Buscar
07:24h. Lunes, 21 de octubre de 2019

Pobreza Cero 2019 Canarias. Manifiesto 17 octubre 2019. Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. "Defender el planeta para defender la vida”

 

FRASE POBREZA CERO

POBREZA CERO

 

Pobreza Cero 2019 Canarias. Manifiesto

 

17 octubre 2019. Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

 

"Defender el planeta para defender la vida”

 

Desafío del cambio climático y su repercusión en las personas en riesgo de exclusión social.

 

Todas y todos contamos como seres humanos y nuestra obligación es preservar y cuidar la casa común en la que habitamos, un planeta finito que nos obligan a esquilmar para extraer sus valio-sos y delicados recursos. Cada ser vivo cuenta y cada minuto que desperdiciamos en un consumo irracional e insostenible agrava aún más las desigualdades y aumenta la emergencia ambiental que estamos sufriendo. El Cambio climático nos lleva a escenarios cada vez más inestables y con unos fenómenos impredecibles que ponen en peligro nuestra supervivencia como especie.

Desde hace cuatro años tenemos como guía la Agenda 2030, un plan de acción que nace del com-promiso de los Estados miembro de las Naciones Unidas, cuyo objetivo principal es velar por la protección de las personas, el planeta y la prosperidad, con unos Objetivos de Desarrollo Sosteni-ble y unas promesas de no dejar a nadie atrás en este empeño. Pero cuatro años después de su aprobación no se están viendo resultados claros ni unas políticas transformadoras que ayuden a avanzar en este compromiso global.

Según la OIT, el incremento del estrés térmico en el trabajo provocado por el cambio climático tendrá repercusiones adversas, afectando en mayor grado a los países más pobres. Los efectos del estrés térmico en los planos económico, social y sanitario podrían dificultar la lucha contra la pobreza y la promoción del desarrollo humano y, en consecuencia, el cumplimiento de la mayor parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Los desplazamientos humanos en el planeta están siendo condicionados, de forma significativa, por la crisis climática y desafíos ambientales, fenómenos que auguran que la cifra global de mo-vimientos humanos aumente de forma notable en los próximos años y décadas. Estas condiciones sitúan a miles de personas en situación de vulnerabilidad, exigiendo mayores esfuerzos y coordi-nación para garantizar su protección y asistencia efectiva. Las intenciones recogidas por el Pacto Mundial para la Migración Ordenada, Segura y Regular (10 y 11 diciembre 2018) son loables y aluden a minimizar los factores negativos y estructurales que obligan a las poblaciones a abando-nar sus países de origen por los efectos adversos del cambio climático, la degradación medioam-biental y los desastres naturales.

La crisis climática es consecuencia de un modelo de producción y consumo que ha demostrado ser incapaz de satisfacer las necesidades de muchas personas, que pone en riesgo nuestra supervivencia e impacta de manera injusta, especialmente a las poblaciones más pobres y vulnerables del mundo. No responder con suficiente rapidez y contundencia a la emergencia climática y social supondría la muerte de millones de personas, además de la extinción irreemplazable de especies imprescindibles para la vida en la Tierra, dadas las complejas interrelaciones ecosistémicas.

Frente a ello, se reivindica que hay que promocionar como alternativa modelos productivos que combinan el Comercio Justo y la agricultura orgánica pues son los que generan mejores resultados, tanto para aumentar los ingresos de los productores y productoras como para conservar modelos agroforestales tradicionales y frenar las consecuencias del cambio climático. El sector agrícola cuenta con 940 millones de trabajadores en el mundo, y sería el más perjudicado.

Sin necesidad de irnos muy lejos, el indicador AROPE que mide la exclusión social a partir de los componentes de pobreza, carencia material y baja intensidad de trabajo en el hogar sitúa a Canarias a la cola de las regiones europeas. El 34.6% de la población canaria se encontraba en 2018 en riesgo de pobreza y/o exclusión social, lo que la coloca a 10 puntos porcentuales por en-cima de la media nacional.

Con estos datos sobre la mesa no podemos hacer otra cosa que animar a la ciudadanía a moverse sin esperar ni un minuto más, para que la quietud de los actuales gobiernos y poderes económicos no frustren aún más las esperanzas de un futuro en común en un mundo más justo, pacífico, soste-nible, solidario e inclusivo.

 

Exigimos:

 

  • Priorizar medidas para las personas y grupos más vulnerables. Las autoridades deben pres-tarles especial atención generando mecanismos de participación ciudadana para abordar la transición del actual modelo de desarrollo de forma justa, democrática y sostenible.

 

  • Generar políticas efectivas y reales de igualdad de género y de empoderamiento de las mu-jeres y niñas, que favorezcan un reparto justo de la riqueza, así como el acceso equitativo a los recursos y al empleo digno.

 

  • Hacer efectivo el compromiso real del sector empresarial desde la Responsabilidad Social Corporativa. La aceleración de las medidas contra el cambio climático debe fortalecer nuestras economías y crear empleos, al mismo tiempo que generar un aire más limpio e impulsar la conservación de los hábitats naturales, la biodiversidad y la protección de nues-tro medio ambiente.

 

  • Educación y alfabetización climática. Es necesario promover la alfabetización climática y la utilización de los conocimientos locales y científicos para mejorar la sensibilización, la comprensión y el aprendizaje social sobre los riesgos específicos para las personas.

 

  • Redes de áreas protegidas. Ayudar a mantener los "servicios" que nos prestan los ecosiste-mas, como la absorción y el almacenamiento de dióxido de carbono, y a proteger el movi-miento de especies, poblaciones y ecosistemas que se producirá en respuesta al calenta-miento de los océanos y al aumento del nivel del mar.

 

  • Saldar la deuda ecológica hacia los países empobrecidos por parte de los más enriquecidos, más responsables éstos últimos de la degradación ambiental, por lo que deberán adquirir unos mayores compromisos, redistribuyendo la riqueza y el acceso a los recursos naturales con criterios de sostenibilidad.

 

 

Sólo con medidas como estas podremos lograr poner freno a un cambio climático que en absoluto permanece ajeno a los cambios sociales. Si se queman los bosques, se derriten los polos y se contaminan los mares las personas se empobrecen. En nuestras manos está revertir esa tendencia.

 

 

 

 

Plataforma Pobreza Cero Canarias. info@coordinadoracanarias.org

La PLATAFORMA Pobreza CERO Canarias, es la unión de personas, organizaciones no gubernamentales, instituciones y otras entidades, que desde Canarias compartimos una misma visión solidaria del mundo, y consideramos inaceptable la situación de millones de personas, condenados a sobrevivir en condiciones de pobreza extrema.

 

CONGDCA

POBREZA CERO

 

 

 

 

MANCHETA 9