Buscar
07:04h. jueves, 29 de octubre de 2020

¿De dónde proviene el dinero que aportará la Unión Europea a sus países?, Wolfgang Streeck en OBSERVATORIO DE LA CRISIS, Comenta Chema Tante

 

FRASE SPREECK

Wolfgang Streeck se queda descansado, en OBSERVATORIO DE LA CRISIS con este intrincado texto que. como dice Federico Aguilera Klink, que lo recomienda, cuesta seguir, probablemente por una cuestión de traducción. En todo caso, leyendo despacito lo que dice Streeck, al final resplandece como la verdad. Y yo, Chema Tante, lo comento. Fuerte desgracia nos ha caído con Europa.

Comenta Chema Tante:

La no fábula de las pérdidas que alegraban a los accionistas

Imagínense un Consejo de Administración que se planta ante los accionistas y les dice "Estamos en pérdidas, otro año más, pero eso sí, la contabilidad está perfecta, y todas las facturas, religiosamente pagadas". ¿La catástrofe? sí. A menos que los accionistas sean los dueños de las empresas que emitieron y cobraron las facturas hinchadas. No es ninguna fábula fruto de mi calenturienta imaginación. Es, punto por punto, lo que está ocurriendo en la Unión Europea. Nos embaucaron con un supuesto proyecto de concordia, entendimiento, convergencia y justicia económica. Pero, en realidad, nos metieron en esta historia de un negocio funesto. Y que, para más desgracia, se ha teñido de especulación financiera. Al principio, todo se reducía a que los estados ricos sometieron a una férrea servidumbre comercial al resto. Pero fue de tal categoría la estafa, las facturas han estado hinchadas de tan monstruosa manera, que ha terminado por hincharse una bola financiera descomunal.

Esto es lo que denuncia Wolfgang Streeck en este artículo, como hace poco denunciaban Carlos Martínez  y Michael Hudson, cada cual por su lado y entre varios más.

Se producen las crisis, unas inducidas, otras sobrevenidas, pero todas aprovechadas por el neoliberalismo arrimando la candela a su cochino. Y, siempre con la misma martingala diabólica, contando con los gobiernos más o menos felones, más o menos simplones, con buena o mala fe, más el gremio economista oficial venal y la prensa mercenaria. La gente tiene problemas graves. Entonces, se le dice: No hay problema, aquí está Padre, Madre y Espíritu Santo, la Riquísima Trinidad Europea, con los millones. Eso sí. Como han sido malos, pueblos del sur de Europa, tienen que pagar la penitencia y devolver las no deudas y las deudas, que eso no lo dicen los Santos Mandamientos, pero porque  Dios es muy olvidadizo. 

Y la penitencia es seguir el otro mandamiento del que no se quiere recordar al autor, pero sí que se asuma el texto "El trabajo os hará libres". Así, que a trabajar mucho, a comer poco, no se les ocurra enfermarse y no nos olvidemos de los intereses, que no somos mahometanos.

Y otra vez, la misma tramoya. Unos días a cuerpo de rey en Bruselas, con un trabajo "extenuante" para al final "ritorna vincitor", a los países respectivos, con los millones en el cesto muy visible sobre la cabeza, pero con las facturas escondidas, no sea que el pueblo se entere. Y vengan los aplausos de la claque. Qué bien hemos negociado. Le hemos hecho morder el polvo a la Europa Opulenta. Ilusos. Ilusos, quienes se lo creen.

Como se ha tirado mucho de la cuerda, esta vez han modificado un pizco el libreto. Una parte no será vía deuda, sino "subvenciones a fondo perdido". Pero no dicen que el beneficio de la Deuda es tan colosal que compensa los otros supuestos regalos. Y, además, que todo ese dinero, deuda y subvenciones "graciosas", viene de los beneficios de negocios anteriores, más los billones de euros que la banca se ahorra porque se los birlan, ella y sus empresas, a los estados, de los impuestos que no pagan. Te presto o te doy el dinero que no te pago por impuestos. En Canarias lo llamamos, a escala insular, la RIC. Por la deuda, me pagas con intereses. Y por todo, con sudor, hambre y lágrimas. Hasta que te mueras.

No importa que los consejos de administración de los estados-empresas sucursales presenten un año tras otro pérdidas, en forma de cada vez más grande brecha social, de peores servicios públicos, de paro, de miseria. Eso no es problema, siempre que las facturas estén religiosamente pagadas, sea cual sea su importe, sea cual sea el coste. Que ahí está la Constitución para garantizarlo.

Mientras tanto, la izquierda, entretenida con los ERTE y los IMV que la oligarquía le da, para que esté entretenida y encantada consigo misma.

Y nada, a seguir bien, hasta la próxima crisis. O hasta que se nos lleve el diablo.

--------------------------

Para muchos analistas, la enorme nueva ola de endeudamiento público efectuada como consecuencia de la pandemia del coronavirus equivale a la victoria del keynesianismo, pero téngase en cuenta que la deuda keynesiana debe ser pagada con cargo a los ingresos fiscales una vez que ha prestado sus servicios consistentes en mover la economía de la recesión a la expansión.

https://observatoriocrisis.com/2020/07/21/de-donde-provendra-el-dinero-que-aportara-la-union-europea-a-sus-paises/

OBSERVATORIO DE LA CRISIS

mancheta neoliberalismo