Buscar
19:44h. Sábado, 20 de julio de 2019

El tren que no debió viajar [La tragedia de Angrois] (Gregorio Belinchón)

En EL PAÍS, Gregorio Belinchón trata sobre este documental ‘Frankenstein 01455’ de Aitor Rei, que recuerda y desvela detalles tenebrosos sobre un accidente que costó 81 muertos. Una tragedia que hay que colocar directamente entre las culpas del austeritarismo y de un concepto de la economía política que prima los beneficios sobre cualquier otra consideración. Lo de Angrois sucedió, lo proclamo ahora como lo hice entonces, porque, para ahorrar costes, no se aplicaron las medidas de seguridad que permtie la tecnología. O, dicho de otra manera, lo de Angrois no fue un accidente, porque ocurrió por culpa de la mala gestión.

La justicia, siempre atenta a no perjudicar al poder, ha cerrado la instrucción de un caso donde concurren palmariamente graves responsabilidades. Por eso, coinicido con el criterio del presidente de la Plataforma Víctimas Alvia 04155, que se cita en el artículo y que afirma que "no cree en la justicia". Y yo, Chema Tante, tampoco.

Yo destaco una frase del reportaje de Belinchón, que creo que resume la cuestión: "La alta velocidad es un negocio muy importante" Esa es la cuestión. Porque ya sabemos que, cuando se trata de negocio, no hay más nada de que hablar. .