Buscar
11:07h. domingo, 12 de julio de 2020

"Que alguien nos eche una mano", clamor de vecinas y vecinos de un edificio sin corriente eléctrica, CANARIAS 7, Comenta Antonio Aguado

 

fra aguado canarias 7

El coherente veterano militantes socialista Antonio Aguado señala y comenta con justa indignación la información que reporta Rebeca Díaz desde CANARIAS 7.

Escribe Antonio Aguado:

antonio aguadoUn ruego desesperado por una emergencia. ¡Que alguien nos eche una mano!.  

Esto es tercermundista, lo que están padeciendo desde el 31 de agosto del año pasado los vecinos del bloque 8 de la 3ª. Fase del Valle de Jinamar, cuando en el cuarto de contadores se produjo un incendio y la avería causada desde entonces, les ha dejado sin los suministros básicos de agua y luz, con lo que esto significa de grandes inconvenientes, al no poderse entre otras cosas usar el ascensor en un edifico de 11 plantas, con la dificultad que les causa a personas mayores y/o impedidas. 

Por la gravedad de la situación, el  problema tenia que haberse afrontado y resuelto desde hace mucho tiempo y mientras tanto, tenían que haber sido dignamente alojados a través del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que tiene las competencias por ser la zona donde esta situado el edificio. 

Sin embargo, inexplicablemente los responsables municipales, que tenían la obligación de resolver con diligencia éste problema, al no hacerlo se ha agravado y éstas familias continúan  sufriendo lamentables consecuencias. 

Para no hacerle frente al problema y darle pronta solución desde el ayuntamiento se ha argumentado, la imposibilidad de hacerlo por ser un edificio privado y ademas está asegurado. Como muchas veces suele ocurrir se han acogido a aspectos administrativos y burocráticos según plantean, insalvables por la imposibilidad de inversión en éstos casos, dando la impresión de que problemas como éste ocurren con bastante frecuencia y no es de mucha emergencia.

Cuando ocurre algo así,  la burocracia se debe aparcar y resolverla a su debido momento. Si hubiera sensibilidad y voluntad política, a éstas familias tenían que haberles facilitado un alojamiento provisional, resolver con prontitud las averías y pasarle a la compañía aseguradora los gastos ocasionados. 

Como vecino de Las Palmas de Gran Canaria, (con toda probabilidad igual que todos los del municipio), me siento solidario con éstas familias y en absoluto no me hubiera afectado negativamente (todo lo contrario) las medidas que nada más originarse el problema hubiera adoptado el Ayuntamiento y por supuesto en un caso como éste, a diferencia de la excusa municipal de inversión indebida, no plantearía ninguna denuncia ni problema al Ayuntamiento y todo lo contrario, apoyaría y aplaudiría su rápida solución.

Insólito éste planteamiento cuando aparte de subirse el sueldo el grupo de gobierno el 16% y la oposición el 47%, en un pleno que duró menos de 5 minutos (para esto siempre se ponen de acuerdo todos los grupos políticos), aparte del gran incremento aprobado de personas de confianza o cargos de libre disposición (enchufados o puestos a dedo), asesores, personal de gabinete, protocolo, etc.,  muchos de ellos sin ningún mérito que les avale como el estar arraigado en la Sociedad y con experiencias acumuladas en ongs,  movimientos sociales, feministas, ecologistas, sindicatos, asociaciones de vecinos, colegios profesionales, ampas, consejos escolares, etc. En la mayoría de ellos la preparación, experiencia y capacidad “brilla por su ausencia” 

No digamos nada de los gastos superfluos y suntuosos que vienen invirtiendo, entre otros en la inútil pero muy aparatosa y ostentosa metroguagua, pudiéndose resolver el problema del trafico con más garantías y muchísima menos inversión de la que se está haciendo en éste desproporcionado proyecto, que no resolverá el problema de movilidad y del trafico que origina los vecinos de la zona alta (más del 70%) del municipio, pero sólo en las horas puntas, cuando por las mañanas tienen que desplazarse a sus trabajos a la zona baja de la ciudad: muelles con sus cientos de empresas, Zona Industrial del Cebadal, hospitales, centros oficiales, comercios etc.y a su regreso después de la jornada laboral a sus respectivos domicilios. En consecuencia, habría que abordar y resolver el problema, desde y hacia donde se origina mediante el transporte con las suficientes guaguas municipales.

Cuanta impotencia se siente al ver el gran despilfarro y mal uso que hacen de nuestros impuestos y para algo de suma importancia y gravedad como es el problema y la situación que vienen  padeciendo estos vecinos del Valle de Jinámar, no comprometen una pequeña inversión que les pueda dar la solución.  

Antonio Aguado Suáre

 

 

Todo el reportaje de Rebeca Díaz en CANARIAS 7

https://www.canarias7.es/siete-islas/gran-canaria/las-palmas-de-gran-canaria/que-alguien-nos-eche-una-mano-GM8493329

REBECA DÍAZ

CANARIAS 7

 

MANCHETA 12