Buscar
16:21h. sábado, 24 de octubre de 2020

Decretando que el sexo no existe

No son los trans, sino el trasgenerismo. Lidia Falcón O'Neill, bajo las pezuñas del progreso - por Maribel Santana

 

FRASE MARIBEL

No son los trans, sino el trasgenerismo. Lidia Falcón O'Neill, bajo las pezuñas del progreso - por Maribel Santana, activista, historiadora *

“La fiscalía de Barcelona, ve indicios para abrir una investigación, denuncia que ha puesto la plataforma trans, contra la histórica feminista marxista Lidia Falcón O'Neill, acusándola de delito de odio y transfobia".

La persecución, por tierra mar y aire a la presidenta y líder del PFE, por parte de grupos variopintos, desde el progrerío, izquierdías, Lumpen, negacionistas, envalentonados por un sistema del todo vale, grupos agresivos que actúan como matones cercando a las feministas que se manifiestan (abolicionistas de la prostitución y otros), no cesa.

De todas es conocida la lucha ideológica, política, que la histórica feminista ha desarrollado durante muchas décadas  y que le ha costado la cárcel, no solo a ella sino también a su familia por defender la lucha de la mujer, de la república y la justicia. Torturada por el policía franquista a quien llamábamos Billy el Niño (por lo rápido que sacaba las balaceras de las pistolas asesinas)  y por otros  franquistas, por  defender además a los homosexuales perseguidos, encarcelados y torturados por el mismo sistema y los mismos  personajes  psicópatas  ya citados.

 Ahora son estos grupúsculos de nuevo tipo,  los que se ensañan con la feminista, pues corren otros tiempos, donde el marxismo, la lucha de la mujer, la de clase  y cualquier otra está en desuso, porque así lo requiere el neoliberalismo, fase superior, superior del capitalismo redentor, al que parece ser que le han brindado la rendición para el siempre jamás  la izquierda ausente.

Ni la autora feminista que yo sepa, ni una servidora estamos contra los trans o aquellas personas que se sienten felices, mutando, bien su cuerpo o su alma.  Allá cada  una, ¡cada cual que arrastre su sombra!.

Eso si, estamos contra los transgenerismos, o los Trans-Qeer pues es la versión neoliberal y hasta criminal que ha parido el Neo de todos los Neo. 

El  neo-lenguaje, la post-modernidad, el genero, el todo vale.  Se acabó las ideologías, los partidos políticos, y las cosas del “pasado”… el  que pierda esto de vista, pierde.

El que se atreva a cuestionarse que los Neo son una nueva vuelta de tuerca del capitalismo, será condenado por ser comunista casposo y por todo lo que los grupúsculos apoyados por los ricos y dirigidos por estos se le antojen. Para eso tienen hasta sus leyes para castigar a padres, madres, profesores, educadores, y todo el que piense distinto. Pues se acabó también el disentir.  Así que tengamos cuidadito, nos amenazan al pueblo, clases trabajadoras y populares, intelectuales,  además a los trans de clases trabajadoras, que critican  este sistema.  Así es el progrerío  salido de universidades,  donde los ricos imponen lo que tienen que estudiar y lo que tienen que apoyar para su beneficio.

Colocados en los despachitos sentando cátedra, cobrando  de las arcas públicas y aquí me las den todas. Vendidas, estos estómagos agradecidos al peor postor, y a la postmodernidad.

Claro, los  transgenerismos, reflejados por  personajes ricos, travestidos, mutilados o no, que dicen no existir el sexo biológico, negando a hombres y mujeres pues parece ser que el lenguaje es lo que vale. Decretando que el sexo no existe, pasando de mujer a hombre y viceversa de forma frívola y por la cara sin condiciones médicas, técnicas u otras, sino con la expresión,  “por mis santo cojones soy mujer” (Tita Barahona). Sea como sea, señores y señoras  “quien tiene vulva le aplastara la menopausia y quien tiene pene, padecerá de próstata”  (Tita Barahona).

Esa es la biología para que crean en ella, los negacionistas y misóginos sin tino. Decirle a estos perdido/as  que, si las mujeres biológicamente y con su sexo de hembra no pare, se para el mundo, por tanto no existirían  tampoco  estos descerebrados, engendros de la palabra.

Estos, becerros, analfabetos, algunos magnates pertenecientes al lobby Qeer, con sus clínicas de mutilaciones, farmacologías para engañar a los pobres  que están enganchados de por vida para ver el milagro deseado: la conversión, del agua en vino. Capitalistas que no se cortan con el propósito de hacer negocios con y  mediante los  niños, que juegan con  vestirse, de niñas u otros para arremeter inmediatamente y encaminarlos a lo mismo. ¡Dejen a los niños y niñas que decidan cuando sean mayores y no los vuelvan locos!  Nos preguntamos:  ¿Quiénes defenderán a los niños de nuestros defensores?

Una Angelina Jolie, que su niña con 3 años quiso jugar a ser niño con vestiditos y cortes de pelo sin más y ya la hormona hasta los dientes, metida en esa nueva religión transgenerista, propagándola, la  actriz está metida hasta las trancas en el Business- espectáculo.  Este  es  el ejemplo  que ven  los pobres padres de las clases trabajadoras  y creen que  la salida es esta.

Los cuentos infantiles  ha cambiado tanto que da vértigo: antes les quitaba de las manitas a los niños una muñeca si la cogían para jugar y hoy les hormonan, o les quieren amputar el pene por la misma causa. El cuento de caperucita ha sufrido una metamorfosis.

Los técnicos ingleses, psicoanalistas oficiales, que tratan todo esto dicen que el 70% de este problema acaban descubriendo una homosexualidad  latente  sin más.  Arrepentidos/as de mutilaciones y otras locuras, como los envenenamientos con los fármacos y otros porquerías con tal de montarse en el acumulo de capitales los de siempre. Los técnicos, no pueden hablar sino con la boca pequeña, pues está en el punto de mira por los nuevos religiosos.  El Neo, el postmo  y el lenguaje.

Es así como se castiga a la clase trabajadora, que no saben qué salida darle a este problema y los castiga además porque las leyes del neoliberalismo están hechas para obedecer a los ricos.

Este Lobby Qeer transgenerista, no sale desde abajo, de los propios transexuales ni de los personas trans de las clases trabajadoras, es una organización  de  personas selectas que hasta está en la agenda de la ONU, según estudiosos del tema.

 Así que señores, ni racismo, ni transfobia, ni odio.  Es toda una maraña de intenciones de los que mandan y los que se enriquecen y los totorotas del progrerío esnobista sirviéndoles, perdidos en la ciénaga del capitalismo. ¡así nos va!. Críticas a los fascistas de Vox y PP, pero estos fascistas son además y para más inri neoliberales, iguales que la izquierda perdida a la que aludimos.

Apoyo a la feminista histórica Lidia Falcón, pues nadie tiene la verdad absoluta,  (menos los ricos y la iglesia, binomio necesario) pero sus análisis sobre lo que está ocurriendo y la vuelta de tuerca del neoliberalismo son certeros.  Puede que se equivoque en otras cosas,  repito que nadie tiene la verdad absoluta,  pero… no le veo otra intención después de escucharla y leer sus trabajos y artículos. 

Rememorando a Bertolt Brecht:

"El que no conoce la verdad es simplemente un ignorante. Pero el que la conoce y la llama mentira, ¡ese es un criminal!…“

 

*. La casa de mi tía agradece la gentileza de Maribel Santana

MARIBEL SANTANA 2
 

 

 

MANCHETA 21