez (Más conocida como Rosy Cubas)

 En   Santa Cruz de Tenerife , a   8 de noviembre de 2020 

rosy cubas 5

MANCHETA 21