Buscar
sábado, 03 de junio de 2023 09:31h.

La Cámara confía en que la reforma de la administración pública acabe con el boicot de la burocracia a la inicitiva emprendedora

"La administración pública tiene un gran peso en la economía canaria y es el primer empleador. Por eso, para la Cámara de Comercio es importante establecer criterios de productividad y eficiencia en el sector público, con información transparente y pública para que sirva de estimulo de su actividad y de un claro ejemplo frente a la empresa privada”

La Cámara confía en que la reforma de la administración pública acabe con el boicot de la burocracia a la inicitiva emprendedora

 

·         La Cámara espera que la reforma de la Administración Pública que presenta hoy el Gobierno de Mariano Rajoy cumpla con las expectativas y reivindicaciones que desde el sector empresarial se han planteado ante un sector público “cuya burocracia, ineficiencia y duplicidades boicotea cualquier iniciativa emprendedora y proyecto de inversión”

 

·         La administración pública tiene un gran peso en la economía canaria y es el primer empleador. Por eso, para la Cámara de Comercio es importante establecer criterios de productividad y eficiencia en el sector público, con información transparente y pública para que sirva de estimulo de su actividad y de un claro ejemplo frente a la empresa privada”

 

·         La economía canaria sigue buceando y sin tocar fondo en las profundidades de la crisis. En el primer trimestre del año, todos los sectores sufrieron descensos en su actividad. La construcción persiste en su fase recesiva, tal y como muestra la caída de más del 53% en  las certificaciones fin de obra

 

·         En cuanto al segundo trimestre del año,  las previsiones que se formulan desde el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio, son de nuevos repuntes del desempleo motivados por el ajuste, entre otros, de la banca, que aún no ha finalizado su proceso de redimensionamiento, o por las medidas que pudiera adoptar el gobierno tendentes a reducir el peso del sector público, también sobredimensionado en algunas áreas de la administración

 

·         La Camara de Comercio valora positivamente las medidas que el Gobierno de Canarias quiere incluir en el Plan de Acción Contra la Pobreza, especialmente la Ley Canaria de Emprendimiento, en la que se regule y se promocione el trabajo autónomo,

 

Santa Cruz de Tenerife, 18/06/2013.-  La economía canaria sigue buceando y sin tocar fondo en las profundidades de la crisis. En el primer trimestre del año, todos los sectores sufrieron descensos en su actividad. La construcción persiste en su fase recesiva, tal y como muestra la caída de más del 53% en  las certificaciones fin de obra. Las ventas del comercio minoristas siguen descendiendo, con una tasa anual negativa del promedio del ICM a precios constantes del 6,3% y la industria también continua sin levantar cabeza, mientras el sector turístico también redujo en un 1,4% el número de turistas extranjeros durante los primeros meses de 2013. Esta es parte de la radiografía que refleja el informe trimestral de Situación Económica de Canarias, elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife y que pone en evidencia la debilidad de la actividad productiva en las Islas. De hecho, el PIB sufrió un nuevo descenso en términos anuales del -1,5%, frente a un -2% para el conjunto de España.

 

La situación, tal y como ha denunciado la Cámara de Comercio es de “extrema gravedad” y requiere de una acción contundente y efectiva por parte de los gobiernos central y autonómico.  Precisamente, en este sentido, la Cámara espera que la reforma de la Administración Pública que presenta hoy el Gobierno de Mariano Rajoy cumpla con las expectativas y reivindicaciones que desde el sector empresarial se han planteado ante un sector público “cuya burocracia, ineficiencia y duplicidades boicotea cualquier iniciativa emprendedora y proyecto de inversión”, opina el director general de la Institución, Vicente Dorta Antequera.

 

Desde la Cámara de Comercio se lleva meses trabajando en la elaboración de un documento de “Estrategia Empresarial para el Crecimiento”, en el que la reforma de la Administración Pública constituye uno de los ejes prioritarios del documento. De hecho, entre las propuestas que se formulan destaca la necesidad de reducir ayuntamientos para “aprovechar sinergias y economías de escala, ofrecer servicios racionales y fiscalmente sostenibles y evitar duplicidades”.

 

A juicio de Dorta Antequera “la administración pública tiene un gran peso en la economía canaria y es el primer empleador. Por eso, es tan importante establecer criterios de productividad y eficiencia en la administración pública, con información transparente y pública de la actividad de las mismas para que sirva de estimulo de su actividad y de un claro ejemplo frente a la empresa privada”.

 

Asimismo, la Camara aboga por la puesta en marcha de un plan de disminución de las empresas públicas que no tengan un efecto real en la sociedad, realizar análisis detallados de competencias por administración y eliminar solapamientos. Por otra parte, el director general de la Camara de Comercio valora positivamente las medidas que el Gobierno de Canarias quiere incluir en el Plan de Acción Contra la Pobreza, especialmente la Ley Canaria de Emprendimiento, en la que se regule y se promocione el trabajo autónomo, así como también ayudas para el inicio y consolidación de la actividad del trabajo por cuenta propia. Asimismo, Dorta Antequera considera que es absolutamente necesario clarificar y unificar criterios en todos aquellos instrumentos y recursos que las diferentes administraciones púbicas tienen dirigidos a apoyar a los emprendedores”.

 

Empresas y mercado de trabajo

Desde que estalló la crisis, el tejido productivo de las Islas ha perdido más de 12.00 empresas. Todos los sectores económicos han visto cómo se desinflaba su parqué empresarial, aunque la construcción es la actividad que acusa una mayor desaparición de empresas, con el cierre de más de 5.632 negocios en el citado período, seguido de Servicios con 3.151 actividades menos en cinco años.

 

En el primer trimestre de 2013, el tejido empresarial se reduce un 1%, dejando la cifra de empresas inscritas en la seguridad social un 1,6% por debajo de la cifra de 2012. Asimismo, se incrementa el número de quiebras, con un 18% más de procedimientos concursales que hace un año y el número de sociedades mercantiles creadas se mantiene estable pero el capital suscrito es un 29,4% inferior al del año anterior.

 

La sangría de despidos sigue también dominando el mercado de trabajo de las Islas. En el primer trimestre la tasa de paro alcanza su máximo histórico, con una tasa que supera ya el 34,3% y un volumen de desempleados de 385.600, 17.200 más que en el trimestre anterior y 23.300 por encima de los de hace un año. Pero no solo el crecimiento en el número de parados destacó en este período. El empleo, que una de las variables clave para analizar el mercado de trabajo,  registró una caída muy significativa con 9.500 ocupados menos, hasta situar la cifra total de empleos en las 739.700 personas, un dato que no se veía en el Archipiélago desde hace más de una década (finales de 2001-principios de 2002).

 

Según el informe de la Cámara de Comercio esta caída ha sido prácticamente generalizada para el conjunto de actividades, ya que tan solo el sector industrial se libró de perder empleo, mientras que la agricultura vio retroceder sus efectivos en 900 personas (-3,8%),la construcción en 1.100 (-2,3%) y los servicios en 10.000 ocupados menos (-1,6%) en tan solo un trimestre.

 

En cuanto al segundo trimestre del año,  las previsiones que se formulan desde el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio, son de nuevos repuntes del desempleo motivados por el ajuste, entre otros, de la banca, que aún no ha finalizado su proceso de redimensionamiento, o por las medidas que pudiera adoptar el gobierno tendentes a reducir el peso del sector público, también sobredimensionado en algunas áreas de la administración.

 

Tendencia, aún al alza, que podría frenarse en el segundo semestre del año, siempre y cuando se apueste por medidas de estímulo que favorezcan la actividad de nuestras empresas. Actuaciones que permitan en el corto plazo estabilizar el empleo en el sector privado, evitando un mayor deterioro del consumo y, en el medio y largo plazo, consolidar la actividad de nuestras empresas con el objetivo de favorecer la reactivación de la economía y el empleo.

 

Informe I trimestre de 2013

 

 En el inicio de 2013 prosigue la tendencia recesiva en lo que se refiere al consumo. Las matriculaciones de turismos descendieron un 27,7% respecto al trimestre anterior y fueron un 13,6% inferiores a las de hace un año, caída superior a la media nacional (10,5%).  Otro indicador de demanda que también se ha comportado de manera desfavorable ha sido el Índice de Comercio al por Menor (ICM) que, una vez hecho el reajuste que supone el cambio de año base al 2010 realizado por el INE, muestra que el comercio minorista canario continúa durante el primer trimestre del año sufriendo descensos en su actividad económica, con una tasa anual negativa del promedio del ICM a precios constantes del 6,3%, aunque esta tasa supone una desaceleración de la caída anual registrada en el trimestre anterior. El descenso en el conjunto nacional se cifra en el 10%.

 

El número de efectos de comercio impagados baja trimestralmente un 19,1% y también lo hace su tasa anual (-15,5%), ambos descensos son muy superiores a los registrados en el trimestre anterior. Lo mismo ocurre con su importe, con un descenso trimestral del 11,7% y anual del 20,28%. El transporte de mercancías por vía aérea se reduce a una tasa trimestral del 13,1%, que contrasta con el incremento producido en el trimestre anterior. La tasa anual también registra un descenso (-12,8%) aunque de menor intensidad que la anterior. Igualmente, las transportadas por mar descienden en el trimestre a una tasa anual del 11,9%, confirmando el cambio de tendencia iniciado el trimestre anterior.

 

Con relación a la inversión en bienes de equipo, el Indicador de Clima Industrial se situó en marzo en los -8,4 puntos, lo que supone una subida de 15 puntos sobre el de hace un año. La mejoría en la cartera de pedidos y en la tendencia de la producción lleva a un clima industrial menos negativo que el de marzo de 2012.Por su parte, la matriculación de camiones y furgonetas desciende a una tasa interanual del 21,3%, variación ligeramente inferior a la del trimestre anterior.

 

La construcción continúa en declive según reflejan las distintas variables. El consumo aparente de cemento aumentó en el trimestre, pero desciende anualmente (-25,2%).  La producción industrial de bienes intermedios registra una reducción del 19,6% en el primer trimestre, según muestra la variación de la media trimestral respecto al mismo período de 2012.

 

Por lo que se refiere a la demanda externa, el crecimiento interanual de las exportaciones sube ligeramente durante el primer trimestre (0,3%). Por su parte, las importaciones, y en contraste con la fuerte caída anual del trimestre anterior, aumentan a una tasa del 1,7% respecto a los meses de enero a marzo del año 2012.

 

El sector turístico redujo en un 1,4% el número de turistas extranjeros entrados durante los primeros meses de 2013 sobre las cifras de hace un año,  atendiendo al movimiento turístico en frontera contabilizado por el Instituto de Estudios Turísticos (IET) y del -1,9% si atendemos a los datos de AENA publicados por la Consejería de Turismo. El gasto total de los turistas no residentes registró una variación interanual positiva en el trimestre del 3,8%, del mismo modo que el gasto medio diario por turista se incrementó un 4,3%, situándose en los 112€/persona/día en marzo.

 

Durante los primeros compases de 2013 y después de cinco años de caída, el deterioro en la industriacanaria persiste, tal y como muestran los resultados del sector referidos al primer trimestre del ejercicio, entre los que destaca el Índice de Producción Industrial (IPI) que continuó cayendo a una tasa anual en su promedio trimestral del 3,3%, si bien es verdad que esta fue sensiblemente menos intensa que la caída media experimentada por el conjunto de la industria a nivel nacional (-7,5%).

 

Descendiendo a un análisis desagregado por destino económico de los bienes, puede comprobarse cómo la tendencia descrita para el Índice general de la industria canaria se replica en la producción de energía (-4,6%) y bienes intermedios (-19,6%). Por el contrario, los bienes de consumo incrementaron su producción en el trimestre (3%), especialmente los de consumo duradero.

 

Análisis cuantitativo de la actividad empresarial que se complementa con algunos referentes cualitativos,  como los que nos ofrece, en la encuesta del primer trimestre, el Indicador de Confianza Empresarial de la industria, que tan solo avanzó un punto. Aún son un 53% los empresarios industriales que afirman haber empeorado sus resultados empresariales durante el primer trimestre de 2013, frente a casi un 6% que consiguió mejorarlos.

 

El sector constructor de las islas continuó siendo, sin lugar a dudas, la actividad más castigada por la crisis económica. De hecho, el 65% de los constructores canarios puso de manifiesto un empeoramiento de su actividad durante los primeros tres meses del año y tan solo un 5% mejoró resultados. Los presupuestos de los contratos de obra de las distintas Administraciones Públicas licitados en el primer trimestre registraron un incremento del 6,5% respecto al trimestre anterior, aunque la variación interanual revela una disminución del 4%.

 

Por su parte, los indicadores de la actividad privada continúan reflejando deterioros. Los visados de dirección de obra tramitados en el trimestre fueron  un 30,9% inferior a los del mismo período del año anterior. También las certificaciones fin de obra disminuyeron anualmente un 53,2%, al igual que su valor de liquidación, que fue un 42,4% más bajo que hace un año.

 

El sector servicios en su conjunto acusó nuevas caídas tanto en su promedio trimestral anual de su cifra de negocios (-5,6%), como en el personal ocupado por el mismo (-2,8%). Resultados negativos que también confirma la Encuesta de Población Activa con una caída en la ocupación del sector del -1,6% trimestral y del -3,9% anual.

 

Los viajeros alojados en los hoteles canarios, contabilizados por el INE, se incrementaron un 1,4% respecto a los turistas alojados en el primer trimestre del pasado año, a pesar de la reducción de los viajeros residentes en España (-1,1%) que fue compensada con un aumento del 2% de los extranjeros.

 

Asimismo, y al contrario que en trimestres anteriores, la estancia media fue un 0,9% inferior a la de hace un año, mientras que el número de pernoctaciones creció, aunque sólo un 0,1%. El índice de ocupación mejora en 2,1 puntos respecto al de hace un año y se obtienen un 72,2% de plazas ocupadas en marzo.

 

En cuanto a los ingresos por habitación disponible del trimestre, descienden anualmente en enero un 2,7% y, a pesar del crecimiento del 1,4% en febrero y del 9,6% en marzo, el promedio trimestral arroja un saldo negativo anual que asciende al 1,7%.

 

Los precios se adecúan a la caída del consumo en Canarias, situándose al cierre del primer trimestre en el 1,8%, seis décimas por debajo del IPC nacional desde 2006.

Durante el primer trimestre del año los precios siguieron marcando una senda de moderación hasta situar el Índice general en marzo en el 1,8%, levemente por debajo del nivel de precios alcanzado en julio del año 2012, momento a partir del cual se comenzó a sentir la subida del IGIC en Canarias. La tasa anual tiene como  principal responsable de la subida el grupo "Medicina" (14,9%), mientras que "Menaje" experimenta el descenso de precios más acusado (-1,4%).

 

Por su parte, la inflación subyacente descendió medio punto en el trimestre y registró, al finalizar el mismo, una variación anual positiva del 0,9%, nueve décimas por debajo del índice general canario y 1,4 puntos inferior a la subyacente nacional (2,3%). Un comportamiento que nos muestra como los precios apenas están subiendo e incluso bajan, adecuándose a una economía en recesión, en la que impera el retraimiento del consumo y que reclama con urgencia estímulos que se traduzcan en una mayor confianza  que recupere la demanda y evite el cierre de muchas empresas.