Buscar
23:03h. martes, 25 de enero de 2022

Carta de agradecimiento de un aristócrata canario al Presidente del Gobierno de España


Francisco Javier González trascribe esta carta que, como dice él mismo:"puede ser apócrifa, pero nada más real"

 

Carta de agradecimiento de un aristócrata canario al Presidente del Gobierno de España

Exmo. Sr. D. Mariano Rajoy y Brey

Presidente del Gobierno del Reino de España

Palacio de la Moncloa.

Madrid. España

Mi muy estimado Mariano.

Comienzo por tutearte como muestra de aprecio a la gran labor que estás desarrollando en pro y beneficio de las familias que durante siglos hemos mantenido la españolidad y el buen orden cristiano en esta alejada colonia africana –que los nativos llaman Comunidad Autónoma de Canarias- conquistada para la cristiandad y el engrandecimiento de la madre patria España por nuestros antepasados con gran esfuerzo y sufrimiento y donde hemos ido dejando, en prueba de nuestra hidalga y señorial bonhomía, parte de lo que por derecho de conquista nos correspondía para proveer las necesidades más perentorias de esas clases humildes –que aquí llaman “magos”, “mauros” y otros epítetos- y para fomentar empleos, industrias y comercios que realicen por su cuenta aquellos trabajos no dignos de nuestras nobles estirpes pero que son imprescindibles para la correcta y total obtención de nuestro lucro final sin óbice de que, por ello, obtengan a su vez moderados beneficios.

No es este, pues, el tuteo que se emplea con los vasallos o las clases inferiores sino el que se da “inter pares” (no “Primus” que eso le corresponde a S.M. el Rey) ya que, aunque no pertenezcas aún a la nobleza estoy seguro que como con el Marqués de Arias Navarro, el Duque de Suárez y el Marqués de la Ria de Ribadeo y Grande de España  Leopoldo Calvo-Sotelo, nuestro amado Juan te buscará algún condado por los servicios prestados. Incluso creo que si sigues en el laudatorio camino que has emprendido podría llegar a ser un Ducado, ya que Juan es así de generoso con todos los ex-Presidentes retirados del Gobierno del Reino de España, aunque alguno, desprovisto del específico gen de la Nobleza como el tal Felipe González, lo haya insensatamente rechazado y a otros, como el gran José María, aún no se le pueda conceder por seguir dedicado a la política dentro de la FAES.

A veces creo incluso que nuestro amado monarca se pasa con esto de los Títulos y Cartas de Nobleza porque solo eso justifica que tengamos hoy como marqueses deportivos a Samaranch y a Del Bosque, que ni siquiera cazan osos beodos o elefantes, o marqueses escribidores como Cela –justificado tal vez por sus servicios como censor en el franquismo- o Vargas Llosa que sus servicios a nuestra clase los ha prestado en nuestra antigua colonia del Perú. Más lógicos son los marquesados de banqueros como Alonso Escámez, José Miguel Sánchez o la esposa de Emilio Botín, que bien sabidos son los servicios que nos prestan estos caballeros, o los concedidos a empresarios como Antonio Durán de Dragados o Javier Benjumea de Abengoa a los que hemos confiado parte de nuestras fortunas para que, como manda la Santa Madre Iglesia, crezcan y se multipliquen. Con lo que tengo invertido en Telefónica tendré cuidado con el Exmo. Sr. Duque de Palma de Mallorca porque, aunque la página oficial de la Casa de S.M. el Rey me dice Juan que “En los últimos años, ha cultivado el interés por las cuestiones sociales y culturales, amén de las deportivas” no las tengo todas conmigo porque estos recién llegados al status no conocen las reglas ni el arte del enriquecimiento a cargo del común y lo convierten en una chapuza vulgar.

Pues si mi estimado amigo. Creo que ha sido simplemente genial por tu parte el planteamiento de la campaña electoral que te ha llevado al Gobierno con mayoría absoluta. No decir nada ni enseñar la patita y despistar al personal con frases como “Quiero dejarlo muy claro para que nadie se llame a engaño. Nos vamos aoponer a cualquier subida de impuestos. Subir los impuestos hoy significa más paro y más recesión y darle un vuelta de tuerca más a la maltrecha economía de las familias y las empresas” logró que una gran parte de esa gente que, por su ignorancia, no entienden el lugar subordinado que deben ocupar en esta sociedad, apoyara sin reservas tu excelente candidatura. Además creo que no hay doblez en esa propuesta puesto que es verdad que a nosotros, las grandes fortunas, clase que siempre hemos detentado el poder económico –hoy el único real-  no solo no se nos han subido sino que se nos permite aflorar por un tributo del 10%, que realmente es el 1%, de lo que el vulgo se atreve a decir que hemos “defraudado, que son aquellos dineros que nos hemos visto obligados por el bien de la Sacrosanta Patria España a mantener oculto de las turbas rojas en los paraísos fiscales de medio mundo. Tu aguda inteligencia y la ayuda del Sr. Montoro nos permite además, a cambio de esa contribución, aflorar también todo lo que tengamos de años anteriores sin pagar nada y, claro está, que sin tener que aclarar su procedencia pues ya se sabe que nuestra alcurnia nos obliga siempre al bien obrar por lo que estamos por encima de cualquier sospecha que el vulgo pueda albergar, pero aún no se que hacer porque mis abogados me dicen que hay formas aún más baratas de aflorar ese dinero que tengo hoy en las Bahamas y que he acumulado con mi esfuerzo.

Entiendo además perfectamente y comparto sin reservas que te hayas visto obligado a decir, antes del proceso electoral, que “Le voy a meter la tijera a todo salvo a las pensiones públicas, a la sanidad y a la educación” cuando todos sabíamos de la necesidad de ir trasvasando la inversión estatal de la esfera pública a la privada en temas como la educación y la sanidad. Además de nuestros exclusivos colegios –que poco van a variar- tenemos que apoyar con todos los medios el enorme esfuerzo que hace con sus centros de enseñanza nuestra Santa Madre Iglesia siguiendo las sanas directrices del Santo Padre  que nos difunde la Conferencia Episcopal y conservando los valores cívicos que con el Caudillo se enseñaban en la asignatura de “Formación del Espíritu Nacional”. Si se hubiera mantenido este espíritu en la enseñanza no tendríamos hoy problemas de promiscuidad, homosexualidad, libertinaje y apetencias de una igualdad imposible no solo de sexos sino de clases, que pretenden esos descamisados. Igual te digo con la sanidad. ¿Cómo se puede entender que cualquier trabajador manual pueda pretender tener la misma que una persona como yo? El que quiera salud que se la pague. Además,  has dado en este capítulo una muestra más de tu amor a nuestra historia y tradiciones al suprimir un medio millar de fármacos de la financiación pública para dolencias y enfermedades que toda la vida nuestros campesinos se han tratado con agüitas, tisanas, cataplasmas de mostaza, ventosas y que forman parte de nuestro acervo cultural.

Aplaudo además con entusiasmo la iniciativa de subir el IVA, sobre todo a cuestiones tan superfluas como el material escolar o los servicios funerarios. De todas formas esto último me afecta en menor cuantía porque ya poseemos panteón mortuorio familiar con las armas de mi familia talladas en piedra de Arucas. Genial el negar en tu programa que se pudiera subir ese impuesto y luego subirlo. Realmente esos rojillos no pueden negar que el IVA es un impuesto igualatorio porque todos, pobres y ricos, aristócratas o vulgo, pagamos lo mismo. ¿Habrá algo más igualitario? Importante también que ese dinero y los prestamos de Europa se destinen a salvar y sanear el sistema bancario. A mi me ha reportado además pingües beneficios invirtiendo en bonos y obligaciones de tu gobierno, favorecido por la subida de la prima de riesgo. Lamentable lo de algunas Cajas de Ahorros como la de mi amiga Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Murillo y Grande de España, en que tenía algún dinerillo en participaciones preferentes más bien por hacerle un favor y no me avisó con tiempo para recuperarlo, como hizo un sobrino político de mi esposa miembro del Consejo de Administración de Novacaixagalicia que, antes de cobrar una miseria de 19 millones por prejubilarse, me llamó para que liquidara las que allí tenía.

Tu persona, estimado amigo, está logrando muchas cosas que ni siquiera con el llorado Caudillo alcanzamos y, además, siguiendo sus añorados métodos - como debe de ser- de considerar la resistencia pasiva como un atentado contra la autoridad con lo que has metido en vereda a esos salteadores de los Sindicatos, a los mugrientos revoltosos que se oponen a los desahucios y otras medidas de salvaguarda del orden y la propiedad, y a los criminales mineros, todos ellos comunistas, separatistas o anarquistas enemigos de Dios.

Para no alargarme mucho en este panegírico que sobradamente te mereces quiero, por último, agradecerte mucho que metas en cintura a todas las Autonomías díscolas y derrochadoras y protejas a las que como Valencia y Madrid siempre han estado por la sacrosanta unidad de España. A este respecto te diré que nuestra élite aristocrática está tratando con Juan para que al benemérito Carlos Fabra le dé un título, aunque sea pequeñito, y proponemos el de Vizconde del Aeropuerto y, si no puede ser, el de Barón de Lucena del Cid donde al primero de esa saga caciquil,  Victorino Fabra – el ”Agüelo Pantorrilles”- que presidió la Unión Liberal y la Diputación de Castellón desde 1871 a su muerte, diputación que desde entonces ha sido presidida –con alguna breve interrupción como con la nefasta República Española- por 5 generaciones de Fabras lo que convierte su caciquismo en hereditario y digno pasar a ser de la nobleza, cualidad que su visatataranieta,  Andreita Fabra, acreditó sobradamente con el ¡que se jodan! dirigido a los vagos que aún  siguen en el paro. Esos honores los ganó D. Victorino a la sombra de un gran soldado español –nacido por accidente en Tenerife- el General O’Donell que en esa zona del Maestrazgo ganó el título de Conde de Lucena y Vizconde de Aliaga que remataría luego frente a los moritos en Tetuán  y pasó a ser Duque de Tetuán. También debes de apoyar a Paulino en Canarias. Es un maguito algo ladrador pero muy fiel a la Corona de España que con su partido de Coalición Canaria,  los partidos españoles y un muy estudiado sistema electoral que impide el acceso a las instituciones de elementos perturbadores mantienen la españolidad de esta tierra que algunos se atreven a poner en duda  y que, gracias a ellos y a algún ilustre canario hoy ministro preclaro de tu gobierno como J.M. Soria –para el que pedimos el título de Guanarteme Petrolero- podemos en esta colonia mantener el dominio de la Madre Patria y sin algaradas callejeras, aún con cifras de 300.000 parados y 700.000 canarios por debajo del umbral de la pobreza y con los sueldos más bajos del Estado.

Firmado: Teódulo Luis María Francisco de Paula Benítez de Pontevedra  Mussiu-Fernández del Camino y del Hoyo Sorzalano, Marqués de La Fuente de Anaga, Conde de Chasna y Marqués de Galdar-Guía.

 Carta apócrifa, aunque plausible, transcrita en Gomera a 1 de agosto de 2012 para su público conocimiento por el amanuense

Francisco Javier González