Buscar
miércoles, 28 de septiembre de 2022 23:09h.

Nueva Canarias denuncia el atropello que comete el Rector de la ULL al querer expulsar a doce representan



Román Rodríguez y Carmen Hernández critican que se les aplique un reglamento preconstitucional para tomar una decisión antidemocrática, arbitraria e injusta respecto al futuro de estos alumnos


 

Nueva Canarias denuncia el atropello que comete el Rector de la ULL al querer expulsar a doce representantes de alumnos

 Román Rodríguez y Carmen Hernández critican que se les aplique un reglamento preconstitucional para tomar una decisión antidemocrática, arbitraria e injusta respecto al futuro de estos alumnos

 Los diputados de Nueva Canarias en el Parlamento autonómico, Román Rodríguez y Carmen Hernández, denuncian con claridad y contundencia el atropello que supone que la Universidad de La Laguna (ULL) expediente a doce estudiantes, representantes de alumnos, que van a ser expulsados por expresar su opinión respecto a la tramitación de las becas en la facultad de Psicología.

 “Se les aplica un reglamento de la época de Franco que pone en evidencia que para algunos no ha pasado el tiempo”, indicó Rodríguez, en el transcurso del Pleno del Parlamento al preguntar al vicepresidente y consejero de Educación sobre este asunto y exigirle que haga todo lo que esté en su mano para que se suspenda esta “antidemocrática, arbitraria e injusta decisión” y se restituya a los alumnos el ejercicio de representación de sus compañeros y de su formación.

 “El Parlamento no puede quedar impasible ante este atropello” añadió agradeciendo a los portavoces de Educación de todos los grupos parlamentarios que hayan firmado un escrito dirigido al Rector para que se rectifique esta decisión.

 El portavoz de Nueva Canarias lamentó que se pueda expulsar de una universidad pública a un conjunto de representantes de estudiantes, que tienen un expediente académico muy bueno, “por criticar la política universitaria y defender a sus compañeros, con mayor o menor acierto”.

 El portavoz de Nueva Canarias considera que el castigo es “absolutamente desproporcionado” ya que va a tener consecuencias fatales en su formación, su economía, ya que perderán las becas que les han concedido, y les complicará la vida académica y personal.