Buscar
10:46h. lunes, 06 de julio de 2020

¿Cómo medrar en la política? o como ser un excelente bufón - por Fernando Alvarez Ruano

 

FRASE RUANO

¿Cómo medrar en la política? o como ser un excelente bufón - por Fernando Alvarez Ruano *

Cuando decimos que un tío anda por ahí medrando, queremos significar que es un mindango y un vividor. Al nombrarlo así, empleamos un tono despreciativo por esa actitud que tan mal vista está por el común del pueblo. Prima hoy la manera viciada de emplear la palabra medro. Porque, en la realidad del diccionario, medrar es cosa buena, para uno mismo y para los demás. Aunque estimule a los envidiosos que tanto abundan en nuestra querida Santa Lucia de Tirajana.

Medrar equivale, en rigor orteguiano, a ascender, mejorar, acrecentar, prosperar y conseguir reputación. Y, en el caso de los animales y plantas, significa crecer, ir a más. De manera que medrar es cojonudo. Lo que pasa es que nosotros usamos del término en el sentido contrario al que le da la norma. O sea, peyorativamente.

Podemos-Beatriz-Mejias

-Está bien eso de peyorativamente.

-¡Bueno, jefe, es que uno tiene estudios, aunque sean escasos!

J M COETZEEJ. M. Coetzee, escritor de moda (y con muchísimo fundamento) explica que las tres gallinas que tenía su madre en un embarrado corral surafricano, «no medran -y no porque sean putangas-, sino que no ponen ni un huevo de consolación, al estar contrariadas». Les han salido en las patas unos bultos como de piel de elefante. Están cabreadas, no crecen, no engordan y, en consecuencia, no hay forma de que les saques algo provechoso por el culo.

Son los políticos -los actuales y, por lo que se intuye, los de por venir- quienes soportan más que nadie que les apliquemos lo de medrar en su versión lamentable. Ellos pretenden obtener todo lo bueno que hemos dicho más arriba, pero con malas artes. Mediocres, cuentistas, ansiosos de poder y dineros, que no ha sido capaces de medrar como Dios manda, pero que medran por la vía del manual del sinvergüenza.

61066331_412689752648025_2608963637548679168_n

Medren, pues, quienes nos gobiernan o nos quieren gobernar, que nosotros les seguiremos la corriente, como a María Cristina, pero, eso sí, ateniéndose a un medro que sea productivo no únicamente para ellos. Medren sin dejarnos a nosotros, que los alimentamos, a la sopa boba y a la luna de Valencia. Sólo de ese modo el verbo medrar será empleado para resaltar virtudes, mejor que para señalar vicios. El medro malo sólo engorda al caballo de la cuadra propia. No sean medrosos señores de AGRUPACION DE VECINOS DE SANTA LUCIA DE TIRAJANA, ni las TRÁNSFUGAS, a la hora de medrar en buena lid. Dicho en cristiano: «ayuden a sus “bufones” que están como locos día a día defendiendo lo “indefendible”.

Lo importante no es tener ideas, es saber levantar la mano y estar callado; eso de querer trabajar por el bien del pueblo, a estas alturas del cuento ya no se lo cree nadie (siempre puede haber algún despistado). Ahora ya no necesitas saber pegar carteles, preparar el engrudo,… eso es labor de una empresa privada pagada por el partido,… Tu labor más importante es arrimarte al líder, ser pelota, ser sumiso, ser obediente,… ¡Nuestro amado líder siempre tiene razón!

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Fernando Alvarez Ruano

FERNANDO ALVAREZ RUANO

https://canariasenlanube.wordpress.com/2020/01/06/como-medrar-en-la-politica-o-como-ser-un-excelente-bufon/

 

MANCHETA 12