Buscar
martes, 31 de enero de 2023 12:11h.

Álvaro Santana Acuña responde al concejal de Urbanismo de la La Laguna

 

ÁLVARO SANTANA ACUÑA

Comunicado a raíz de las declaraciones del 12 de julio de 2022 del concejal de urbanismo de La Laguna

 

13 de julio de 2022

 

Desde 1999, he defendido que la ciudad de La Laguna necesita una gestión profesional, apolítica y participativa de su centro histórico, que además está inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. En estos años, la ciudad ha perdido para siempre patrimonio en todas y cada una de las manzanas del centro histórico. Esa pérdida se aceleró en 2005, tras la entrada en vigor del destructivo Plan Especial de Protección del Centro Histórico. Además, como he denunciado en medios y ante organizaciones internacionales, nacionales, regionales e insulares, la gestión patrimonial del Ayuntamiento de La Laguna ha violado las Directrices Prácticas de la UNESCO y las leyes nacional y regional de patrimonio.

Por hacer estas denuncias, he venido recibiendo de sucesivos alcaldes y concejales descalificaciones en los medios, como en 2017, e insultos en plenos municipales, como en 2013. Dos años más tarde, se enviaron personas con el objetivo de “reventar” mis visitas guiadas por el centro histórico en las que enseño los efectos de la mala gestión municipal del patrimonio. Incluso desde la alcaldía se ha presionado a periodistas para que no publiquen mis denuncias, como en 2012. Y en 2011 se forzó al director de un centro público para que cancelara mi charla acerca de los efectos destructivos del Plan de 2005 sobre el patrimonio lagunero.

Quiero recordar que, durante las décadas que el hoy concejal de urbanismo Santiago Pérez estuvo en la oposición, los diferentes partidos a los que perteneció aplaudieron y hasta hicieron suyas varias de mis denuncias sobre el patrimonio lagunero. Tras tres años en el poder, la estrategia del concejal se reduce a defender el Plan de 2005 y a continuar la política patrimonial de sus predecesores, lo cual es de nuevo fruto del desconocimiento y la falta de capacitación técnica para el desempeño del cargo. Con esta política continuista, el concejal se ha dedicado a responder a hechos probados de destrucción patrimonial con insultos (como hizo en marzo de 2020), con insultos y amenazas (en octubre de 2020) y, ayer, manipulando hechos históricos y documentados, tratando de descalificarme al nombrar a un familiar muerto, minusvalorando a organizaciones vecinales, culpando a sus predecesores y hasta despreciando un informe alarmante sobre el patrimonio lagunero enviado al Ayuntamiento por ICOMOS, el principal organismo internacional que asesora sobre patrimonio a la UNESCO.  

Este tipo de comportamientos son impropios de un cargo público y tratan, sin éxito, de desviar la atención del hecho fundamental: la constante falta de capacitación de políticos gobernantes para gestionar el patrimonio del centro histórico lagunero, amparándose además en el desfasado Plan de 2005. Y el resultado técnico y contrastado (como ha reafirmado ICOMOS) es que se sigue destruyendo patrimonio en La Laguna e incumpliendo la legalidad internacional, nacional y regional.

Como he defendido ante la opinión pública y expuesto en intervenciones ante foros especializados, hay que reemplazar el perjudicial Plan de 2005 y crear un modelo de gestión patrimonial del centro histórico de La Laguna que sea modélico, participativo y apolítico, tal y como existe en otras ciudades, incluidas varias que son Patrimonio Mundial. De lo contrario, La Laguna está condenada a seguir perdiendo patrimonio.

Álvaro Santana Acuña

Licenciado en Historia por la Universidad de La Laguna, Doctor en Sociología por la Universidad de Harvard, Profesor del Whitman College e Instructor del Harvard Summer School

ÁLVARO SANTANA ACUÑA
ÁLVARO SANTANA ACUÑA

 

MANCHETA JULIO 22