Buscar
13:04h. Domingo, 22 de Octubre de 2017

"El poder de la clase obrera" - por Ramón Armando León Rodríguez

 

TRABAJADORES

ramón armandoLa importancia de las personas no importantes.

"El poder de la clase obrera" - por Ramón Armando León Rodríguez *


La importancia de las personas no importantes. El personal de limpieza y auxiliares de enfermería de los hospitales es considerado poco importante porque son trabajadores/as de baja cualificación, pero ¿qué pasaría si estas personas desatendieran sus obligaciones? Es indudable que pasarían a ser el personal más importante de los hospitales, porque las bacterias, los microbios y los virus serían los dueños de los centros médicos.

Pero, generalmente, solo se habla de las y los profesionales de medicina y enfermería,   como esenciales. Conclusión: todos los colectivos son importantes, porque se complementan.

L@s trabajador@s de los ayuntamientos que realizan la limpieza viaria de los barrios de las ciudades son poco importantes, porque para barrer las calles no es necesario tener una alta cualificación, pero ¿qué pasaría si dejaran de hacer su cometido? Todo el mundo ha podido comprobar lo que sucede cuando las plantillas de limpieza viaria de las ciudades se declaran en huelga. Quién no ha vivido alguna que otra vez esta situación; las calles se llenan de basura, las ratas hacen su agosto, las cucarachas invaden los portales, las infecciones se disparan y aquella gente poco importante se transforma  de inmediato en las personas más necesarias de la ciudad. 

Las camareras de piso de los hoteles son, sin ninguna duda, un personal esencial de los hoteles, pero están consideradas por la dirección como las menos importantes. Sin embargo, sin ellas los hoteles no podrían abrir. 

Podría seguir hablando de otras profesiones consideradas poco importantes que se convierten automáticamente en importantes, cuando se produce alguna crisis. Pero creo que basta con estos ejemplos.

¿Por qué se me ha ocurrido hablar de esto?

Porque a menudo gran parte de la clase obrera ignora el poder que tiene y se deja manipular por miedo a perder un trabajo que no es valorado como se merecen y que en muchos casos son contratos basura.

En cierta manera, “los trabajadores ylas  trabajadoras sienten cierto desamparo por los sindicatos”.

…¿O no?

 

* Del muro en FACEBOOK de Ramón Armando León Rodríguez

ramón