Buscar
viernes, 30 de septiembre de 2022 00:00h.

El Partido Feminista de España apoya a la compañera Carola López Moya

 

 

 

 

La Comisión Política del Partido Feminista de España, ante la denuncia puesta a la compañera Carola López Moya,

MANIFIESTA su total apoyo a Carola López Moya, y a aquellas personas pertenecientes a la comunidad de psicólogas que se están viendo denunciadas, acosadas, perseguidas y censuradas por parte del transactivismo.

Desde este comunicado queremos hacer llegar nuestro total apoyo a la compañera Carola López Moya por su difícil situación provocada por una falsa denuncia. Carola ha sido denunciada ante la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía bajo la falsa acusación de promover y practicar “terapias de conversión”.

Carola es psicóloga especializada en el tratamiento a mujeres. Aplica perspectiva feminista a la hora de tratar a sus pacientes, ya que parte de la problemática que presentan estas mujeres se debe al propio sistema patriarcal que padecemos. No ha tratado a nadie jamás por transexualidad o transgenerismo. Sin embargo, la Consejería no ha tenido ningún remilgo a la hora de aceptar una denuncia.

La denuncia, realizada por dos asociaciones transactivistas, es puramente ideológica: se ha denunciado a Carola por ser feminista y exponerlo de forma pública. Y el hecho es que Carola se enfrenta a una multa que oscila entre los

60.000 y 120.000 euros de multa y una inhabilitación que puede ir de los tres a los cinco años. Hay que destacar que ni la multa ni la inhabilitación las impone un juez. Es un trámite administrativo y la administración es quien decide si se aplica o no bajo su criterio.

La situación es más sangrante teniendo en cuenta que Carola es madre de una niña con discapacidad. También es la impulsora y dirige una asociación de apoyo psicológico a familias de menores con discapacidad. La condena a Carola no solo supondría un problema grave en su entorno familiar. Muchas más familias se verían afectadas.

El gran “pecado” de Carola ha sido afirmar públicamente que las llamadas “terapias afirmativas” a menores son contrarias a la evidencia científica, puesto que alguien que presenta un malestar psicológico lo que necesita en primer lugar es atención psicológica e indagar las causas haciendo un estudio pormenorizado de su biografía, esquemas de pensamiento y relación con el entorno ¿se imaginan a un psicólogo confirmando que la paciente está gorda y mandando a casa con una dieta hipocalórica a una persona con anorexia? ¿imaginan a un psicólogo que derive a cirugía a alguien que “odia” su mano y se la quiere extirpar? La disforia de género (ahora llamada incongruencia de género) necesita atención y averiguar las causas para que el paciente reciba una terapia acorde a sus necesidades. Sin embargo, esto para el transactivismo es hacer “terapias de conversión”. Según ellos, lo correcto es darle la razón al paciente y derivarlo a hormonación y cirugía si así lo expresa. Si luego se arrepiente, que el paciente apechugue con ello.

Encontramos inconcebible que sea denunciable el querer averiguar las causas del malestar del paciente y que sea loable el dirigirlo a amputaciones de partes sanas de su cuerpo y abocarlo a una vida de enfermedad crónica y mediación de por vida.

La denuncia a Carola es, además, un aviso a navegantes. Con esta denuncia están demostrando a las claras que lo qué se busca no es más que callar al feminismo, si no se empobrecerá, se impedirá el acceso al trabajo y, en definitiva, se aislará socialmente a quien se atreva a levantar la voz. Es inadmisible. Más, cuando desde las instituciones se está permitiendo que esto ocurra. Más aún cuando estas mismas están legislando para blindar la censura impuesta desde el transactivismo.

El sistema está potenciando, permitiendo y legislando una nueva forma de censura. Otra muestra de ello la tenemos en la cancelación de la presentación del libro de los profesores y psicólogos José Errasti y Marino Pérez en la UIB. Presentación cancelada por no poder garantizar la seguridad de los asistentes. Lo más curioso es que, ninguna de las personas que ha aparecido de forma pública oponiéndose a este acto, se ha leído el libro. Estamos ante una acción fascista (sólo faltaban las antorchas) más que evidente ¿Qué es lo próximo? ¿organizar quemas de libro y encarcelar a los autores por la osadía de escribir?

Ante lo que no es más que una caza de brujas, una persecución ideológica, tenemos la obligación de denunciarlo que está ocurriendo y manifestar nuestro apoyo a nuestra compañera Carola, y al resto de la comunidad psicológica que también se está viendo afectada. No podemos permitir la difamación, el acoso y ensañamiento al que se está sometiendo a Carola. Ni podemos pasar por alto este constante ataque a la libertad de ideología y la libertad de expresión

 

Por todo ello

EXIGIMOS a la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía la retirada de la denuncia contra Carola López Moya por ser claramente una denuncia falsa motivada por una persecución ideológica que atenta contra la libertad de pensamiento y la libertad de expresión.

 

DENUNCIAMOS la persecución ideológica que se está realizando desde el transactivismo y que se está apoyando desde las instituciones. La implicación demostrada para unos, legislando y apoyando leyes que reimplantan lo peor del patriarcado y el fascismo, y la dejadez hacia otras, restando derechos como el de manifestación, la libre expresión o la libertad ideológica, bajo el escudo de no poder garantizar la seguridad de quienes no tragan con el discurso oficial, es inadmisible. El sistema tiene la obligación de garantizar nuestros derechos, no de permitir que nos los arrebaten por si nos pegan.

EXIGIMOS que las “leyes trans” sean derogadas. Las leyes trans afectan de pleno a las políticas por sexo creadas para proteger a la mujer y afectan de pleno a los menores. Es imprescindible que la sociedad conozca y sepa las consecuencias que tienen dichas leyes: anulan todas las políticas de protección a la mujer (cuotas laborales, listas paritarias, violencia contra la mujer (LIVG). Obligan a padres y madres a mutilar y/o medicar a sus criaturas, si así lo expresan, bajo la amenaza de pérdida de custodia. Priva a las mujeres de espacios propios donde es vulnerable (lavabos, vestuarios, cárceles, casas de acogida en casos de maltrato…) Además, imponen un sistema de censura e imposibilita la persecución del fraude.

PEDIMOS a las instituciones, como ha hecho el Consejo General de la Psicología de España (COP) con la cancelación del acto en la UIB, que se manifiesten y expresen su rechazo ante semejantes tácticas. Pedimos también que la COP se manifieste respecto a nuestra compañera Carola. No es permisible que bajo el concepto de lo “políticamente correcto” se permita la persecución, condena y ostracismo de profesionales que buscan lo mejor para el paciente y que señalan técnicas y protocolos que, no solo no ayudan y mejoran al paciente, sino que le perjudica y lo deja en una situación de desamparo por falta de atención.

 

APOYAMOS total y rotundamente a Carola López Moya y denunciamos la injusticia que se está cometiendo sobre ella por ser feminista y expresarlo de forma pública.

 

Comisión Política del Partido Feminista de España

 

partido feminista de españa

 

 

 

MANCHETA FEBRERO22