Buscar
18:37h. Jueves, 23 de enero de 2020

El sector financiero arremete en tromba contra la idea de competir con una banca pública potente

Esta notable crónica de Antonio M. Vélez, que publica EL DIARIO y reproducen KAOS EN LA RED y ZONA FORO y que recomienda Francisco Morote, de ATTAC Canarias, cubre parte de lo tratado en el curso 'El nuevo modelo económico. Lecciones de la crisis'. de la UIMP en Santander. La cosa va, de entrada, de las propuestas sobre algo tan obvio como es la banca pública y, de salida, las no menos obvias resistencias de los sabihondos tecnócratas de la banca privada, aterrados ante la posibilidad de que les chingen el negocio y el resorte estratégico.

Por supuesto que la cuerda de enterados que dirige la banca privada encontrarán siempre mil y un argumentos para descalicar la presencia del sector público en el campo de la intermediación financiera. Les va buena parte de la vida en ello.

Y no se crean que la cuestión se queda, simplemente, en los descomunales beneficios que esta banda cuatrera llamada banca obtiene de operar en exclusiva  -y cartelizando- el negocio financiero. Eso es una parte, grande, pero no las más grande, del tinglado. Porque el auténtico chollo para la banca, por la ausencia del elemento regulador que supondría la banca pública es que de esta manera domina absolutamente toda la vida social y económica de los pueblos que gemimos en este estado de derecha neoliberal 

En esta sociedad psicotizada, quien no dispone de una cuenta bancaria, es un paria, que no tiene manera de vivir. No puede pagar los servicios básicos, no puede, por supuesto, tener una tarjeta de crédito o débito, no puede alquilar un coche, alojarse en un hotel. Por no pòder, no puede ni cobrar un trabajo o servicio o venta que pueda haber vendido a una institución o gran empresa. O tiene grandes dificultades para cobrar, por ejemplo, una indemnización de un seguro por un siniestro... La banca se las ha arreglado para bancarizar toda la vida de la gente. Pero, poro otro lado, la banca privada no le abre una cuenta a cualquiera. Y se pasan información sobre la gente que haya incurrido en el tremendo delito de ser pobre. Y, por supuesto, le cierran la cuenta a quien la tuviera y caiga en la pobreza. Por no hablar del coste tremendo que supone mantener la cuenta...

Con una banca pública, todo este control férreo de la vida social por parte de la banca privada, se vería significativamente neutralizado.

Esta es la razón de que a la banca privada le parezca una insensatez las propuestas de creación de banca pùblica. O, más sencillo. Que la banca que ya es ahora de propiedad del estado, que funcone como lo que debería ser.

http://www.eldiario.es/economia/financiero-arremete-competir-publica-potente_0_400360854.html

http://kaosenlared.net/el-sector-financiero-arremete-en-tromba-contra-la-idea-de-competir-con-una-banca-publica-potente/

http://zonaforo.meristation.com/topic/2322150/