Buscar
lunes, 05 de diciembre de 2022 09:35h.

NC define la forma de gobernar de Clavijo como “caudillista, personalista y para las minorías”

Román Rodríguez afirma que la nueva ley turística y la del suelo, el modelo energético y el reparto del IGTE condenarán a Canarias a perpetuar la crisis y la desigualdad

NC define la forma de gobernar de Clavijo como “caudillista, personalista y para las minorías”

Román Rodríguez afirma que la nueva ley turística y la del suelo, el modelo energético y el reparto del IGTE condenarán a Canarias a perpetuar la crisis y la desigualdad

Nueva Canarias (NC) definió hoy la forma de gobernar del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, como “caudillista, personalista y al servicio de las minorías”. El presidente de NC, Román Rodríguez, afirmó que la reforma de la ley turística para construir nuevas camas sin límites en suelo calificado, la nueva ley del suelo que parece consagrar el desgobierno del territorio en nombre de la simplificación administrativa, el modelo energético basado en el gas y las incineradoras de biomasa y la negativa a emplear los fondos del Impuesto General por el Tráfico de Empresas (IGTE) para afrontar la crisis de las políticas sociales reproducirán los errores del pasado que hundieron a las islas en la crisis y condenarán a Canarias a la desigualdad social. La dirección nacional observa que todas estas decisiones “unipersonales” de un Clavijo, que además “ningunea y afea públicamente” a sus socios del PSOE y a los grupos parlamentarios que lo sustentan, están “con los intereses de las minorías en detrimento del bienestar” de los canarios.

Los nacionalistas progresistas catalogan de “preocupante” el proceder de Clavijo en el Ejecutivo de CC y PSOE, caracterizado por “concentrar casi todo el poder en su persona e imponer los intereses de su partido” en las instituciones públicas que dirigen.

Esta forma de gobernar, propia de quien considera que “Canarias es su finca”, en opinión del presidente de NC, es la que ha puesto en práctica al “repartir personalmente” los 160 millones de euros del IGTE y en sus reuniones sectoriales para “decir a cada uno lo que quiere oír” en relación la nueva ley del suelo, “sea alcalde, presidente de Cabildo, agricultor, industrial o constructor”.

El “personalismo” que derrocha el jefe del Ejecutivo, añadió, también se ha manifestado en la aprobación de la reforma de la ley turística, que “nadie conocía, ni sus socios de pacto ni los grupos parlamentarios que lo sustentan y con la que se vuelven a repetir los errores del pasado, el modelo insostenible que llevó a Canarias a la crisis, y que se volverá a reproducir cuando nuestros competidores regresen al mercado”.

Unas decisiones adoptadas para “satisfacer los intereses de las minorías” que, según NC, también se reproducen en un sistema energético, basado en las dos centrales de gas, cuyas multimillonarias inversiones y necesidades de amortización lastrarán el desarrollo de las renovables; y en las cuatro potenciales incineradoras contaminantes de biomasa, “las infraestructuras más grandes planeadas en Europa que, asombrosamente eligen el territorio con menos materia prima de la Unión Europea” para producir este tipo de energía.

En todas estas decisiones del presidente del Gobierno, para Román Rodríguez, confluyen los mismos criterios políticos, el “beneficio de unos pocos a quienes sí escucha, como el sector de CC al que representa y gobierna en algunas instituciones, en detrimento además de sus socios del PSOE que ningunea e incluso afea en público”, como con la propuesta de la vicepresidenta, Patricia Hernández, para dirigir el 10% del IGTE a las políticas y las infraestructuras sociosanitarias.

Clavijo “ha olvidado” el programa de gobierno pactado con el PSOE, según el presidente de NC, para “imponer” medidas presupuestarias y legislativas, cuyas consecuencias económicas “condenarán a Canarias, a medio y largo plazo, a perpetuar la desigualdad y a una crisis permanente al apostar por el desarrollismo fracasado” del pasado siglo.