Buscar
17:04h. Miércoles, 22 de Mayo de 2019
ahora

La asociación Justicia y Sociedad advierte sobre la responsabilidad "ineludible" del alcalde Bermúdez en el caso Las Teresitas (EFE - EL DIARIO CANARIAS AHORA)

 

FRASE JUSTICIA Y SOCIEDAD

Ramón Afonso señala esta información que sirve EFE y difunde EL DIARIO CANARIAS AHORA, sobre esta circunstancia, que se presenta en el caso de Las Teresitas, pero que se repite una y otra vez. La cantidad de cómplices en la infinita sucesión de saqueos corruptos, que escapan sin pagar por sus culpas,  mí, Chema tante, se me viene al totizo el recuerdo de Rudy, el aprovechado culichiche que se libró, porque su participación en el asunto había prescrito. Y como eso, una tonga de casos. En lo de Las Teresitas, como en tantas otras ocasiones, la Corrupción Canalla de CC apoya y se beneficia de las tropelías, pero no arrostra ninguna consecuencia. Ni Bermúdez, ni el genuflexo Clavijo, como antes no lo hicieran Melchior, Paulino, Adán, Hermoso ... y sigan contando.

Democracia Económica: el objetivo es ése, el momento es ahora (Ignacio Muro Benayas, Economistas sin fronteras, en CUARTO PODER y la web de Attac Canarias)

 

FRASE MURO

Ignacio Muro Benayas firma este didáctico artículo en CUARTO PODER y la web de Attac Canarias. Muro se apoya en las tesis de la Plataforma por la Democracia Económica y el documento Reivindicando la Democracia en la empresa,  para demostrar como el Estado de Bienestar que fue bandera y trofeo del socialismo blando en realidad se aprovechó por el neoliberalismo, para acogotar a la clase obrera. Mientras se mantuvo la amenaza -apostillo yo, Chema Tante- de la revolución social que constituía la mera existencia de la Unión Soviética, el capitalismo frenó la codicia malsana que le caracteriza y se avino a conceder beneficios y derechos a la gente trabajadora. Y con ello consiguió alienar a la población en un consumismo que aletarga la mente y la conciencia. Y ahora, en cuanto pudo, el neoliberalismo , el fascismo capitalista de nuestros  días, puede recortar aquellos beneficios y aquellos derechos, para ir recuperando la esencia del antiguo régimen, un sistema que cada día se parece más al anterior a la revolución industrial. Por eso es preciso recuperar los viejos postulados. No se trata de rescatar derechos laborales y de conseguir las migajas de lo que la gete rica crea que le sobra. Se trata, por fin, de que sea la gente normal y no las ricachonas quienes decidan.