Buscar
07:17h. Domingo, 19 de Agosto de 2018

Cuánto camino hay que andar - por Erasmo Quintana

 

frase erasmo

Cuánto camino hay que andar - por Erasmo Quintana *

Todos los indicadores de nuestro país que tienen que ver con la economía, el juego democrático, la convivencia, la justicia social y las coberturas de los sectores de población más desfavorecidos, coinciden en presentarlo como una máquina que camina cojitranca, mal funcionando la mayoría de sus terminales. Ahora mismo hay una gran inquietud por la inducida incertidumbre del porvenir de las pensiones, cosa que ha venido a confirmarnos la misma Comisión Europea en su visita a España, mentalizándonos en que las actuales pensiones tienen los días contados, por lo que nos aconsejan -Rajoy también- que nos hagamos un fondo privado si queremos en un futuro, que está a la vuelta de la esquina, las sigamos cobrando. Objetivo: meter el miedo en el cuerpo; y el miedo, ya se sabe, es paralizante, y hace que el necesitado se lo trague todo.

rajoy pensiones

Los agoreros del gobierno actual han manifestado, seguros de lo que dicen, que nuestro país nunca será Portugal (ya quisiéramos tener aquí su sistema de cobertura social y su lucha contra el paro), así como a Grecia, donde también nos gustaría hallarnos -van saliendo de su precariedad-, y estar en la cuna de la civilización occidental, mientras el Partido Popular hacía méritos aquí dándonos su medicina con sabor a aceite de ricino.

Vemos en el Parlamento el control al Gobierno, y cómo a cada pregunta que le hace la oposición -la conocen de antemano, pues cada interpelante con anterioridad se la ha pasado por escrito-, ya viene con la contestación hecha, también en una papelina, por lo que se despachan que es un primor. Rajoy hasta se permite, con su habitual sarcasmo de franquista reconvertido en demócrata, gracietas ridiculizantes a sus adversarios cuando le recuerdan que es la X del partido más corrupto de la UE, recochineo que hace que levante la euforia del graderío propio, celebrando el derroche de ingenio de su jefe de fila.

RAJOY APLAUSOS 

Y como de lindezas venimos hablando, señalar que al gobierno todo se le va en afirmar que España está saliendo de la crisis, que la economía va como una moto; pero la realidad, que es tozuda, dice que ese milagro no ha llegado a la gente, pues las sigue pasando canutas. Y hay dinero para todo, lo que pasa es que se va como agua en un cesto. ¿De verdad queremos ahorrarnos 3.500 millones de euros cada año? Hagamos efectivo que desaparezca el Senado, que al pueblo no le sirve para nada. En todas las elecciones los NO VOTES AL SENADOpartidos prometen hacerlo desaparecer, pero pasadas las mismas, ahí queda inamovible, sirviendo de echadero a políticos que los partidos no saben qué hacer con ellos. Para que los electores seamos eficaces nos piden que en los próximos comicios nadie vote al Senado (yo por supuesto no usaré esa papeleta, y procuraré que las personas de mi entorno tampoco) para que se vea que mayoritariamente reconocemos que dicha institución es prescindible, inservible, innecesaria y una rémora para la economía del país: 260 senadores para nada. En Noruega, Suecia y Dinamarca no hay Senado. Alemania solo 100 y en EE.UU. un senador por cada Estado, teniendo todos su razón de ser y su eficacia.

Eliminar la pensión vitalicia de todos los diputados, senadores y demás enchufados por favores prestados, sin haber llegado a la edad de jubilación, como todo el mundo. Rebajando las partidas que tienen que ver con ayudas a los sindicatos (una forma de comprarlos, domesticándolos para que no molesten); a los partidos políticos y negarlas a las fundaciones de opacas intenciones, cuya actividad no es un fin social. Con todo esto, que es solo una muestra, el Estado se ahorraría otros 45.000 millones de euros anuales. Luego nos dicen, que no hay dinero para pagar las pensiones. La pregunta que yo me hago -y la de ustedes, mis amigos- es ¿de qué crisis estamos hablando?, porque el establishment, hoy por hoy, marchando con el cuerno de la abundancia.

La verdadera crisis que asola nuestro país es de humanidad; crisis de no pensar en los discapacitados, en los desahuciados, en los desamparados, y en la sensibilidad que los gobernantes deben tener con los rezagados que no llegan como los demás; con la justicia social y con los sueldos dignos. Dicho por economistas de reconocido prestigio: “Las economías avanzan, cuando las clases medias y obreras de un país ganan lo suficiente para que el sistema funcione”. Aquí es lo contrario: todo está diseñado para la inmediatez del dinero fácil empresarial, para la avaricia egoísta y ciega que el gobierno de Rajoy mima; la disarmonía reina hasta la extenuación con su reforma del Estatuto de los Trabajadores: todo para el empresario, nada para el obrero. Este sistema neoliberal conservador es posible en nuestro pueblo español, porque está compuesto de una masa conformista y resignada. Ya se lo dijo al poeta del pueblo Miguel Hernández su cercano amigo Sijé: “En política, aceptar al tirano es sacrificio del cristiano”. Así es la España profunda. ¿Para cuándo en nuestro país de imperfecta condición: Libertad, Cultura, Verdad, Justicia?

miguel hernández y ramón sijé

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

ERASMO QUINTANA RESEÑA