Buscar
11:02h. lunes, 14 de junio de 2021

La izquierda felipista siempre fue más de “mejor subsistir sentados”.

La izquierda felipista - por Antonio Cabrera de León

 

FRASE CABRERA FELIPE

La izquierda felipista - por Antonio Cabrera de León *

A la izquierda felipista nunca le gustó lo de “mejor morir de pie que vivir de rodillas”. La izquierda felipista siempre fue más de “mejor subsistir sentados”. Quien haya leído a Mafalda sabe que estoy hablando de su Felipe, que no se me ocurriría a mí poner al apellidado González como referente de ninguna izquierda por paniaguada que fuera.

Felipe quería ser jefe desde niño, así lo dibujó Quino, pero necesitaba constantemente que le recordaran que tenía que hacer los deberes. Y así, exactamente así, es la izquierda felipista. Quiere ganar las elecciones para gobernar, pero cuando gobierna no quiere hacer los deberes de la izquierda. Y en el colmo de los colmos, ya es que no quiere hacer ni los deberes de oposición cuando ejerce de tal.

Jeremy Corbin fue la última esperanza de la izquierda británica para algún tiempo. Tras su derrota el partido ha quedado en manos de la izquierda británica felipista (también allí leen a Mafalda). Si Corbin hubiera tenido la valentía de presentarse a las elecciones explicando que lo mejor para el RU era seguir en la UE quizá también hubiera perdido, pero habría muerto de pie, diciendo la verdad en lugar de balbuceando bobadas. Ahora subsiste sentado, pero para los trabajadores del RU ya es tarde. Sip, para esos mismos que apoyaron la salida de la UE.

La izquierda felipista se pasó dos años sesteando en la Asamblea de Madrid y ahora es la única fuerza política perdedora de las que sobreviven en la Asamblea. Porque digo yo que si todas las demás han mejorado sus resultados, es que la izquierda felipista es la perdedora. Y no cuestiono que Gabilondo, como Corbin, sea una persona honesta. El caso es que no hizo los deberes. Los que se supone que tiene que hacer una oposición de izquierdas.

Si quien le sustituya al frente de esa izquierda pretendiera en algún momento abandonar el felipismo y hacer los deberes, tendrá trabajo no sólo en cámara sino también en la calle. Y pienso yo que aparte de reconocer los errores propios será bueno que mire a los ojos a quienes una vez fueron sus votantes y les diga la verdad: si un día vamos a volver a caminar juntos mejor decirnos las cosas a la cara. Yo no estuve a la altura, pero Ud ha votado a quienes llaman feminazis a las mujeres que exigen igualdad de derechos con los hombres, a quien dejó morir a miles de viejos en residencias no medicalizadas y prohibió trasladarlos al hospital, a quien llama mantenidos a las personas que tienen que pedir un plato de comida, a quien baja los impuestos de la gente rica mientras empobrece la sanidad, la educación y el transporte públicos.

A diferencia del RU y su salida de la UE, quizá no sea tarde para los trabajadores madrileños que optaron por todo eso. O quizá sí. Todo será abandonar el felipismo y ponerse a hacer los deberes.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Cabrera de León

ANTONIO CABRERA DE LEÓN RESEÑA

mancheta 33