Buscar
17:13h. martes, 27 de octubre de 2020

Las alertas electorales de Cafassi - por Chema Tante

 

FRASE TANTE 2

Las alertas electorales de Cafassi - por Chema Tante *

Mi admirado y, sin embargo, querido, amigo en la distancia, Emilio Cafassi, oriental docente de Teoría Sociológica en la UBA, tiene la bondad de mandarme sus interesantes análisis de la coyuntura política del sur del sur americano.

Y en esta ocasión, el hombre se hace justificadas cruces ante el triunfalismo “compulsión hacia el festejo, necesidad catártica” lo describe él con tino, ante los recientes exiguos éxitos electorales de la izquierda en Bolivia, Argentina y Uruguay. Tan exiguos son, que rozan lo discutible y, en todo caso, como dice también, acertando otra vez, Emilio, constituyen serias alertas.

Desde luego, que después de una gestión de defensa popular indiscutible, Evo haya ganado por los pelos; que en Argentina el desastre neoliberal no haya impedido al macrismo retener una fortaleza parlamentaria que le va a estar buscando las cosquillas constantemente al gobierno de Alberto y Cristina; y que, en Uruguay, el Frente Amplio reconozca su alivio por haber salvado los muebles, esboza, desde una perspectiva de conjunto, un panorama gris como estepa siberiana.

Y con algunas pinceladas más deprimentes todavía. La ya citada poca habilidad del MAS de Evo para cristalizar en aceptación electoral su indudable servicio a la causa popular. El hecho, que también recuerda Cafassi, de que en Argentina, la parva ventaja electoral hay que atribuirla, no a la izquierda, sino al peronismo que, cuando se une, es invencible. Y, en Uruguay, la aparición, estamos hablando de Uruguay, por favor, de un partido neofacista “artiguistas”, se definen. Paren el mundo, que me apeo, decía una pintada famosa. Pues eso.

La conclusión, en efecto, más que de alerta, debe ser de alarma.

Y a este lado del sonoro Atlántico, más combustible para el espanto. Que en Canarias, desde donde escribo, un partido que ha demostrado su sensibilidad social como Nueva Canarias considere que tiene que pactar con la esencia del neoliberalismo corrupto y corruptor isleño, de Coalición Canaria, para no verse arrollado en las urnas. O, ya en el contexto general de lo que va quedando del imperio español, que un partido que se ha autodefinido, por casi 190 años, como socialista y obrero, tenga que apelar a las pompas y a las obras del neoliberalismo y del fanatismo centralista, para salir adelante. O que una opción que propone un programa de izquierdas, como Unidas Podemos, sepa que jamás gobernará, porque la oligarquía económica la ha vetado, y que no ocurra nada ante tamaña aberración democrática.

Acá en Canarias, allá, en el estado imperial y más allá en la amada Latino América hermana, la izquierda tiene mucho en qué pensar. Mucho que revisar.

Y yo empezaré por reclamar a la gente que se deje de fanatismos y de ideas fijas y vote por los partidos que de verdad resisten al neoliberalismo.

 

* Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE

MANCHETA 10