Buscar
17:08h. Viernes, 26 de Mayo de 2017

La Casa del Niño. (“La Casa de los Horrores”) - por Ramón Armando León Rodríguez

 

casa del niño

ramón armando león rodríguezEstos amigos eran cuatro hermanos hijos de madre soltera. La madre trabajaba durante toda la semana y los sacaba del “reformatorio” los domingos Siempre que no estuvieran penados por alguna causa o por el simple capricho de un cura o una monja. Lo que me contaron estos amigos sobre su reclusión en ese lugar es espeluznante.

 

niños giménez

La Casa del Niño. (“La Casa de los Horrores”) - por Ramón Armando León Rodríguez *


Hoy leí en el periódico Canarias7 que "el director general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, un técnico del Cabildo y un representante de la plataforma vecinal que defiende el uso sociocultural del inmueble, han visitado" ese centro de martirio que fue La Casa del Niño, ubicado frente a una zona costera de Las Palmas de Gran Canaria.

Inmediatamente recordé lo que me habían contado unos amigos que habían estado recluidos en esa especie de cárcel en la época del franquismo regida por curas y monjas.

Estos amigos eran cuatro hermanos hijos de madre soltera. La madre trabajaba durante toda la semana y los sacaba del “reformatorio” los domingos Siempre que no estuvieran penados por alguna causa o por el simple capricho de un cura o una monja. Lo que me contaron estos amigos sobre su reclusión en ese lugar es espeluznante.

Lo primero que hacían, estos representantes de dios, es separar a los hermanos y aislarlos para evitar que se protegieran entre ellos. Les sometían aplicandoles duchas de agua fría, les pegaban, los encerraban en celdas aisladas y, en algunos casos, los violaban. Eran explotados laboralmente por la gracia de dios a través de sus representantes en la tierra.

Estos amigos, lo recuerdo como si los estuviera viendo ahora mismo, siempre estaban tristes. Jamás olvidaron los horrores que habían pasado. “Fueron niños que nunca disfrutaron de su niñez”, porque les robaron su infancia y sus vidas.

La iglesia católica era la cómplice necesaria del franquismo en estos centros de menores, donde el maltrato era peor que los que sufrían los adultos en la cárceles franquistas.

Estos centros también son parte de la memoria histórica. Cuando se habla de los desaparecidos y asesinados por las hordas franquistas, no se habla de los niños “secuestrados” en estas casas del horror.

No tengo la menor duda de que en estas casas murieron y se suicidaron algunos niños y niñas.

…¿O no?

* Del muro en FACEBOOK de Ramón Armando León Rodríguez.

ramón armando león rodíguez

http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=462630